cita literaria de la capital

Arranca la Feria del Libro: reyes, comunistas y adolescentes bajo un sol abrasador

Los Reyes han inaugurado la 76 edición de la Feria del libro de Madrid, que permanecerá en El Retiro hasta el 11 de junio

Foto: Los Reyes y el presidente de Portugal inauguran la Feria del libro | EFE
Los Reyes y el presidente de Portugal inauguran la Feria del libro | EFE

- A, e, i, o, u…. Jajajajaja

Dentro de un templete, un grupo de gente colocada en círculo asiste a una clase de risoterapia o de canto polifónico, no queda demasiado claro. Son las 11 de la mañana y en el parque del Retiro de Madrid las primeras casetas empiezan a desperezarse y a levantar sus persianas. Por delante quedan 17 días -hasta el 11 de junio- de la 76 edición de la Feria del Libro, 367 'stands' y más de dos millones de visitantes previstos.

A esta hora hay más curiosos que compradores. Alfonso Martínez, de Ediciones Clásicas, todavía está colocando las pilas de libros. Ha puesto su caseta en la feria todos los años, salvo uno en el que no salió en el sorteo. "Poner una caseta es caro. Hay que pagar un promedio de 2.000 euros, así que coge el número de casetas y echa la cuenta del negocio. Nosotros no ganamos mucho dinero", admite. "Los libros que ves aquí no están en ninguna otra caseta. Los otros van a los 'bestseller' y la ‘Antígona’ de Sófocles desgraciadamente no lo es. Aquí hay mucha gente que se autodescubre; por ejemplo, a los médicos les llaman galenos, pero nadie había leído la obra de Galeno porque no había sido traducida al castellano. Nosotros lo estamos traduciendo por primera vez".

Arranca la Feria del Libro: reyes, comunistas y adolescentes bajo un sol abrasador

En el otro extremo -no físico, sino del espectro literario- Adara Sánchez extiende el toldo de la caseta de Blackie Books: se prevé que en breve haga aparición un sol abrasador. Todavía no ha vendido el primer ejemplar ni ha podido ir a por el cambio. “La cola que hay es terrible”. En el mostrador, James Rhodes y Ben Brooks por un lado. Por el otro, una especie de altarcillo dedicado a Gloria Fuertes. Aunque parece contradictorio, en realidad no lo es. “Blackie apuesta por cosas fuera de lo común y muy diferentes. El perfil de nuestro comprador es el de gente joven interesada en novedades arriesgadas, que no sean lo típico...”.

Dicen que la juventud no lee, pero las primeras que abren la cartera son un grupo de chicas de falda escocesa de tablas de 4º de la E.S.O. En la primera bolsa, ‘Por trece razones’, la novela que Jay Asher publicó en 2007 y que ahora vive una segunda -y popular- juventud gracias a la adaptación en serie a cargo de Netflix. En otra, ‘Algo tan sencillo como darte un beso’, de Blue Jeans. “Ya tengo los de ‘El club de los incomprendidos’ y la colección entera de ‘Algo tan sencillo’”, explica una de las chicas. Un par de casetas más allá, el siguiente comprador es un chico de 14, que ha venido de excursión con su colegio y que enseña a sus amigos los dos mangas que se ha llevado. “He comprado uno de ‘Ataque a los titanes’ y otro de ‘Tokyo Ghoul’. Me han costado los dos 14 con algo”.

Los Reyes junto a Marcelo Rebelo de Sousa durante la inauguración de la 76 edición de la Feria del Libro. (EFE)
Los Reyes junto a Marcelo Rebelo de Sousa durante la inauguración de la 76 edición de la Feria del Libro. (EFE)

La gente ya se empieza a arremolinar alrededor de la alfombra roja que están colocando unos operarios y que marca el punto de llegada de los Reyes que, como cada año, inauguran la Feria y visitan algunas de las casetas. Este año lo harán en compañía del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ya que en esta edición es Portugal el país invitado. Una mujer espera a la sombra con 'El gran libro de los reyes de España' bajo el brazo, en busca del autógrafo real.

Un dependiente de Vips -sí, porque aparte de cadena de comida rápida Vips también es una librería- regala abanicos de cartón anti sofocos. "Buff, nosotros llevamos aquí muchos años, pero no te puedo decir exactamente", explica la persona encargada de pedir los libros. "Nosotros trabajamos todo tipo de público. Este año lo que traemos más fuerte es lo de Dolores Redondo. Trabajamos mucha novela negra, juvenil... buscamos los más vendidos". ¿Y qué porcentaje de los beneficios de Vips proceden de la venta de libros? "Eso no te lo puedo decir".

En la 'acera' frente a la multinacional multimarca y multiformato, en la caseta de la Fundación Pablo Iglesias un adolescente ojea los catálogos. "¿Estos son libros comunistas?". "No, socialistas", contesta Diego, colaborador de la Fundación y dependiente. El chico está a ver si cae un libro para regalar. "Ha habido un niño de 12 años que me ha dejado sorprendidísimo porque me ha dicho que era un entusiasta del socialismo y de la República. Me parece muy chocante. Le he regalado 'Los rusos en la guerra de España', que es de una exposición en el Cervantes sobre el material que enviaron los rusos que vinieron a enseñar a combatir a gente de la República". Si hace dos o tres años los políticos acapararon el foco en las firmas de la Feria, este año se nota que con un Gobierno ya formado tampoco hace falta dejarse ver tanto.

Los Reyes lectores

Ya hay varias filas de personas arremolinadas alrededor de las vallas que rodean la alfombra roja que aguarda a los Reyes. A las 12, cuando con puntualidad germana el coche de sus Majestades -y varias decenas de agentes de seguridad- llega a la Feria, la turbamulta se pone de acuerdo para sacar los móviles y las cámaras de fotos con un solo movimiento que parece coreografiado. La vendedora del puesto de helados, vestida con una 'shayla', se pone de puntillas para otear por encima del mar de cabezas. "Está guapísimo, el Rey. Pero guapo, guapo, guapo", comenta una señora. "Anda que no llevan escolta. La que montan estos", se queja un hombre a su hijo, un niño pequeño. Una madre sostiene a su hijo preadolescente por la base del cráneo mientras tira de él hacia arriba, al límite del desnucamiento. "¿Los ves ahora?".

Los Reyes haciendo las primeras compras de la Feria del Libro. (EFE)
Los Reyes haciendo las primeras compras de la Feria del Libro. (EFE)

Tras saludar a la multitud, dar la mano a las autoridades y posar para los fotógrafos, el Rey Felipe y la Reina Letizia, junto con Rebelo de Sousa, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis; el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo y algunos altos cargos más, comienzan su recorrido por las casetas, con una especie de órbita de agentes de seguridad, periodistas, curiosos y admiradores. Un par de jubilados londinenses, que andan un poco perdidos, preguntan frenéticos "¿who is there?" ("¿quién está ahí?"), con un rictus entre la sorpresa y el pánico de ser engullidos por una avalancha de gente. La mujer de 'El gran libro de los reyes de España' con el ejemplar elevado a dos manos sobre su cabeza, persigue a la comitiva.

La primera parada, la caseta oficial de Portugal y la librería Ler Devagar, donde sus Majestades han preguntado por 'La máquina de hacer españoles', de Valter Hugo Mãe. Después, en la librería Cervantes y compañía, los dependientes han obsequiado a los Reyes con un ejemplar de 'Kanada', de Juan Gómez Bárcena, y donde se han interesado por 'El monarca de las sombras', de Javier Cercas.

Ellos quieren pagarlos, pero hemos pensado que qué menos que regalarlos

Los Reyes también han hecho un alto en la caseta que comparten las editoriales La bella Varsovia, Ya lo dijo Casimiro Parker, Harpo y Aristas Martínez. Han comentado 'Un palacio en la arena', de Edna St. Vincent Millay; 'Los difuntos', de Jorge Carrión y "un libro más experimental de Benito del Pliego". "Todo nuestro catálogo son autores muy jóvenes, de entre 30 y 40 años, que son representantes de lo que es la nueva literatura española. Nosotros lo que hacemos en investigar y sacar nuevas voces y me parece interesante que hayan tenido la sensibilidad de pedirnos libros", agradece uno de los libreros.

En el siguiente 'stand', compartido por Ediciones Versátil y Nocturna, los monarcas se han llevado 'Yo también sufrí bulling', de Sara Brun y Nacho Guerreron; 'Isla de lobos', de José Vicente Pascual, para el presidente de Portugal y 'El último viaje de Tisbea', de Rafael Avendaño y Juan Gallardo. "Ellos quieren pagarlos, pero hemos pensado que qué menos que regalarlos", desvela Consuelo Olaya, directora editorial de Versátil. "Estos se los hemos recomendado, pero la verdad es que han mostrado mucho interés en el del 'bulling'. Ambos se han mostrado igual de interesados y ambos son grandes lectores. Y por lo que me ha dicho, el presidente de Portugal también es un grandísimo lector". "De Nocturna se ha llevado 'Fuego', de Joe Hill, el hijo de Stephen King", explica Irina Salabert, de Nocturna. "'La casa del álamo', de Kazumi Yumoto; 'La flor de fuego', de Alba Quintas Garciandía, sobre la matanza de Columbine, y 'La tienda de antigüedades' de Dickens'".

Imagen de la Feria del Libro el año pasado. (EFE)
Imagen de la Feria del Libro el año pasado. (EFE)

A su paso por el 'stand' de Planeta, entre los últimos títulos de Dolores Redondo, Ruiz Zafón y Carme Chaparro, los Reyes se han llevado 'La parte escondida del iceberg', de Maxim Huerta, que casualmente andaba por allí. "Me han dicho que hace muy buen día y que es un día maravilloso para abrir la Feria y que unir a los lectores y a los autores de los libros y a las editoriales es algo maravilloso", revela Huerta. "Mi libro se lo han llevado porque estaba aquí el libro y el autor, con lo cual era perfecto".

Después de pasarse por varios sellos infantiles, como SM y Anaya, los Reyes han abandonado la Feria. Desde una caseta, unos libreros gritan: "Ya han visto a los Reyes, ahora a comprar libros, que para eso han venido, que la cosa está muy mal". Un grupo de niñas corren hacia un hombre al grito de "¡profeeeee!". "Bon anniversaire", chillan. El profesor abre emocionado la bolsa de la que sale... 'Le Petit Prince'.

El año pasado venían y miraban más, pero este año están comprando bastante

En la caseta de Casa del Libro a eso de la una se nota ya mayor actividad. "El primer libro que hemos vendido ha sido 'Al fondo a la izquierda', de Jesús Maraña, que nos lo están solicitando un montón", explica Valeria. "El de Lorenzo Silva, que también se está vendiendo mucho, los de 'La magia de ser Sofia' y 'La magia de ser nosotros', de Elisabet Benavent. Aunque se está vendiendo más el primero que el segundo". "El año pasado venían y miraban más, pero este año están comprando bastante". Y aunque no sabe exactamente el número de ejemplares que hay en la caseta, "solo de 'Patria' hay 200".

En la caseta de Malpaso, Roger Horta termina de colocar el mostrador. "Aprovechando que enfrente tenemos el pabellón infantil, a ver si los padres no quieren estar ahí dentro asándose vienen aquí", bromea. "De Malpaso tenemos narrativa, ensayo y toda la parte de cultura popular y luego otros dos pequeños sellos, uno de narrativa latinoamericana o clásicos del siglo XX que estamos rescatando". Abril G. de Enterría recomienda el de 'Mala yerba', de Javier Valdez, el cronista mexicano recientemente asesinado por sus trabajos sobre el narcotráfico. "Luego tenemos 'El vendido', de Paul Beatty, ganadora del Man Booker Prize, que, ley de Murphy, es el único que no nos ha llegado hoy. Así que esperamos vender muchos, aunque va a ser que hoy, pues no", ríe Horta.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído