“Al oír a Ariana Grande casi muero también”. Todo vale para burlarse de una diva pop
  1. Cultura
polémica en las redes

“Al oír a Ariana Grande casi muero también”. Todo vale para burlarse de una diva pop

Un tuit irónico de un periodista bostoniano genera un incendio en las redes. No ha sido el único que ha metido la pata tras los atentados: de 13TV a 'Telva'

Foto: Ariana Grande. (Gtres)
Ariana Grande. (Gtres)

El tuit de del periodista bostoniano David Leavitt, colaborador de CBS y Yahoo, no deja lugar a interpretaciones. “Múltiples víctimas confirmadas en el Manchester Arena. La última vez que escuché a Ariana Grande, yo casi muero también”. Poco después, comenzó una lluvia de mensajes acusándole de “insensible”, “saco de mierda” y de no estar emocionalmente capacitado para desarrollar su trabajo. El periodista, que cuenta con unos sesenta mil seguidores en su cuenta, no dio señales de arrepentimiento. “¿Demasiado pronto?”, preguntó en la red del pájaro. La avalancha de reproches, que incluía a algunos compañeros de la cadena CBS, tampoco le hizo recapacitar.


Tardó una hora y cuarenta y cinco minutos en borrar su mensaje. “Perdón por ofender. No era consciente de la magnitud de la tragedia. Siempre hago bromas estúpidas sobre cualquier cosa que es tendencia”, explicó. Casi a regañadientes, borró sus mensajes, “ya que mucha gente me lo ha pedido”.

No fue el único en tomarse a broma la tragedia. Antonio Jiménez, uno de los rostros emblemáticos de 13 TV, también se lució con unos comentarios en directo donde se mostraba más preocupado por la integridad de los estadios de fútbol de la ciudad que por las víctimas de un concierto pop. “¿Este no es el del Manchester United, ¿no?”. Poco después, insistía: “¿No tiene nada que ver con el del Manchester United ni el del City, ¿no?”. Quizá se hubiera sentido más inquieto de haber sabido que la mujer y las hijas de Pep Guardiola habían acudido al recital. Ninguna de las tres sufrió daños.

Te voy a dar una lección, querido hermano. Hay algo más aparte del fútbol

Tuvo que ser Francisco Marhuenda, contertulio de 'El Cascabel', quien llamara al orden a Jiménez. “Te voy a dar una lección, querido hermano. Hay algo más aparte del fútbol", apuntó. "No señor", respondió Jiménez, sin perder el tono alegre. "El fútbol es lo más importante y el Real Madrid mucho más". La pregunta es evidente: ¿se hubieran dado estas reacciones si el terrorista hubiera escogido una final de Champions o un concierto de los U2? Probablemente no.

El precedente más cercano fue el ataque a la sala Bataclan de París durante un concierto de Eagles Of Death Metal, grupo rockero de culto, que no sufrieron este tipo de chascarrillos. Aquel atentado ocurrió en noviembre de 2015 y fallecieron noventa personas. No se recuerda que nadie lo tomara a cachondeo. Tampoco en el asesinato de John Lennon en 1980 o en los aplastamientos de Roskilde en agosto de 2000, donde murieron nueve asistentes, en pleno recital de Pearl Jam.

Las pintas de Ariana

Tras el atentado de su concierto de Manchester, repasamos los looks icónicos de Ariana Grande

La prensa femenina tampoco se libra de la frivolidad a la hora de tratar la tragedia. “Tras el atentado de su concierto de Manchester, repasamos los looks icónicos de Ariana Grande”, explicaba esta mañana la revista española Telva, desde su cuenta de Twitter. Poco después, pedía disculpas “a todas las personas que hayan podido sentarse ofendidas”. Una fórmula aceptable, pero que pone el acento en la susceptibilidad ajena, en vez de en la insensibilidad propia.

Respecto a este mensaje, podemos estar seguros de que no hubiera ocurrido con un dios del rock de estadio, ya que en ellos se valora el talento y la innovación muy por encima de los “trapitos” que visten. Por supuesto, también hubo decenas de tuits de personas corrientes extraordinariamente crueles, desde quien decía que Grande había hecho una versión de “Fireworks” (Fuegos artificiales), de Katy Perry, hasta quien proponía el hashtag #pasándolobombaconariana.

Desprecio a la estrella

Las divas pop son entretenimiento para 'niñitas', 'petardos' y 'maricas', no para refinados melómanos masculinos

Patricia Godes, una de nuestras mejores periodistas musicales, se quejaba hace poco del escaso eco que había tenido en los medios el premio Billboard a Cher, primero de su extensa, estimulante y exitosa trayectoria. “Ay, si hubiera sido el Boss, el Bardo (Dylan) o Sus Satánicas (Rolling Stones)”, ironizaba.

Las divas pop son entretenimiento para “niñitas”, “petardos” y “maricas”, no para refinados melómanos masculinos, que se sienten con el derecho a menospreciar todo aquello que se salga de sus patrones artísticos. Entre otros tics absurdos, la prensa musical mira por encima del hombro cualquier canción susceptible de ser bailada. El desprecio a las divas pop es constante y evidente, pero cabe esperar que se suspenda cuando los seguidores de alguna sufren un atentado. Parece que no es el caso.

Atentado Mánchester Ariana Grande Música
El redactor recomienda