un fenómeno político al alza

El ejército de Marine Le Pen (y otros populistas de derechas)

Dos libros y un documental examinan el ascenso de la extrema derecha. Un análisis nada optimista del momento político que estamos viviendo

Foto: Marine Le Pen.(Reuters)
Marine Le Pen.(Reuters)

El titular es tan rotundo como premonitorio: “Los políticos de izquierda ya no entienden la furia de la gente común”. Lo explicaba en 2010 Thomas Frank, periodista y autor de ‘¿Qué pasa con Kansas? Cómo los ultraconservadores conquistaron el corazón de Estados Unidos’ (Acuarela Libros, 2008). El libro predice con exactitud milimétrica el caldo de cultivo que haría posible la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Tiene mérito, ya que median doce años entre la publicación del ensayo en inglés y la toma de posesión del millonario.

La tesis que desarrolla el texto, así como toda la obra de Frank, sostiene que el partido Demócrata fue perdiendo conexión con los intereses de los trabajadores para ir acercándose cada vez más a los de la clase profesional, educada en universidades de élite. Mientras tanto, los republicanos reconectaban con el ambiente rural a través de afinidades culturales como el patriotismo, la familia tradicional y el antielitismo. La derecha también ha atendido los problemas centrales de los trabajadores blancos: mientras la administración Obama defendía el TTIP, un tratado a medida de los ejecutivos de grandes corporaciones, Trump prometía penalizar fiscalmente a las empresas que deslocalizaran puestos de trabajo fuera de Estados Unidos. Muchos no le votaron por racismo, sino por conservar o conseguir un medio de vida. ¿Podría pasar esto en Europa?

Hartazgo de los de abajo

La respuesta es sencilla: no solo podría estar pasando lo mismo en el viejo continente, sino que ya lo tenemos encima. El pasado domingo, el programa 'Salvados' hacía un ejercicio escalofriante: intercalar declaraciones de trabajadores de ambos lados del Atlántico diciendo exactamente las mismas cosas: las élites ya no se preocupan por nosotros, sobrevivir cada vez resulta más complicado y hace falta un cambio para que la situación sea respirable. Entrevistaban trabajadores del Cinturón del Óxido de Estados Unidos y también obreros franceses (a algunos se les grababa sin permiso, ya que rechazaban colaborar con los medios de comunicación, a quienes percibían como enemigos). La coincidencia era realmente milimétrica. Este domingo se emite la segunda parte del programa de Jordi Évole, titulado “Hijos de la ira. De Trump a Le Pen”, centrado en las inminentes elecciones francesas.

Quien quiera profundizar puede recurrir al documental ‘El ejército de Marine Le Pen’ (2017), dirigido por Frédéric Biamonti. que revela las claves del ascenso de la ultraderecha chovinista y xenófoba. En España está disponible en la plataforma Filmin`. “Se trata de un documental que desmonta cierta lectura autocomplaciente según la cual el Frente Nacional es solo el resultado del 'engaño' a la gente. Por lo tanto, se le podría aplicar cierto 'molde' ideológico que sirve más para tranquilizar a quien acusa que para comprender la base material que hace del Frente Nacional una opción viable, cuyos votantes no son monstruos fascistas”, explica Jorge Moruno, antiguo encargado de creación de discurso en Podemos.

Jorge Moruno (Podemos): "Los votantes del Frente Nacional no son monstruos fascistas"

Durante el metraje, Le Pen explica que en los años ochenta el peligro era un exceso de socialismo, que podía desembocar en comunismo. Ahora, en cambio, el peligro sería un exceso de liberalismo. “Conecta así con cierta 'ideología del término medio', en su intento de mantener el equilibrio entre ser un partido 'diferente' y quitarse de encima la demonización por ser de extrema derecha”, añade Moruno. El Frente Nacional apuesta por un discurso flexible que habla a cada comunidad sobre sus problemas más acuciantes. En las zonas mineras del norte, tradicionalmente rojas, la furia por las promesas incumplidas se sacia con un candidato nieto de mineros que promete combatir la austeridad. En otros lugares, se pone el acento en la identidad nacional o en la seguridad del pequeño comercio.

Vuelve la ultraderecha

Portada del libro.
Portada del libro.

El lanzamiento editorial destacado de la temporada es ‘El gran retroceso’ (2017), un libro colectivo internacional que en España publica Seix Barral. Se trata de un análisis nada optimista del momento político que estamos viviendo, con autores de la talla de Zygmunt Bauman, Nancy Fraser, Eva Illouz y Slavoj Žižek, entre muchos otros. Sin duda, tanto la urgencia política como el planteamiento recuerda al Exitoso 'Reacciona' (2011), cocinado al calor del movimiento 15M y que tuvo una secuela en 2015.

En el caso de ‘El gran retroceso’, el autor español más destacado es el sociólogo César Rendueles, que tiene pocas dudas sobre la gravedad de la situación. “Tras la derrota de las revoluciones árabes y en plena bajamar política latinoamericana, las reacciones que han surgido por todo el mundo al colapso de la globalización neoliberal están siendo mayoritariamente neocomunitaristas e identitarias. A menudo son meros instrumentos de las élites para preservar sus privilegios en un contexto económico muy turbulento. Sólo hay unos pocos lugares, como Portugal, Grecia y España, donde, por el momento -y debido a un conjunto de casualidades históricas- la respuesta al fracaso de la utopía del mercado libre autorregulado ha supuesto un modesto avance de las fuerzas emancipadoras. Quienes relegan esas alternativas contrahegemónicas al cajón de sastre del populismo y la posverdad, basculan con rapidez entre la nostalgia de clase media y el nihilismo”, advierte.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios