publica '#trending_distopic'

Def con Dos vuelve con el bate entre los dientes

El grupo liderado por César Strawberry lanza nuevo disco en el que responde al proceso judicial en el que está envuelto acusado de enaltecimiento del terrorismo por unos tuits

Foto: El líder de Def con Dos, César Strawberry. (EFE)
El líder de Def con Dos, César Strawberry. (EFE)

César Strawberry lleva dos años, muy a su pesar, copando los titulares de las secciones no ya de cultura sino de nacional. Concretamente desde que empezó el proceso judicial por el que ha sido absuelto por la Audencia Nacional y, después, condenado por el Supremo a un año de cárcel y seis años y medios de inhabilitación por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas de ETA y los Grapo por seis tuits. Esta última sentencia está recurrida en el Constitucional, pero el líder de Def con Dos, está dispuesto a llegar hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estraburgo si hace falta para demostrar no ya su inocencia sino la persecución a la que, según sus palabra, se está viendo sometido por parte del poder.

Lo que sí reconoce "sin complejos y con todo el orgullo" Strawberry es que toda esta exposición le ha hecho la promoción de su nuevo disco: '#trending_distopic'. Un trabajo con el que responde abiertamente a lo que considera una persecución, en el que habla de la nueva Inquisición y defiende la libertad de expresión pero que también vuelve, en muchos de sus temas, a la esencia del grupo allá por los noventa. Def con Dos vuelve con el bate entre los dientes dando batalla a los poderosos porque, como cantan, "todo este empeño por condenarme me enorgullece y me hace grande".

"No hemos querido hacer un disco monográfico, pero tampoco eludimos y damos nuestra opinión sobre lo que ha causado esta nueva ola de represión inquisitorial en distintos frentes que se está produciendo en España y que es altamente preocupante no para los rockeros ni para Def con Dos sino para todo el mundo. No podíamos hacer, y sería estúpido, como si no pasase nada. No somos terroristas, no lo hemos sido nunca, no hemos defendido el terrorismo nunca y eso es una difamación del poder a la cual contestamos con este disco. Queremos que sea un tartazo en la cara de los que han querido silenciarnos a través de esta persecución y difamarnos. Han creado una ola y hemos intentado en vez de que nos arrolle, surfearla y aprovecharla", asegura Strawberry.

'Que tú nos persigas...' es el single con el que mejor demuestran este puñetazo al poder. Versos que hablan de "amenazas fantasmas", de criminalización de "todo lo que piensas, expresas y dices poniendo en cuestión su mafia de Estado, Gobierno y nación" o de "ofensiva inquisitorial", porque para el músico vivimos tiempos de Torquemada "evidentemente". "Se están pasando tanto que, en este momento, hay por fin una reacción a nivel mayoritario de opinión pública que viene de gente que nada tiene que ver con nosotros ni con Def con Dos y ni siquiera la gusta el rap. Se está generando una alarma social porque la utilización política de la justicia por parte del poder está quedando demostrada hasta el punto de que hay una investigación judicial en la que tienen que comparecer Villajero y Fernández Díaz por una estructura de policía política. Todo esto genera estupor y cuesta creerlo", asegura.

Algo que, insiste, Def con Dos lleva denunciando en sus letras desde sus primeros discos a finales de los ochenta cuando les tildaban de agoreros y mesiánicos. "La gente no lo veía porque España iba bien y todo el mundo tenía acceso a un monovolumen, un adosado y un centro comercial. Ese fue el gran engaño. Nosotros, no es por echarnos flores, nos dimos cuenta y está demostrado en las letras y muchas entrevistas. Muchos de los temas de los que se habla desde el 15M son temas de los que Def con Dos lleva hablando desde 1996". Por eso, continúa, cuando le detuvo la Guardia Civil pensó: "esto es una medalla. Al final tenías razón. Con lo cual, una carrera de 25 años entonces ya quedaba justificada. Mi trayectoria ha merecido la pena. Es el colofón".

Pero este tema no es el único combativo del disco. Junto a Toteking en 'Reservado', Def con Dos alza también la voz para gritar que "tus derechos están reservados", especialmente "el derecho de expresión, por hablar claro, pide perdón". "No es muy prudente, sino es costumbre, alzar la voz contra la mansedumbre, perdiendo el medio y hablando en alto, sin pretenderlo, has dado el salto" porque a este paso "que veamos normal que nos manden callar, que se criminalice el ironizar hasta que los penales se llenen de diseñadores de memes", ironizan en la letra.

También en este tema hablan del "mensaje del miedo" instalado en nuestras sociedad y de la autocensura. César Strawberry y Samuel Barranco, una de las nuevas y jóvenes incorporaciones al grupo junto a Sagan Ummo y Alberto Marín, garantizan que eso no va con ellos. "No ha habido. Lo que sí hay es la misma mesura y el mismo cuidado que hemos tenido siempre a la hora de escribir letras. De hecho, por eso jamás hemos tenido ningún problema con la justicia por nuestras canciones porque, aunque juegan siempre a tensar el límite de la libertad de expresión para que ese límite no se contraiga, que es lo que está pasando, hemos jugado siempre con mucho cuidado", afirma el líder del grupo.

A la izquierda buenrrollista le han colado un troyano con la corrección política

Ese doble sentido y la provocación son tan marca de la casa como "el humor, el sarcasmo, la crítica social y la mezcla de términos muy eruditos con vulgarismos claros". El problema, opina Strawberry, es la deriva 'polite' de la sociedad. "Estamos convirtiéndonos en una cultura de gente que cree tener derecho a ofenderse por absolutamente todo y, sobre todo, a reivindicar reparación a su ofensa. Cualquiera con una mente mínimamente coherente pasa con el coche por el Valle de los Caídos y se ofende, y sin embargo te aguantas. Te vas ofendido y te jodes. ¿Por qué de repente yo me tengo que joder al pasar por el Valle de los Caídos y otra gente está constantemente pidiendo reparación a su ofensa?", se pregunta. Frente a esa "hipersusceptibilidad", dice, "el demócrata tiene que tener la piel más gruesa, saber fajarse ante la ofensa y no ofenderse con tanta facilidad para defender el derecho a la libertad de expresión, que es una garantía fundamental de cualquier democracia".

Luchar contra la estupidez

Def con Dos vuelve con '#trending_distopic'
Def con Dos vuelve con '#trending_distopic'

"Nuestra máxima siempre ha sido la lucha contra la estupidez, pero hoy la estupidez llega a unos límites mucho más grandes que a finales de los ochenta cuando empezamos. Es lamentable, pero es así. ¿Por qué? Porque se ha impuesto una cosa que surgió en los EEUU en los ochenta que es la corrección política, que es algo que está bien concebido y es útil, práctico y necesario en el ámbito laboral o social, de lo que en un momento dado la izquierda buenrrollista hace bandera y ya la extiende a todo y se juzga todo. Le han colado un troyano". Por eso, el músico cita a artistas como el dibujante Robert Crumb, el escritor Charles Bukowski, los directores Russ Meyer y John Waters y la contracultura punk como algo que hoy no tendrían cabida. "¿Ahora todos a la hoguera? No. Hay que mesurarse y crear una sociedad con una tolerancia real entre todos. Yo no veo Intereconomía para soliviantarme. Que lo vea quien le guste, y lo respeto y creo que está bien que exista. O la misa por la tele, como mucho reinvidica que haya otros credos, pero quitar cosas no es lo necesario. Es más importante compartir espacios de comunicación que eliminarlos".

En '#trending_distopic' también sorprenden canciones como 'Resistiré', una versión del tema de Barón Rojo que cuenta con la colaboración de Sherpa y suena increíblemente actual, junto a otras con ese clásico 'sonido Def' cargado de crítica social que llevan trabajando desde sus inicios en temas tan conocidos como, por citar algunos ejemplos, 'Veraneo en Puerto Hurraco', 'La culpa de todo la tiene Yoko Ono', 'Ultramemia', 'Trabajando para Dios' o las más recientes ''España es idiota' e 'Hipotécate tú'. 'Dación en pogo', que cantan junto a Sociedad Alkohólika, es uno de esos cortes más sociales de este disco con ese "¿quién es el culpable de que naciera debiendo?". Un tema, afirman Strawberry y Barranco, "dedicado a los jóvenes" que se han encontrado un mundo endeudado y a la deriva creado por una generación anterior irresponsable. "El boom inmobiliario lo ha creado la gente de mi generación. Yo siempre lo vi venir y jamás pringué mi pan en esa salsa. De hecho, los que no teníamos una hipoteca éramos los raros porque, mayoritariamente, triunfó la tesis de que España es la hostia sin hacer la más mínima reflexión y sin pensar en los que venían detrás. Entre los adultos existe muy poca sensación de decir 'qué hemos hecho".

Tampoco faltan los siempre irreverentes temas marca de la casa como 'Esto es el Def', toda una declaración de principios de su esencia de estos 30 años "empeñados en no claudicar ofendiendo a quien ofende el libre pensar" en la letra como en el sonido, o 'Derecho a orgasmar', pero sobre todo el nuevo trabajo de Def con Dos es un disco contra la opresión que ha colocado a César Strawberry en la diana política y judicial. Pero no es el único. El músico cita los recientes caso Valtonyc, el rapero condenado a tres años y medio de cárcel por la Audiencia Nacional por una canción en la que cargaba contra el rey emérito, o el de la tuitera Cassandra Vera y su mensaje sobre el asesinato de Carrero Blanco.

El problema, termina, es lo que va a ocurrir mientras se resuelve el recurso que ha interpuesto en el Constitucional, e incluso llegado el momento Estrasburgo, contra su condena del Supremo respecto a la ola de sentencias de culpabilidad que se están produciendo por estirar los límites del humor negro en las redes sociales. "El giro irregular que ha dado el Supremo a mi sentencia convirtiéndola en condenatoria se está utilizando por la propia Audiencia Nacional como jurisprudencia para condenar a otra gente. En el caso de Valtonyc tengo entendido que varios folios de su sentencia hablan de la necesidad de someterse a la jurisprudencia del Supremo con respecto a mi caso. Si esto llega, y espero ser absuelto en el Constitucional, a Estrasburgo tarda tres años. Mi pregunta es ¿cuánta puede ser encausada y condenada en esos años? Ese es el peligro que veo y lo que me preocupa de verdad".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios