¿fobia contra el cine español?

Difama, que algo queda: en defensa de Enrique González Macho

Durante cuatro años ocupó la presidencia de la Academia de cine. Se puso, probablemente sin saberlo, en el centro de una diana a la que muchos querían disparar

Foto: Enrique González Macho, expresidente de la Academia de Cine (Pablo López Learte)
Enrique González Macho, expresidente de la Academia de Cine (Pablo López Learte)

Todo resulta inverosímil en el llamado 'caso Enrique González Macho'. Por eso muchos de los que le conocemos estamos sorprendidos de la feroz saña con la que los tribunales de Justicia persiguen al exhibidor Sr. González Macho y el tratamiento de portada que aparece en ciertos medios, según las fiscalías van pariendo noticias.

Esta noticia del “taquillazo” es un ejemplo de acusación injustificada. De todos es sabido que las subvenciones, aunque con años de retraso sobre el gasto realizado, las reciben los productores y en el caso que nos ocupa Enrique González Macho es simplemente un exhibidor, al que unos viles trabajadores, descontentos con el cierre de un cine y la pérdida de sus puestos de trabajo, han denunciado injustamente. Denuncia que se ha sustentado en unos datos facilitados por ellos mismos que deberán ser verificados en el momento procesal oportuno.

Pero en la Justicia, con mayúsculas, como en tantas cosas de la vida, no es importante el principio, sino el final. Y sin embargo el implacable juicio mediático ya se ha pronunciado. La calificación de un fiscal no es más que eso y debe ir acompañada siempre de la presunción de inocencia. Hasta que se dicte sentencia. Hasta que se demuestre, como ocurrirá, que Enrique no se ha aprovechado de nada ni de nadie. Más bien al contrario. Como resultado, una noticia ampliada hasta la exageración por ciertos medios infectados hoy día por tertulianos de bares y tabernas.

Ni multas de tráfico

Si existiera en España algún ejemplo de acusación injustificada, sería esta. No es posible que a nadie le entre en la cabeza que esto le ocurra a un hombre como Enrique, al que nadie, nunca, jamás, le ha conocido la menor grieta legal ni en sus negocios, ni en la profesión, ni en su vida familiar. Por no tener la menor falta o delito, no tiene ni multas de tráfico.

Hay fobia contra el cine español. Cuando alguien del oficio comete el menor desliz, su caso salta a las primeras páginas de los periódicos

A no ser que… Es posible que en nuestra equilibrada sociedad haya una cierta, ¿cómo lo diríamos? fobia. Fobia, si, fobia contra el cine español. Hemos notado que cuando alguien de este oficio comete el menor desliz, por ejemplo, reñir con su pareja, su caso salta a las primeras páginas de los periódicos… A las cabeceras de los telediarios... Y eso, ¿por qué? ¿Por considerar que el cine es una fábrica de costumbres pecaminosas? Quizás.

Y buscan enemigos imaginarios. Por ejemplo, Enrique González Macho. Director de producción en muchas películas. Productor en nada menos que 23. Padre de los cines Renoir y cuidador de las versiones originales. Distribuidor de incontables cintas españoles (ocupando el lugar que las majors no consideraban rentable) y del mejor cine europeo… Hasta actor. Un patriota del cine. Y hasta ahora nadie, nunca, consiguió hacerle daño. Ni cuando le acusaron de ser heredero de Cesáreo González, por importar cine ruso, ni cuando le tacharon de machismo, por lo del apellido… Nunca.

Enrique, tranquilo, que la tormenta pasará y tú seguirás siendo un ejemplo para el cine español

Durante cuatro años ocupó la presidencia de la Academia de cine, a la que se dedicó en cuerpo y alma, descuidando el día a día de su distribuidora y de sus salas de exhibición. Encabezó nominalmente eso que llamamos cine español. Se puso, probablemente sin saberlo, en el centro de una diana a la que muchos querían disparar.

Como consecuencia emprendieron esa manoseada campaña del "difama, que algo queda..."

O sea que tú, Enrique, tranquilo, que la tormenta pasará y tú seguirás siendo un ejemplo para el cine español, y el cine español seguirá siendo el imprescindible espejo cóncavo en el que se refleje la realidad de nuestro país, en el que muchos malvados, desgraciadamente, nos acompañarán...

Continuará...

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído