hasta el 25 de febrero

'La isla del tesoro' de Stevenson se hace feminista

La Joven Compañía estrena su versión escénica de la célebre novela del escritor escocés bajo las órdenes de José Luis Arellano

Foto: La Joven Compañía estrena 'La Isla del Tesoro' (David Ruano)
La Joven Compañía estrena 'La Isla del Tesoro' (David Ruano)

Bajo el cielo y en el límite del mundo, una adolescente vestida con ropa de chico se convierte en la protagonista de una historia de aventuras, traiciones, muertes, codicia, pasión y amistad. Pasa en la Inglaterra del siglo XVIII pero bien podría suceder hoy porque, ahora igual que antaño, que una mujer sea la motivadora de un viaje de este calibre aún sigue siendo una triste novedad. Bryony Lavery (dramaturga y creadora de 'Frozen') convirtió hace poco más de dos años al Jim Hawkins de Robert Louis Stevenson en una chica. Y no se quedó ahí. En su adaptación teatral de la célebre novela del escocés transmutó a algún malvado pirata en mujer y al doctor en la doctora Livesey. De este modo, 'La isla del tesoro' se conviritó en mucho más que una historia infantil porque, como dice su protagonista, "las chicas también necesitamos aventuras".

La Joven Compañía vuelve al escenario del Centro Cultural Conde Duque (hasta el 25 de febrero) desmenuzando 'La isla del tesoro' para ir más allá de la idea del clásico de la literatura juvenil y convertirlo en un texto igual de interesante para chavales y adultos que habla de feminismo, igualdad de oportunidades, capitalismo y el peso del dinero en nuestra sociedad. José Luis Arellano dirige este montaje, basado en la adaptación de Lavery (quien mantendrá un encuentro tras la función de este jueves) y con versión en castellano de José Luis Collado, que supone un nuevo y comprometido hito escénico para la compañía que llega tras 'Punk rock' (actualmente de gira), 'Hey Boy Hey Girl', 'Fuenteovejuna' o su reciente y ambicioso 'Proyecto Homero'.

'La isla del tesoro' de Stevenson se hace feminista

En la novela de Stevenson las mujeres no tenían mucho que hacer en un mundo de piratas, mapas del tesoro, ron y traiciones. Todos eran hombres salvo la madre del Jim masculino original. Hoy, en este montaje protagonizado por 13 actores de entre 18 y 26 años, María Romero da vida a Jim ante las decenas de adolescentes que llenaban ayer el patio de butacas en el estreno (matinal) de la obra. "Las historias iniciáticas siempre se han contado desde el punto de vista de un niño. No ha sido nada fácil encontrar un punto de vista femenino", asegura Arellano.

"Es un vuelco imprescindible que las niñas vivan el viaje y sean los niños los que hagan la metáfora y vean el viaje a través de los ojos de una mujer, que es algo muy poco habitual", añade, porque "aunque creemos que vivimos en una sociedad igualitaria, no lo es". Por eso, durante la función resuena con fuerza ese "las chicas también necesitamos aventuras" y chirría sobremanera ese "los mapas son cosas de hombres, no de niñas. A cocinar" del capitán Smollett. "Son frases que parecen simpáticas y frívolas pero realmente duras", agrega el director sobre esta imprescindible reflexión sobre la necesidad de más heroínas sobre los escenarios, en las pantallas grandes o pequeñas y, sobre todo, en la vida.

Quitar el halo de novela para niños

"Hemos elegido 'La isla del tesoro' por un impulso adolescente personal y por esa cosa ambiciosa de desterrar la idea de que un texto antiguo no es válido o es muy infantil. Por eso queríamos recuperarlo y, además, que los adultos se reencuentren con la obra. Habla de muchas cosas que están relacionadas con la situación de la Europa actual y el lugar en el que estamos ahora como la fundación del capitalismo y el dinero como motor de una sociedad que se une en torno al euro como la nuestra", reflexiona Arellano sobre este viaje iniciático que es, en el fondo, 'La isla del tesoro'.

La Joven Compañía estrena 'La isla del tesoro' (Samuel García)
La Joven Compañía estrena 'La isla del tesoro' (Samuel García)

Arellano ha querido huir de esas revisiones edulcoradas y arquetípicas a lo Disney de la novela porque, garantiza, "Stevenson tiene un tradición muy shakesperiana". Sin renunciar al juego, presente durante toda la puesta en escena, 'La isla del tesoro' de la Joven Compañía ahonda, a través de esta aventura de piratas y tesoros, en temas clásicos como el amor, la amistad, la familia, la traición o la ambición desmedida.

"Quería subrayar ciertos rasgos de género con los jóvenes. Destacar que el teatro tiene unas raíces, en estos momentos en el que todo es voluble, y que es interesante volver a los clásicos y abrir su puerta y, de paso, deshacernos del tópico de 'La isla del tesoro' infantil creado, sobre todo en España, por todas sus representaciones. Es una historia infantil porque los protagonistas son jóvenes, pero habla de pasiones muy humanas", añade.

Esa pasiones, precisamente, tienen en esta puesta en escena un marcado marchamo shakesperiano especialmente en el juego de contradicciones que está presente en Jim, en ese pirata Ben Gunn convertido en una especie de Gollum, en un Long John Silver (Nono Mateos) patriarcalmente traidor o la presencia de los muertos como catalizadores de la culpa y los miedos de los protagonistas. "He querido ser muy fiel a la novela y a la literatura de Stevenson, a esa doble cara o Jekyll y Mr. Hyde que, al final, es el alma humana. Todos albergamos lo bueno y lo malo, la traición y el amor. Por eso, hemos puesto a los personajes en la tesitura de tener que elegir esos aspectos hamletianos, pero también muy 'stevensonianos', que por otro lado forman parte de la tradición de la literatura inglesa", explica el director.

'La isla del tesoro' habla de la situación de la Europa actual y del lugar en el que estamos como la fundación del capitalismo y el dinero como motor de la sociedad Por eso, esta 'La isla del tesoro' es una interesante vuelta de tuerca que se posa no solo en las aventuras sino también en la cara más oscura y amarga de la vida con la que arranca este viaje hacia la madurez y, finalmente, la luz. "Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo", escribió John Donne. La frase preside en una proyección el escenario cuando esta particular tripulación a borde de La Hispaniola llega a la anhelada isla de los horrores. Es uno de los ejemplos de esta puesta en escena que cabalga entre lo poético (con momentos tan redondos como en el que se forja la relación de Jim y John Silver buscando el norte bajo un cielo estrellado) y lo terrenal (como ese arranque de taberna que clava a los chavales en sus asientos desde el minuto uno —además de las funciones matinales, los jueves, viernes y sábados hay funciones abiertas al público—) como pasa en cualquier aventura. Como en la vida...

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios