El fraude de la taquilla señala a Mar Flores: anulan la subvención a 'Los años desnudos'
  1. Cultura
SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONAL

El fraude de la taquilla señala a Mar Flores: anulan la subvención a 'Los años desnudos'

La productora que tenía con su exmarido, Javier Merino, regaló entradas en bares para inflar la taquilla. Los cines Golem admiten que "en las sesiones normales no había mucho público"

placeholder Foto: Candela Peña, Mar Flores y Goya Toledo protagonizaron 'Los años desnudos'.
Candela Peña, Mar Flores y Goya Toledo protagonizaron 'Los años desnudos'.

El fraude de la taquilla sigue extendiéndose entre las películas españolas. La Audiencia Nacional ha revocado en sentencia firme la subvención que dio el Ministerio de Cultura a 'Los años desnudos. Clasificada S.', la película que en 2008 produjo Javier Merino junto a su entonces esposa, Mar Flores. Los cines admiten que "en las sesiones normales no había mucho público", por lo que la productora compró y regaló entradas en tiendas, comercios y bares. Así aumentaba ficticiamente la taquilla y si llegaba un inspector veía gente en el cine.

La productora The little giraffe, en la que figuraban la modelo Mar Flores y su entonces esposo, Javier Merino, emprendieron en 2008 el rodaje de 'Los años desnudos'. La película estaba ambientada en la época del destape, centrado en el cine s, erótico pero sin llegar a porno. La protagonizaban Mar Flores, Candela Peña y Goya Toledo. "A Mar Flores le toca el papel menos agradecido, pero conquista la cima de lo convincente; Candela Peña vuelve a ser un jirón de vida y verdad; y una descomunal Goya Toledo galvaniza la pantalla en su tránsito de depredadora superviviente a muñeca fracturada", sentenció la crítica de 'El País'. Antonio de la Torre, hoy actor de moda, ejercía de secundario y rescataba a Susana Estrada, actriz de la época del destape.

La película contaba con una subvención del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), dependiente del Ministerio de Educación. Hasta enero de 2016, la ayuda dependía de la taquilla así que durante años los productores, conchabados con determinadas salas, inflaban la cifra de espectadores y así aumentaban el dinero público que recibían.

Es lo que hizo la productora The little giraffe, aunque utilizó un método algo más sofisticado. Si lo habitual era pactar con una determinada sala que inventara pases —generalmente matinales—, en este caso fue un poco más allá: los cines regalaban entradas en bares y comercios cercanos para que la gente fuera gratis. Luego la productora pagaba esas entradas como publicidad. El 18 de noviembre de 2014 el ICAA pidió el reintegro de la subvención porque había habido "falseamiento y ocultación de datos para obtener la subvención". En esa época, el ICAA había decidido terminar con un fraude conocido y consentido durante años e incluso llevó casos a la fiscalía.

La productora recurrió a la Audiencia Nacional, que por dos veces desestimó su pretensión de mantener la ayuda. La última vez fue el pasado 3 de noviembre, cuando la sala sección sexta de lo contencioso de la Audiencia Nacional ratificó el fallo. La justicia destaca que "de toda la recaudación obtenida por la citada película, llamaba la atención la comunicada por los Cines Golem, la Morea de Pamplona, Van Golem de Burgos, la Colmena de Logroño y los Cines Príncipe y Antiguo Berri de San Sebastián". Los tres primeros son del Grupo Golem y los otros dos de SADE.

Lo que pasaba es que las empresas de esos cines montaron pases especiales fuera del horario habitual. Las sesiones eran a las tres de la tarde, las tres y media, medianoche y la una de la mañana. "Dichas empresas reconocieron que como en las sesiones normales no había mucho público se hicieron sesiones especiales en las que se llevaban a cabo acciones de promoción como era la distribución de entradas promocionales en bares, clubs, tiendas..., a fin de incrementar la promoción mediante el boca a boca", explica la sentencia. Luego la productora les pagaba el dinero de las entradas como si hubiese sido publicidad. En caso de que un inspector acudiese la sala no estaría vacía.

Foto: Los productores de 'La isla mínima', Gervasio Iglesias (izquierda), José Antonio Félez y Mercedes Gamero, junto al director, Alberto Rodríguez, en los Goya de 2015. EFE

"En conclusión, había accedido público sin pagar la entrada, financiándose la operación por la productora", concluye el fallo del que ha sido ponente la magistrada Ana Isabel Resa Gómez. Y remata: "Difícilmente puede hablarse de 'explotación comercial', o de 'exhibición comercial', cuando es la misma productora la que adquiere las entradas". Así que la productora debe devolver todas las ayudas. La sentencia llega cuando la situación de los dueños de la productora ha cambiado radicalmente. Mar Flores y Javier Merino se separaron este año después de 18 años de relación. La productora The little giraffe está sin apenas actividad: no ha declarado ingresos en 2015 ni en 2016. Según el registro mercantil, Mar Flores cesó como administradora en marzo de 2014 aunque en su web sigue teniendo The little giraffe como su marca. El viernes no contestó a los mensajes de este diario.

La Audiencia Nacional está ahora viendo los recursos por la vía contenciosa en los casos en los que las productoras han pleiteado para mantener la ayuda. En una sentencia anterior, la Audiencia ordenó que Gervasio Iglesias, productor de moda del cine español ('La isla mínima', 'El hombre de las mil caras', 'Grupo 7'), debía devolver la ayuda de 'After'. A la vez, el Ministerio ha abierto un frente penal enviando a la fiscalía algunos casos. Ahí están imputados históricos como el expresidente de la Academia del Cine Enrique González Macho.

Audiencia Nacional Mar Flores Taquilla Javier Merino Cine español Candela Peña Goya Toledo Películas Ministerio de Cultura y Deporte
El redactor recomienda