gira Purpose World Tour

¿Qué es ser una 'belieber'? Pasar 41 días a la intemperie para ver a Justin Bieber

Alrededor de 800 jóvenes aguardan desde semanas y meses a las puertas del Palacio de Deportes de Madrid para ver este miércoles a su ídolo en primera fila. Hablamos con ellas

Foto: Justin Bieber en su último concierto de Italia (Efe)
Justin Bieber en su último concierto de Italia (Efe)

Denia es la número 1 del grupo número 1. Esto quiere decir que será la primera fan de Justin Bieber que entre este miércoles al Palacio de Deportes de Madrid, rebautizado ahora como WiZink Center, para ver en primera fila a su ídolo. Lleva desde el 14 de octubre haciendo cola. Nada menos que 41 días cuando suenen los acordes de la primera canción del cantante canadiense, que espera que sea 'Believe'. Probablemente esa sea la mejor definición de lo que es una 'belieber'. "Un 'belieber' es la persona que ama a Justin con sus defectos y virtudes, que le apoya e intenta comprenderle y que le ama para siempre", añade entre los aplausos de sus compañeras.

Pertrechadas con mantas, guantes, forros polares, abrigos, gorros e incluso unos coquetos antifaces de Justin Bieber, más de 800 jóvenes y adolescentes aguardan desde hace semanas y meses a que se abran las puertas del Palacio de Deportes. Tras su paso por Barcelona este martes, el joven ídolo de masas recala el miércoles en Madrid dentro de la gira Purpose World Tour, el tour que comenzó en Europa el pasado 14 de septiembre en Berlín. Se han organizado por Twitter, después por Whatsapp han creado los grupos y los turnos y, finalmente, se han conocido en persona ya guardando sitio.

Así han formado más de 35 grupos integrados por entre 10 y 40 jóvenes que se van turnando mañana, tarde y noche cada día para que siempre haya alguien haciendo cola. Un riguroso método de organización que les permitirá acceder al recinto según el orden de cada grupo y, dentro de estos, según quien haya hecho más horas de guardia. Denia, con más de 130 a la espalda, será la primera en pisar la pista. "Claro que merece la pena porque nuestro sueño es verle de cerca. Como para verle hay que pagar un riñón y medio, intentamos verlo lo más cerca posible. 'Belive your dream", dice pletórica.

"Me he levantado llorando"

"Me he levantado llorando solo de pensarlo", le responde Marina ansiosa por tomar posición. "Yo he llorado hoy", dice una tercera compañera. "Espero que salga todo bien y se vaya con mejor sabor de boca de España", insiste Marina sobre la espantada a mitad de entrevista que hizo el cantante en su última visita a España. "Pero que él se vaya con un buen recuerdo y nosotras también", dice la valenciana Natalia. Llegó el pasado domingo con su madre, que la acompaña en sus turnos y se ha convertido casi en la madre de todo el grupo. Natalia se ha perdido cuatro días de clase y el viernes le esperan dos exámenes y su madre, Silvia, ha tenido que pedir cuatro días libres en el trabajo para estar con ella.

Natalia se ha perdido cuatro días de clase y el viernes le esperan dos exámenes; su madre, Silvia, ha pedido otros cuatro en el trabajo para estar con ella

"Yo envidio que tengan esa pasión. A mí me hubiera gustado tenerla de joven. Si hubiera existido entonces Justin Bieber, yo también habría estado aquí. Lo he criticado muchas veces cuando he visto por la tele cómo están durmiendo varios días en el suelo a la intemperie pero ahora que lo estoy viviendo, la apoyo completamente", analiza asegurando que quizás ella en su juventud habría hecho algo parecido por Eros Ramazzotti. "Me encantan lo que hacen. Se conocen, están creando amistades y se merecen que venga Justin Bieber aquí y les de un beso a cada una", remata ante una nueva ronda de aplausos.

"Ayer no pude dormir", reconoce Ana, que dice que afronta la última y gélida noche al raso con muchos nervios. "Sé que me voy a pasar la noche en blanco". Juanfran, sevillano, es de los pocos chicos que se ven allí. Explica el por qué muy gráficamente: "Cuando he estado súper mal, es el único que me ha hecho sentirme bien con sus canciones. Por eso estoy aquí". "Esto es un sentimiento. Justin es una parte de nuestras vidas", agrega Marina. Todos tienen entre 17 y 19 años y son de Madrid, Sevilla, Valencia o Las Palmas y garantizan que este amor 'belieber' les acompañará toda la vida. ¿Seguro?, les preguntamos tocando en zona delicada. "Es un sentimiento que siempre va a estar aquí. Cuando tenga hijos no tendré la habitación llena de pósters, pero seguirá en mí. Aunque como me voy a casar con él...". Todos estallan de nuevo en risas y aplausos. ¿Se me escapa algo que deba saber de Justin Bieber?, les pregunto. "¿Has visto su pelo?", me responden, a la vez que empiezan a relatar dónde tienen sus tatuajes. Demasiada información...

Berta, Sandra, Maialen, Deni y Ana hacen cola para ver en primera fila a Justin Bieber en Madrid (P.C.)
Berta, Sandra, Maialen, Deni y Ana hacen cola para ver en primera fila a Justin Bieber en Madrid (P.C.)

A pocos metros, y tras escuchar cantar con los nervios a flor de piel a varias de las chicas que hacen guardia en los grupos 1 y 2, con maletas alrededor y sobre una manta beige otro grupo de jóvenes de 18 años pasa el tiempo charlando sobre el músico, cantando y conociéndose. Son 25 jóvenes. Esta mañana están cinco haciendo guardia. "Llevamos tres años esperando este momento. Después de pagar 90 euros por la entreda merece la pena estar aquí para verle cerca. Además, es una experiencia compartir esto" con otras fans, explica Berta. "Yo nunca lloro y estoy segura de que voy a llorar cuando le vea", agrega. "Esto lo haces porque le quieres mucho", reflexiona Sandra. 

Hasta 3.000 euros por una entrada en la reventa

Las entrada normal para ver a 'Justino', como dicen algunas de estas chicas entre risas, ha costado unos 90 euros, aunque el precio medio para el concierto en Madrid es de 168€ y en Barcelona 149€. Se agotaron nada más salir a la venta. Un padre se acerca hasta ellas para ofrecerles una entrada. Su hija no va a poder ir al concierto y la vende por el mismo precio que la compró. No es lo normal porque los precios de las entradas para el concierto de Madrid están llegando a alcanzar hasta 3.000 euros en la reventa. Una cifra astronómica, según la empresa de ticketing Never Empty, que ha hecho que los tickets se revaloricen más de 1.000% de su precio oficial. "Es una locura. Yo no lo pagaría", afirma categórica Ana.

Denia está junto a ellas en el grupo 14 y esta mañana ha conseguido por fin reunir el dinero para su entrada. Estaba haciendo cola para ayudar a Ana y cubrirla cuando ésta no podía pero no tenía entrada para ver el concierto. Tenía 45 euros. Sus compañeras abrieron un grupo en Whatsapp para poner cada una uno o dos euros para ayudarla y hace pocos días una periodista le dio 20 euros para que hiciera realidad su sueño. Resopla victoriosa. "Ha sido un alivio enorme. Por fin voy a poder entrar y verle. En el anterior concierto estuve una semana entera aquí y quería volver a vivir esta experiencia aunque no pudiera pasar. Ahora con la entrada, mucho mejor todavía", relata.

¿Qué es ser una 'belieber'? Pasar 41 días a la intemperie para ver a Justin Bieber

El músico canadiense, que presenta en Barcelona y Madrid su cuarto disco de estudio 'Purpose' (2015) desde que fue descubierto cuando un ejecutivo musical se fijó en las canciones que subía a Youtube, levanta este tipo de pasiones y odios a partes igual. De hecho, es de los pocos que consigue un fenómeno fan de este calibre y tener durante más de un mes a chavales haciendo cola para verle. Tanto que muchos comparan a las 'beliebers' con las alocadas y chillonas fans de The Beatles. Concretamente uno de sus fans ha pagado la friolera de 2.500 euros en Ticketbis.com por una entrada Meet and Greet que le permitirá tener frente a frente y tocar a Justin Bieber en Madrid. "Ni de coña pagaría eso para estar un segundo con él", asegura Natalia. "Una 'belieber' prefiere abrazarle que hacerse una foto con él", defiende también Paula. 

Las peticiones, las canciones y los nervios tienen tomado el recinto madrileño dispuesto para recibir la alta densidad de hormonas 'beliebers'

Las peticiones, las canciones y los nervios tienen tomado el recinto madrileño con las vallas ya dispuestas para recibir la alta densidad de hormonas 'beliebers' que se esperan este miércoles en Madrid. Anoche Telepizza se pasó en varias ocasiones por allí para llevarles la cena y la policía y el personal de seguridad, afirman las chicas, son bastante comprensivos y casi de la familia porque "esta es nuestra casa", decriben. No fueron tan amables, cuentan las jóvenes del primer grupo, los seguidores de The Cure. "Nos dijeron que ellos iban a ver un concierto de verdad y no lo nuestro y que nos fuéramos que habían cancelado", se quejan. 

Pero eso ya no les importa porque les quedan pocas horas para disfrutar de casi dos horas de concierto de su pope. "Yo estoy tranquila pero porque no soy consciente aún. Mañana por la mañana tengo que ir a la universdad y cuando salga, me vengo directa. Sé que estaré súper nerviosa. Tengo muchas ganas de verle aunque también tengo un poco de miedo a la sensación de agobio. Espero que todo vaya bien", señala Maialen. "Sí, es lo peor. En el concierto de Barcelona de hace años me tuvieron que sacar. La gente está muy loca", le responde Berta. "Y las 'believers' las que más. Yo la primera", remata Sandra entre risas. Locura 'belieber' de juventud...

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios