concierto music maker relief foundation

Operación urgente para salvar a la música negra

La asociación ofrece conciertos y recoge donativos para preservar la música tradicional del sur de Estados Unidos y salvar a sus músicos de la pobreza

Foto: Imagen de dos miembros de la Music Maker Relief Foundation
Imagen de dos miembros de la Music Maker Relief Foundation

Lil' Joe empezó su carrera allá por 1964. Salió con su trombón de Chicago y acabó recalando en los escenarios acompañando al mismísimo B.B. King durante una década, tocando hasta en 340 conciertos cada año. Sin embargo, tras una vida nómada dedicada al blues contemporáneo, la jubilación no parece una opción. Ni por la pasión por la música, ni por el dinero que, después de medio siglo de trabajo queda en la cuenta.

Cuando "Tim Duffy, un joven etnomusicólogo, viajó por todo el sur de Estados Unidos con una cámara y una grabadora, conoció a un montón de músicos destacados, prodigiosos, que representaban la tradición propia de sus regiones. Todos compartían dos características: tenían un talento increíble y luchaban para sobrevivir en un ambiente de pobreza", cuenta Aaron Greenhood, manager y uno de los fundadores de la Music Maker Relief Foundation, una asociación que desde hace más de dos décadas trabaja para preservar los registros y el legado de la música negra de los estragos "de la pobreza, el paso del tiempo y los límites geográficos". ¿Su financiación? A base de volver a la carretera y patearse los escenarios y gracias a la caridad de "gente como los Rolling Stones, Eric Clapton o Peter Townsend, que colaboran con la fundación aportando donativos para apoyar nuestros programas", además de hacer de altavoces y darles visibilidad. 

Operación urgente para salvar a la música negra

Este fin de semana, la Music Maker Relief Foundation ha pasado por España cuatro años después de su última visita, y ha actuado en el Festival de Jazz de Cartagena, el Voll Damm Festival de Jazz Internacional de Barcelona y la Sala Clamores de Madrid. "Una gira con nosotros es como viajar con un bufé musical", presume Greenwood. "La audiencia disfruta de tantos estilos diferentes como músicos suben al escenario". Y en esta ocasión han sido cinco los elegidos: el guitarrista Robert Lee Coleman, que ha tocado en su carrera bajo las órdenes de James Brown y Percy Sledge; Alabama Slim, compañero de batallas de John Lee Hooker; Albert White, sobrino de Piano Red; el propio Lil' Joe; Robert Finley, un ex carpintero reconvertido en guitarrista de blues, y Ardie Dean, batería que ha compartido formación con Gregg Allman de The Allman Brothers Band.

"Los espectáculos en directo son parte del programa Music Maker Cultural Access, que busca descubrir las tradiciones musicales del sur de Estados Unidos a nuevas audiencias además de concienciar a los seguidores del género en todo el mundo", prosigue Greenwood. "El blues y la música tradicional no son éxitos comerciales, números uno en las listas de ventas, pero tienen un valor indiscutible. Y al no tener una gran exposición mediática, muchas de estas voces no se registrarían, no se escucharían y se acabarían perdiendo".

"Para formar parte de la Fundación, los músicos deben tener más de 55 años y ganar menos de 16500 euros al año, aunque muchas veces sus ingresos son mucho más bajos que eso", explica Greenwood. "La fundación ofrece al músico la oportunidad de devolver algo a la comunidad, fuera de un propósito puramente comercial: ayudamos a difundir la misión del blues, que es hacer que la gente lo pase bien a pesar de las dificultades", defiende, por su parte, Ardie Dean.

Por otro lado, "la industria musical no ofrece un plan de pensiones y normalmente no se cobran unas tarifas justas. Muchos de los músicos que mantienen viva esta cultura proceden de clase obrera o, directamente, de familias pobres, y no tienen las mismas oportunidades o la mismas redes de seguridad que a veces damos por supuesto", analiza Greenwood. "Aunque no son los únicos, muchos ancianos en Estados Unidos se encuentran que después de toda una vida de trabajo duro, tienen dificultades para llegar a final de mes cuando se jubilan. Especialmente aquellos que trabajaron los sectores primario o secundario. Es una muestra de un problema social mucho más grande".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios