Es noticia
Menú
'7 años', la primera película española de Netflix va (cómo no) de corruptos
  1. Cultura
Película dirigida por Roger Gual

'7 años', la primera película española de Netflix va (cómo no) de corruptos

Juana Acosta, Paco León, Juan Pablo Raba, Alex Brendemühl y Manuel Morón, protagonizan el primer largometraje de la compañia en nuestro país

Foto: Tres de los protagonistas de '7 años'
Tres de los protagonistas de '7 años'

Cuatro personajes, tres hombres y una mujer, se reúnen en el 'loft' que ocupan sus oficinas en el centro de Madrid, fuera de su horario laboral. No es un encuentro festivo, y aunque los cuatro se conocen desde hace años, tampoco es un encuentro amistoso. Sus peores temores se han cumplido, el fisco les ha pillado y es cuestión de horas que la policía entre en la empresa a detener a los cuatro. Según sus abogados, la mejor opción, tanto para ellos como para la empresa, es que uno de los cuatro se entregue y asuma la responsabilidad de los delitos cometidos, algo que le llevará a pasar siete años en prisión. La solución no les parece mal pero lleva un inconveniente implícito... ¿Quién asume la culpa? ¿Cuál es el precio de pasar casi una década entre rejas?

Este es el punto de partida de '7 años', la primera película española de Netflix que desde hoy viernes está a disposición de los usuarios. Dirigida por Roger Gual y con un reparto compuesto únicamente por cinco actores, la producción de hora y media de duración explora los entresijos de la amistad y de las relaciones profesionales, los momentos que marcan una relación que se extiende a lo largo de los años y que de pronto es puesta a prueba por elementos externos. Un desafío que saca a relucir el rencor y las antipatías que a diario se dejan pasar pero que, ante una situación límite, acaban viendo la luz de la peor manera. Mentiras, engaños, infidelidades y resentimientos que se pondrán sobre la mesa para determinar quién debe, por méritos propios, asumir la culpa de un delito que todos comentieron voluntariamente.

Tráiler de '7 años'

El trabajo como excusa

Para Roger Gual, director de la cinta, la ambientación de la película, que transcurre entereamente en una moderna sala de reuniones, "el mundo laboral es una excusa, aquí lo importante son otras cosas la amistad, los valores, la traición… Todo empieza con una discusión en el plano laboral y termina llegando al plano personal, " explica en la presentación del largometraje en Madrid. Y añade "eso nos permite encontrarnos con estos personajes, que, en una situación límite reaccionan como reaccionan. Es interesante encontrar los valores, el dilema moral en el que se situan los personajes para ver qué harían los espectadores en una situación así." Porque si algo consigue esta historia escrita por José Cabeza y Julia Fontana, es que el espectador se ponga en el lugar de los protagonistas, y se plantee qué haría en una posición similar.

La vinculación de la historia que narra '7 años' con la actualidad es inevitable, "gracias" a las diversas causas sobre corrupción que en los últimos años ha vivido nuestro país. Gual, preguntado por si ha llegado a plantearse un entorno como el que describe su película en un ministerio o un partido político responde: "Me he imaginado a más de uno al que le iría muy bien un mediador", la figura a la que recurren los personajes para tratar de resolver su inquietante duda. Unos seres a los que el director trata de entender y querer, "para que el espectador pueda empatizar con cada uno de ellos, e intentar entender sus razones. Pero la verdad es que los cuatro son unos hijos de la gran puta", sentencia.

A pesar de que no puede evitar referirse a la sensación que los espectadores experimenten cuando abandonen la sala del cine, Gual corrige sus palabras y destaca las enormes ventajas de estrenar en una plataforma como Netflix. "Accedemos a 190 territorios y 90 millones de personas, que al final es lo que queremos todos los directores, que nuestra película la vea la mayor cantidad de gente." Y continúa "seguirá habiendo películas en el cine, pero para una película como esta, de diálogos, de personajes, de atmósfera, imagino que se puede disfrutar igual en el salón de casa que en el cine." Una historia que llegó a sus manos hace un par de años y por la que apostó porque "es un tema muy actual, miedos, corrupción, amistad, cosas que vemos en los periódicos cada día como los papeles de Panamá... Quiero pensar que el espectador se puede hacer unas preguntas que son muy pertienentes hoy en día, qué haría yo, cómo me posicionaría. Sobretodo en una época en la que los valores morales y éticos no acaban de importar demasiado."

De 'Narcos' a '7 años'

Paco León, Alex Brendemühl, Juana Acosta y Juan Pablo Raba son los cuatro compañeros de trabajo que protagonizan esta historia. Para Raba, intérprete colombiano que se puso en la piel del primo de Pablo Escobar en la primera temporada de 'Narcos', la oportunidad de trabajar en '7 años' ha sido "una suerte de regreso y reconciliación emocional con España." Porque Raba, de 39 años, vivió más de una década en nuestro país durante su niñez, algo que ha ayudado a que su personaje se exprese en un español que nos resulta familiar a los espectadores de nuestro país. "Es tarea del actor poder trabajar con diferentes idiomas y acentos, lo que me facilita más que el acento es que conozco la cultura española, la forma de hablar, los gestos", comenta al respecto. Algo que comentó con Gual, que según el intérprete no tenía ninguna preferencia sobre su acento y simplemente le permitió expresarse en el español que a él le resultase más cómodo.

Para Raba, lo más importante de '7 años' es que, aunque se ambienta en España describe "un problema internacional. Hoy en día a nivel mundial ocurre con el éxito de las start-ups, gente que hace millones en cuestión de meses y de repente se encuentra con los problemas de la vida real, con Hacienda, el fisco." Para el actor, la película "plantea dilemas morales, habla del poder, de la amistad, del dinero, de la familia, temas con los que cualquiera se puede sentir identificado. Es muy fácil para cualquiera plantearse qué haría en esa situación. No es una película de alienígenas, ni de tiros ni de superhéroes, es una película de cuatro personas muy reales."

Tras quince años trabajando en telenovelas venezolanas y colmbianas, Raba encontró su gran oportunidad de dar el salto internacional gracias a otra producción de Netflix, 'Narcos'. Al respecto, el intérprete explica que la serie protagonizada por Wagner Moura ha sido para su carrera "un paso más en el escalón. Me ha cambiado muchas cosas, vivo en Los Ángeles y me ha abierto las puertas de castings y productores que, al ver el proyecto quieren conocerme. Pero tengo que seguir en la búsqueda y en la lucha, y por ejemplo, gracias a 'Narcos' terminé haciendo '7 años'. En ese aspecto si que se empiezan a abrir ciertas puertas, 'Narcos' ha sido un proyecto que se está viendo en todo el mundo, que tiene una repercusión enorme."

El mediador

Tan importante como cualquiera de los cuatro protagonistas, y sus historias personales, resulta el papel de Manuel Morón. Y es que el veterano intérprete español interpreta al mediador, el hombre al que recurren los personajes principales para tratar de decidir quién será el que vaya a la cárcel. "Es un oficio que, por lo que pude investigar, es relativamente nuevo en España " explica. Los mediadores con los que habló "me contaban que los jueces estaban agradeciendo mucho su trabajo porque les quitan muchos problemas de encima, y así no todos los casos van a juicio." Y lejos de describir un entorno ficticio, tal y como el intérprete pudo comprobar mientras se preparaba para el papel, la historia que describe '7 años' "es algo muy común en las empresas" pero añade que "hay quien escucha al mediador y quien no lo escucha. En las altas esferas no son escuchados, como el que tiene puesta la radio."

En la película Morón interpreta a un hombre "que se cuela allí, a los que los protagonistas necesitan porque no se ponen de acuerdo. Más que un espectador es un facilitador, les facilita el hecho de que se decidan por uno de ellos, por sólos no pueden, o no saben." Y a pesar de que su personaje no se encuentra entre los que centran la acción, se muestra encantado con la experiencia, que describe como "muy intensa y muy divertida." Un rodaje que estaba previsto que fuese el de una película humilde pero que, con la llegada de Netflix se convirtió en algo importante. "Pudimos trabajar de tal forma que lo artístico tenía prioridad, y no las prisas. Esto para todo el equipo fue un gusto, para los actores más. Rodamos planos secuencias, cronológicamente, fue como los Reyes Magos, un rodaje soñado."

Cuatro personajes, tres hombres y una mujer, se reúnen en el 'loft' que ocupan sus oficinas en el centro de Madrid, fuera de su horario laboral. No es un encuentro festivo, y aunque los cuatro se conocen desde hace años, tampoco es un encuentro amistoso. Sus peores temores se han cumplido, el fisco les ha pillado y es cuestión de horas que la policía entre en la empresa a detener a los cuatro. Según sus abogados, la mejor opción, tanto para ellos como para la empresa, es que uno de los cuatro se entregue y asuma la responsabilidad de los delitos cometidos, algo que le llevará a pasar siete años en prisión. La solución no les parece mal pero lleva un inconveniente implícito... ¿Quién asume la culpa? ¿Cuál es el precio de pasar casi una década entre rejas?

Películas de Netflix Cine español