La gran cantada del ministro Íñigo Méndez de Vigo
  1. Cultura
premio nacional de cinematografía

La gran cantada del ministro Íñigo Méndez de Vigo

El ministro entrega el galardón a la actriz y se arranca a cantar una canción de Aute. Ceremonia de guante blanco tras años de encontronazos entre el cine y el Gobierno

Foto: Ángela Molina e íñigo Méndez de Vigo cantan a dúo (Efe)
Ángela Molina e íñigo Méndez de Vigo cantan a dúo (Efe)

Dicen por activa y por pasiva que no es bueno estar tantos meses sin gobierno; y oye: igual tienen razón. El último ejemplo de que el desgobierno se nos ha ido de las manos ha ocurrido este mediodía: el ministro de Educación y Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, se ha arrancado a cantar una canción de Aute -"Cine, cine, cine, cine, más cine por favor"- en plena entrega del Premio Nacional de Cinematografía a Ángela Molina en el Festival de San Sebastián. Confirmado: no hay nadie al mando.

De Vigo acabó su discurso, llamó a Ángela Molina al estrado, y cantaron y cantaron con no poca complicidad y falta de rubor.

Bromas aparte, fue el lógico colofón a un acto de guante blanco tras años de ceremonias/encontronazos entre el cine y el Gobierno. En efecto, si en 2015 fue Fernando Trueba el que la lío parda tras quemar simbólicamente una bandera de España delante de Méndez de Vigo, en 2013 fue Juan Antonio Bayona el que le dio lo suyo al ex ministro José Ignacio Wert.

Foto: El director de cine Fernando Trueba. (EFE)

Pero con Ángela Molina llegó la paz... y hasta el amor al Premio Nacional de Cinematografía. La actriz dio las gracias varias veces a Dios y al amor en su discurso de agradecimiento. El ministro, por su parte, se gustó entre tanto buen rollo: citó a Rilke, recordó su afición a 'Cine de Barrio'... y cantó.

Todo ello en un marco incomparable: el Museo de San Telmo, antiguo convento dominico del siglo XVI situado entre el casco antiguo y el Monte Urgell. Un ambiente propicio para el recogimiento, la reconciliación y el amor entre dos enemigos íntimos: el cine y el Gobierno. Lo dicho: el desgobierno es imparable.

Cine Festival de San Sebastián
El redactor recomienda