Es noticia
Menú
La música en directo, la "lascivia" que enfrenta al Gobierno de Irán y los clérigos
  1. Cultura
tensión y censura

La música en directo, la "lascivia" que enfrenta al Gobierno de Irán y los clérigos

En Mashhad no hay conciertos desde hace 11 años. Esta semana Rohaní y el ayatola Alamolhoda se han enzarzado en una dura discusión a cuenta de la celebración de conciertos

Foto: La banda iraní Bomrani en un concierto en Teherán en 2013 (Reuters)
La banda iraní Bomrani en un concierto en Teherán en 2013 (Reuters)

La música amansa a las fieras, menos aparentemente en Irán, en donde la autorización o no para dar conciertos en la ciudad sagrada de Mashhad (la segunda mayor del país)ha intensificado las tensiones entre el gobierno del moderado Hasán Rohaní y el clero más conservador.

Rohaní, elclérigo chiíta embarcado en un tenue camino de liberalización en las rígidas normas sociales de la República Islámica, que incluye una mayor apertura a las artes y la música, se ha enfrentado esta semana duramente a uno de los ayatolas de mayor rango en el país, Ahmad Alamolhoda, responsable del sermón del viernes en Mashhad y representante directo del líder supremo Alí Jameneí en dicha ciudad, a cuenta de su "permisividad" hacia la música.

Desde la mezquita central de Mashhad, Alamolhoda afirmó la semana pasada que su ciudad no era lugar para la "orgía" ni para escuchar música en directo y por tanto prohibió su práctica, incluso por encima de decisiones tomadas por "funcionarios de mente estrecha".

La prohibición y las palabras del clérigo apuntaron a desafiar las propias leyes de la República Islámica, algo que no fue bien recibido por Rohaní, quien inusualmente respondió a su colega religioso indicándole que Irán tiene Parlamento donde se determinan las leyes y que "cualquiera que se despierte por la mañana, cuando consigue una tribuna" no puede legislar como le plazca. Así, Rohaní recordó que el ministro deCultura, Ali Yanatí, es el único que puede otorgar permisos para dar o no dar conciertos de música, y le pidió cumplir con la ley y no seguir órdenes de los demás.

El propio Yanatí también entró en la polémica y explicó a la prensa local queen Mashhad no se hacen conciertos de música desde hace 11 añosdebido precisamente a que "el clero del rezo del viernes de esa ciudad ni siquiera permite que haya música tradicionales o locales". El ministro expresó así suesperanzade que a partir de ahora se pueda llevar a caboconciertosen la localidad "con la colaboración del Poder Judicial", ya que el objetivo de la música es "crear alegría y una cierta pasión" en la comunidad.

En Mashhad no hay conciertos desde hace 11 años debido a que "el clero del rezo del viernes ni siquiera permite que haya música tradicionales o locales"

Alamolhoda, por su parte, no se quedó atrás y desde su tribuna como predicador advirtió al gobierno de que la "lascivia" es incompatible con "la sangre de los mártires", y consideró un fracaso las políticas culturales del gobierno por prestar demasiada atención "a la minoría secular". Junto a éltambién respondió al Gobierno una muchedumbre que se congregó junto a la mezquita, quienes cargaron contra Rohaní y de paso contra varios diputados considerados demasiado liberales. Otros religiosos responsables del rezo del viernes en diferentes ciudades como Shiraz, Siryan, Orumie o Ramsar se unieron a la polémica y pidieron limitar o prohibir conciertos en sus territorios. Al calor de la polémica, en estos últimos días varios grupos religiosos intentaron impedir el desarrollo de conciertos en varios lugares del país, con diverso éxito.

Hace unos meses, en la céntrica ciudad de Yazd, el cantanteMaziar Falahí, suspendió un concierto debido a la presencia de un grupo de motoristas que con "aspecto amenazante" le esperaban en el aeropuerto, lo que causo el regreso del cantante a Teherán. También, según informó la prensa local, un músico llamadoVahid Taj, no pudo aparecer en escena para cantar en la misma localidad mientras sus músicos tocaban en la sala debido a prohibiciones de las autoridades religiosas.

Alamolhoda advirtió al gobierno de que la "lascivia" es incompatible con "la sangre de los mártires"

En Irán, tras el triunfo en 1979 de la Revolución Islámica, se establecieron una serie de normas de inspiración religiosa que fueron muy duras con las artes escénicas. A partir de entonces la música, sobre todo la contemporánea, vivió un periodo complicado en el que muchos músicos y cantantes tuvieron que exiliarse para poder continuar con sus carreras artísticas.

Desde 2013la música está siendo paulatinamente autorizada por el Gobierno de Hasán Rohaní, que ganó precisamente las elecciones con la promesa de otorgar mayores libertades públicas a los ciudadanos. Sin embargo, aún es muy habitual que conciertos o actividades como el teatro sean censurados o directamente prohibidos por organismos que funcionan de forma independiente del Gobierno, como los grupos religiosos o milicias islámicas, cuya misión declarada es mantener la "esencia" de la Revolución Islámica.

La música amansa a las fieras, menos aparentemente en Irán, en donde la autorización o no para dar conciertos en la ciudad sagrada de Mashhad (la segunda mayor del país)ha intensificado las tensiones entre el gobierno del moderado Hasán Rohaní y el clero más conservador.

Música Irán
El redactor recomienda