"Europa tiene que ser un santuario para refugiados"
  1. Cultura
entrevista a rigoberta Menchú

"Europa tiene que ser un santuario para refugiados"

La Premio Nobel de la Paz pide más políticas públicas a la Unión Europa para "dignificar" a los refugiados de conflictos, el racismo o la xenofobia

placeholder Foto: Rigoberta Menchú en los Premios Platino (Reuters)
Rigoberta Menchú en los Premios Platino (Reuters)

"En todas partes se está conformando una opinión sobre un fenómeno de actualidad, que a pesar de que se expresa entre guerras y violencia, le plantea a la Humanidad entera la defensa de su validez histórica:la unidad en la diversidad".

Estas palabras no se acaban de pronunciar. A pesar de que seríansumamente aplicables hoy al mundo de éxodos, atentados y guerras que nos rodea, las dijoRigoberta Menchú(Uspatán, Guatemala, 1959) en 1992 al recoger elPremio Nobel de la Paz. La quiché, que también obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 1998, sigue defendiendo este ideal allá por donde va. Da igual que el foro tenga que ver con la paz y los derechos humanos, que sea una entrevista informal o unos glamourosospremios de cine. Menchú sabe que cualquier ambiente y excusaes útil para trasladar la importancia del mensaje de igualdad y respeto entre los pueblos.

Yo salí al refugio con 22 años y ¿con qué soñaba? No con hacerme una casa ni tener una familia, quería volver a la tierra donde nací y de la que salí. Esos son los sueños que hay que apoyar

Por eso, y a pesar de confesarse emocionada y nerviosa por estar en un foro que le era ajeno, Menchú se paseó por la alfombra roja de los pasados Premios Platinoy habló alto y claro consciente de que la cultura, y el cine en este caso, son dos grandes aliadospara expandir su mensaje. "Europatiene que ser un santuario para los refugiados de conflictos armados, de la xenofobia, del racismo y demás controversias. Espero que Europa tenga la capacidad y la ética moral para darle a las víctimas un hogar seguro", aseguró rotunda en una entrevista con El Confidencial ante el drama de los refugiados siriosal que asiste nuestro continente.

"Ojalá Europa haga nuevas políticas públicas que dignifiquen a la gente y verdaderamente sea un santuario donde se evite la xenofobia, el racismo, la discriminación y los prejuicios. Todo eso ya lo hemos vivido nosotros cuando sufrimos conflictos armados", recordó la Nobel, porque, prosiguió,"el mundo gira al revés".

"Durante las décadas pasadas, los temas de refugiados se trataron en otras naciones del mundo menos en Europa. Se habló mucho de la migración pero solo vista como la falta de trabajo de los ciudadanos. ¿Qué es lo que busca un refugiado? Busca proteger la vida, busca seguir con sus sueños a pesar de estar fuera de su país ylo que quiere es retornar a su país. Yo salí al refugio con 22 años y ¿con qué soñaba? No con hacerme una casa ni tener una familia, quería volver a la tierra donde nací y de la que salí un día. Esos son los sueños que tienen que apoyar", añadió al ser preguntadapor la escalada de radicalismo y racismo en Europa.

El cine es también un arma de paz

“El cine es un poderoso arte que debe inculcar el respeto, la concordia y la paz", dijo con aplomoal entregar el Platino ala mejor película de Educación en Valoresa la brasileña ‘Que horas ela volta?’. Porque ese es el leitmotiv de Menchú: aprovechar cada foro y cada par de oídos para seguir concienciándonos con su voz tierna y amable y su aspecto entrañable de que lo que pasa en este mundo es cosa de todos. Y también, claro está, del séptimo arte.

placeholder La Premio Nobel de la Paz en la entrega de los Premios Platino (Efe)
La Premio Nobel de la Paz en la entrega de los Premios Platino (Efe)

"Soy una persona que lucho por los derechos humanos, que trabaja intensamente contra el racismo y la discriminación y para inculcar valores en los jóvenes y las mujeres. Con mi vida he trabajado con laautoestima, que es lo que más necesitamos las personas que vivimos muchas vicisitudes, conflictos y violencia. Y el cine es un arte poderoso que inculca esos conceptos de concordia, respeto y paz, pero que además puede construir valores y principios en torno al respeto", explicó sobre su participación en estos premios del cine iberoamericano.

Aunque en el cine no le es tan ajeno a Menchú como dice. Con 23 años protagonizó 'Cuando las montañas tiemblan', un desgarrador documentalsobre la historia de Guatemalay la persecución y opresión de su ejército sobre los indígenas mayas. De ahí que confiese sentirse cerca delosdocumentales,"que son testimonios vivos y memorias que nos permiten no olvidar el pasado y no repetir errores",y que subraye el poder del cine "como herramienta de educación".

"Si nuestra proyección parte del respeto, de la convivencia armónica -de la existencia en armonía como dicen los mayas-y si creamos una visión de paz, no a partir de la guerra sino a partir de una cultura, de una identidad y del diálogo, el cine es muy poderoso para captar los escenarios actuales y las necesidades humanas de convivencia", resaltó.

placeholder Rigoberta Menchú en una rueda de prensa en Madrid en junio (Efe)
Rigoberta Menchú en una rueda de prensa en Madrid en junio (Efe)

Menchú quiere seguir demostrando que la cultura es una de las raíces fundamentales de la igualdad. Ya lo dijo en sudiscurso de 2001en los actos de conmemoración del centenario del Nobel: "Creemos en la paz como producto de la cultura".Algo que aún, y estas intervencionesson buena prueba de ello, es necesario seguir recordando. Hoy, añadeMenchú, esa cultura y el cine no solo son testimonio y educación. También son expansión y tierra abonada para cultivarlas semillas de la igualdad y la comprensión entre pueblos. El mejor ejemplo, cita, es 'Ixcanul', la películaguatemalteca ganadora del Platino a mejor ópera prima y del premio del público. "Nunca pensé que en pantalla grande se iba a ver el idioma de misancestros. Es emocionante", aseguró.

"La realidad de la violencia intrafamiliar, de la trata de mujeres, del 'bullying' en las escuelas y las calles, del maltratar al diferente afecta más a las mujeres. Hay una violencia brutal contra las mujeres a nivel general", señaló sobre otro de sus caballos de batalla: la igualdad de género. El problemaes que "la mujer que sobresale siempre puede ser una villana pero no una guía, incluso una guía espiritual". Por eso, "la novedad de ese cine de valores está en enaltecer los valores de la sociedad conjuntamente poniendo énfasis en el rol de la mujer. Es importante que podamos ir inyectando un poquito de identidad a todo lo que creamos".

Una identidad que pasa de forma irrenunciable por una máximaque resonó alto y claro en las celebraciones del primer siglo de vida de los Nobely que repite allá por donde va. "No hay paz si no hay justicia. No hay justicia si no hay equidad. No hay equidad si no hay desarrollo. No hay desarrollo si no hay democracia. No hay democracia si no hay respeto a la identidad y la dignidad de las culturas y de los pueblos".

Cine Crisis de los refugiados Premios Nobel Premios Platino Refugiados Iberoamérica Latam - América Latina Premio Príncipe de Asturias
El redactor recomienda