exposición 'el grafito ama el papel'

Alberto Corazón vuelve a la carga

El prestigioso diseñador gráfico presenta su obra reciente en la galería Marlborough

Foto: Obra de Alberto Corazón
Obra de Alberto Corazón
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

'El grafito ama el papel'. He aquí el título de la nueva exposición de Alberto Corazón (Madrid, 1942). La muestra, en la madrileña Galería Marlborough, muestra la obra reciente -dibujos y pinturas- del artista y diseñador gráfico.

Quince obras realizadas en técnicas como el carboncillo, el grafito y el acrílico sobre papel, y que tratan temas como la mesa del artista, la botánica y los bodegones. 

"Con su característica y ficticia pintura espontánea, las líneas y las pinceladas sueltas, impregnadas de un color apasionado, Alberto Corazón logra unas obras de gran contundencia en contrapunto a una sutil y poética naturaleza de matices", explica la galería.

Hacer visible lo que no vemos, reclamaba Paul Klee para la creación plástica. Una propuesta que se da con más intensidad cuando dibujo

"Hacer visible lo que no vemos, reclamaba Paul Klee para la creación plástica. Una propuesta que en mí se da con más intensidad cuando dibujo. El dibujo remite a lo esencial, grafito y papel, mineral y vegetal. El grafito se extrae de las rocas y el papel no es sino pulpa vegetal, mejor cuanto más natural es su producción. Pulpa sobre un cedazo que se deja secar al sol. La incomparable sensualidad del surco negro, oleaginoso, sobre la superficie suave de las apelmazadas fibras del algodón o el lino", razona Corazón en una nota de prensa.  

"Nunca dibujo lo que me rodea, sino lo que no veo. El dibujo dispara la conexión neuronal de la memoria y de la mano. Basta con un leve gesto. La pintura necesita que el brazo actúe como la extensión natural del cuerpo. Pero en el dibujo es sólo la mano, dedos y muñeca. La diferencia es levedad e inmediatez. No son posibles los “arrepentimientos”, las correcciones, las dudas. El trazo del grafito, en mi caso enérgico, con minas densas y oleaginosas, deja sobre el papel una huella imborrable. Muchas de mis pinturas están sedimentadas sobre otras pinturas. Un cuadro fallido puede tener siempre un 'aprovechamiento', partir de nuevo de un fragmento o en el caso más extremo, unos suaves brochazos de blanco con lo que el lienzo vuelve a estar disponible con una vibración irreconocible de fondo. Comienzo de nuevo otra pintura pero a partir de una leve memoria, un rumor casi inaudible", añade Alberto Corazón, ganador del Premio Nacional de Diseño.

 

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios