entrevista a josé luis cuerda

"Ser del sistema es una indecencia absoluta científicamente demostrable"

El director y escritor reúne sus 'inteletos', es decir sus ocurrencias tuiteras, en 'Me noto muy cambiá', un libro que consigue hacernos reír reflexionando o reflexionar riendo

Foto: El director y escritor José Luis Cuerda (P.C.)
El director y escritor José Luis Cuerda (P.C.)

José Luis Cuerda se ha caído desde el bancal de Albacete al de Twitter. No es nada extraño porque en ambos lugares viven sus 'inteletos', esas ocurrencias (como las llamaba su madre) que ya podían ser la travesura más surrealista como la demencia más original. En forma de 140 caracteres, en estos 'inteletos', o 'cuerderías' o 'cuerdadas', el director de 'Amanece que no es poco' reacciona a la realidad que le rodea. Una forma de sobrevivir a este sindiós y de desahogo, como él mismo aclara, que ahora ha recogido la editorial Pepitas de Calabaza en el libro 'Me noto muy cambiá'. Aforismos, greguerías y retazos mentales que cabalgan entre la risa, el absurdo y la crítica más ácida y que, sobre todo, consiguen reflexionar riendo o reír reflexionando.  

“Fue un descubrimiento ver que existía eso que se llamaba tuit, que te tenías que ceñir a 140 caracteres y que era una gatera abierta para escribir lo que me diera la gana aunque no impunemente, porque te contestan de vez en cuando y te dicen de todo. Escribí un tuit que decía: 'Cuando salíamos Marilyn Monroe y yo, lo que más nos gustaba era salir al parque de Albacete, sentarnos en un banco y hablar de nuestras cosas”. En un segundo me contestó uno y me dijo: '¿tu es que eres gilipollas?'. Tienes respuesta inmediata. Está muy bien lo de escribir, gansadas puedes hacer por muchos medios, pero este me parece el más directo, el que antes pasa y en el que permanece si es lo que quieres. Está bien”.

Tentados en empezar la entrevista hablando de Faulkner, de Dostoievski o de Góngora, le proponemos a Cuerda hacer una entrevista usando como preguntas sus 'inteletos'. De manchego a manchego todo puede pasar, convenimos entre risas. Este es el resultado del experimento.

RESPUESTA: Sí, porque hasta ahora no aparecía por ningún sitio. Aparecía con plasma de por medio y tal. Yo no entiendo cómo le han aguantado la de cosas que le han aguantado a ese hombre. Claro, él se las aguanta también y prueba de eso es que le salen espontáneamente, como reflejos. Eso que hace con los ojos, los guiños, las miradas excesivamente abiertas, que le engorde la lengua de tal manera que no le cabe en la boca… Ese tipo de cosas es porque está aguantándose tanto, está sujetándose tanto... ¿Registrador de la propiedad? Le dejas que registre una propiedad y lo que era un bancal lo mismo lo da como un rascacielos porque la visión suya de la realidad nunca nos va a llegar. Dice tal cantidad de disparates que qué habrá querido decir con esto, o viene la Cospedal y le echa una mano y lo arregla.  

R: Les importamos un carajo. Nos han convertido en ceros. La ciudadanía no existe. Existen los financieros, los poderes financieros fundamentalmente. Los políticos ya son segundones porque no hacen que la administración funcione de una manera u otra sino que le dan los bienes tasados -como decimos a veces: 'está esto muy tasao'- a los financieros para que con ellos hagan el pan y pegue que están gobernando.

R: Convencidísimos. Solo de una convicción tan firme pueden partir las chorradas que nos dicen, las tonterías que nos dicen, las mentiras que nos dicen y que no nos supongan el más mínimo de inteligencia, porque a partir del más mínimo de inteligencia no puedes hacer un análisis que no te lleve al absoluto asqueo y al absoluto menosprecio por quienes nos gobiernan.

R: Eso se entiende por sí mismo (risas). Es decir, tiene esas adherencias la democracia que estamos viviendo en la que los cojones juegan un papel fundamental, pero fundamental.

R: Sí. Es una manera de decir 'espabila, tío, que si seguimos así nos van a seguir machacando'.

P: ¿Nos estamos espabilando?

R: No lo sé. Lo voy a ver en las próximas elecciones y me temo que no demasiado.

P: En uno de sus tuis más recientes habla de “campaña insultante”.

R: Sí porque es que son chistes baratos, coño. No tienen ningún fundamento. Lo que debería valer es que lo que digan se convierta en verdad porque lo dicen, no lo hacen y luego son los mismos los que vuelven a decir otra cosa. Pero si no te puedo creer. Si me estás diciendo que hay un millón menos de parados, yo te digo que hay un millón de gente que se ha ido fuera a intentar vivir. Y luego, ese millón de gente que tú dices no han sido un millón de contratos. Son un millón de contratos de una hora, de dos horas. Y un contrato de una hora te convierte, como beneficiario, en un parado de siete horas. Ya está bien de manejar las estadísticas a beneficio del inventario. Vamos a ver, un mundo en el que 1% tiene el mismo capital que el resto de los habitantes de ese mundo es una mierda de mundo, y quienes están sosteniéndolo y defienden el sistema y dicen que los antisistemas -Aguirre que se le llena la boca al decir antisistemas-... Ser del sistema es de una indecencia absoluta y demostrable científicamente. Yo por decencia soy un antisistema, pero no por otra cosa.

R: Desde hace un tiempo vale eso, sí. (asegura pensativo)

R: Unidos Podemos vale, pensemos que no es el nombre de la unión de dos formaciones políticas. El problema es que no estamos unidos para echar a estos. Es que hay que fijar las prioridades. La prioridad es que estos no vuelvan a gobernar en muchísimo tiempo. Lo que me quede a mí de vida, por ejemplo, sería un buen plazo. Yo no quiero que me gobiernen estos, no quiero que sigan mintiendo, no quiero que sigan riéndose de mí y pensando que soy un imbécil. Todo eso no lo quiero.

P: ¿Y hay esperanza?

R: Sí (risas). Después de una ligera pausa, dice sí, vamos a pensar que hay esperanza (traduce la transcripción entre risas).

R: Esta ya tan mal que es muy poco lo que puede empeorar, sí (risas). Y para algunos es que no puede empeorar más porque no pueden estar peor de lo que están. Es la primera vez que tengo noticia cierta de gente que con lo que gana, estoy hablando de los que trabajan por no hablar de los que no tienen trabajo que están peor todavía, no puede vivir. Yo no tenía conciencia de eso desde hace muchísimos años. El que la gente con su trabajo no gane suficiente para tener un cobijo y una comida diaria, las que hagan falta al día para seguir trabajando y rindiéndole al capital.

P: Convierto un tuit afirmativo suyo en pregunta. ¿Tenemos posibilidades por encima de la vida que nos imponen?

R: Pocas. De supervivencia en algunos casos. ¿Y yo dije eso?

P: Sí, le debió salir el momento optimista.

R: Debe ser que me estaría haciendo cosquillas alguien (risas) Es raro en mí, pero lo acepto. Me puedo contradecir con mis propios pensamientos incluso.

R: En los tiempos que corren, una vez que has pensado y analizado la situación, de lo que te entran ganas es de embestir con los siete cuernos que tengas a ver a quién te puedes llevar por delante porque el maltratato que nos están dando no tiene justificación ninguna.

P: La política centra una buena parte de los tuits del libro. ¿Es lo que más le inspira o es que está tan alrededor que es imposible zafarse de ella?

R: Es que la política nos afecta a todos de una manera determinante y en el momento en el que te pones a reflexionar o a opinar te sale la política, por lo menos a mí. Hoy en día la política acosa.

P: La poesía también sale mucho en este libro. Por ejemplo y al azar: “La poesía puede curar la ceguera”.

R: Sí, sí. Lo diría incluso en términos clínicos. Tener los ojos abiertos a la poesía, tener los ojos abiertos a que las palabras sean transformadas para adquirir un sentido que no es el literal sino que están colocadas en el sitio y con la intención tal que amplían la visión un montón. Yo no sé si la ceguera clínica la va curar la poesía, lo que si sé es que la mental sí. Mal que bien, a leer y escribir palabras nos enseñan. El que esas palabras, una vez que sabes su verdadero sentido, dependiendo de dónde se colocan, cómo, en qué contexto, etc, adquieran un valor muy superior a eso en lo que nos es más propio a los hombres que es el que nos podemos comunicar, incluso muy sutilmente con palabras complejas. A mí los poetas me parecen seres admirables, aunque también hay malos poetas (risas).  

R: Estaba yo en horas bajas. En el otro que me estaban haciendo cosquillas (risas), estaba más contento.

P: "La selección española de lectura de libros empieza sus entrenamientos en la Biblioteca Nacional. Primer partido: Chipre. Suerte". Que podríamos cambiarlo por República Checa o Turquía estos días.

R: (Risas) Ese es literal. Es lo que hay en este país. Los viernes, todos los viernes, se dedica a eso la Biblioteca Nacional. Se abre para estudiar y entrenarse para la lectura (risas).

P: Del cine solo he encontrado un tuit, no sé si me he saltado alguno.

R: Es que hace mucho tiempo que no hago ninguna película (risas). Debe ser por eso.

R: Ese me ha quedado bonito. Es lo que es. Ahora, mi intención es que trascienda lo meramente físico, que no es poco: que es un haz de luz en la oscuridad, pero en la oscuridad mental, en la oscuridad de cualquier tipo. A mi generación el cine nos ha abierto los ojos a muchas cosas.

P: Es verdad que hace mucho que no hace cine. ¿Tiene algún proyecto entre manos?

R: Ufff. Proyectos… Tengo proyectos estupendos, pero se taponan. El primero tapona a los otros y no hay manera. No hay manera de hacer cine ahora mismo. Mi generación ya no puede hacer cine.

'Me noto muy cambiá', de José Luis Cuerda
'Me noto muy cambiá', de José Luis Cuerda

P: ¿Es una cuestión de edad?

R: Yo creo que uno de los componentes es la edad. Se quieren directores jóvenes, con actores jóvenes para que los vea el público joven. Yo creo que es una amputación un poco estúpida, pero qué le vamos a hacer.

P: ¿Con estas circunstancias, hoy se podría hacer una trilogía 'surruralista' como la suya?

R: No lo sé. No creo. Yo creo que hay una especial intención en que no hagamos cine. Y así, de mi edad, el último que yo sé que ha hecho una película ha sido Fernando Trueba y hay que rodarla en Budapest y esperar muchos años para montar. Es prácticamente imposible financiar una película. No la encuentras.

P: ¿La nueva ley del cine aporta algo? ¿Y qué pensó del caso del fraude?

R: Todo fraude me parece mal. Dicho eso, lo que no se puede hacer es una ley que diga que lo que te va a dar el Ministerio depende de la taquilla que has hecho porque la taquilla la puedes comprar tú. Es una trampa tan fácil que, estando en la situación crítica que está el cine, alguien caiga en esa trampa es caer en una trampa. No es ilegal. Hay una ley que lo permite, que lo fomenta incluso. Es que es una estupidez de ley. Es así de simple. Y en las estupideces de leyes se cae haciendo estupideces por la parte contratante.

"Ser del sistema es una indecencia absoluta científicamente demostrable"

P:¿Es usted más de 'Total' aunque somos legión los amanecistas? ¿Cómo ve ese fenómeno?

R: A mí... Cada cual con su vida puede organizarla como quiera. Yo les digo que se lo miren (risas) porque si te haces, tiene que ser a conciencia.  

P: Pasa, pasa. Es adictivo. Yo tengo unos amigos con los que canto 'causa admiración como trabaja el corazón'.

R: Es que no es para menos [contesta muy serio]. ¿Sabes que hay una cosa que es mentira? Dice: “es una víscera, se llama corazón”. No es una víscera, es un músculo. Uno tiene sus erratas (risas).

P: También habla mucho de la edad. Por ejemplo:

 

R: Sí. Es que es como quedarse atrás de uno mismo. Hay cosas con las que avanzas, pero la edad, como rémora, sigue ahí atrás y tiende a que vayas para atrás en vez de para adelante consciente de que por delante te queda poco. Tienes bastante más detrás de ti que delante.

P: ¿Jode un poco?

R: Sí, sí. Aunque no me quejo en absoluto. Yo, desde la calle Albarderos de Albacete, si me pongo a pensar que iba a hacer las cosas que he hecho no me lo creo. Me hubiera dicho: 'Cuerda, déjate de gilipolleces que tú ni vas a hacer películas, ni vas a escribir, ni vas a ir a París no sé cuantas veces y a Roma menos'. No, porque no. No lo da la lógica sino que es extraordinario que ocurra, y vivir una vida extraordinaria es muy de agradecer.

P: También está la infancia en el libro, por ejemplo con esos años en el seminario. Sobre todo habla de la Santísima Trinidad.

R: Es que es un concepto… De entrada ese artificio ¿para qué? ¿A quién beneficia eso? Es tremendo. Tenía que ser muy ocioso lo de ser teólogo. Es acojonante.

R: Es que no hace ninguna falta. Yo me acuerdo que, cuando escribía 'Amanece que no es poco', oyendo la radio había un teólogo malagueño -era la época en la que se empezaba a hablar de los métodos anticonceptivos y cuál se podía usar o no según la moral cristiana-  al que le preguntaron cuál debía ser la postura de la mujer católica ante el fenómeno de los anticonceptivos. Respondió que la mujer católica debía de enfrentarla con conciencia perpleja. Y dije yo: 'yo no me meto en la cama con una chica nunca más sin preguntarle si tiene la conciencia perpleja porque debe ser una experiencia muy especial'. Luego es verdad que existe la conciencia perpleja, que no es otra cosa que no saber qué hacer (risas). Que está bien. La teología, lo digo por ahí también, no tiene nada de logos. No tiene nada que sea comprensible, analizable o justificable, y la justificaciones que buscas o encuentras son absolutamente metafísicas y no aplicables a la realidad.

R: Y soy tierno diciendo eso. Son temblorosos. No se sujetan a nada. Andan sueltos y atemorizados.

P: Tengo una duda: ¿Por qué los sobacos y los ingleses tienen vidas paralelas?

R: ¿Los ingleses? ¡Las ingles! (Risas)

P: Lo he copiado mal. Así no entendía nada.

R: (Risas) Lo has mejorado, me lo apunto (risas).

P: ... porque "pensar da cosa".

R: Sí, da mucha cosa porque sabes a lo que vas a llegar va a ser triste. Lo que tienes alrededor lo percibes física y mentalmente, pone triste, melancólico, te gustaría que fuese distinto, te gustaría modificarlo y que los demás participasen en la modificación… Ese tipo de cosas.

José Luis Cuerda en una foto de archivo (Efe)
José Luis Cuerda en una foto de archivo (Efe)

P: ¿Había unas memorias por ahí en proyecto?

R: (Mira a lugar en el que estaba sentado el editor y dice) Sí, están ahí pero están ahí. Voy a terminar haciendo un collage con cosas que tengo escritas porque sentarme a escribir “nací el 18 de febrero de 1947”, no lo voy a hacer.

P: Creo tampoco es eso lo que se espere de usted.

R: Tampoco voy a hacer… Hay otro comienzo. El primer susto que yo me llevé en mi vida, que me puse a sudar frío, fue el primer día que descapullé con seis años o así. Tiré para atrás de aquello y vi que salía una cosa que pensé que se me había salido una tripa. No sabía qué era aquello 'colorao' que salía de ahí (risas). Espero que las madres ayudéis a vuestros niños a descapullar a tiempo porque es higiénico, es bueno, pero no que te lo encuentres ahí un día en el baño, que dices '¿pero esto qué coño es esto, que no es coño evidentemente?'

P: Esas cosas tienen que estar en las memorias.

R: Ya veremos (risas). Lo que sí está es que el primer desnudo femenino que yo vi en mi vida fue el de mi abuela Filomena y era todo una desorganización. No sabías qué era ni para qué ni ná de ná.

P: ¿Y ahora mismo qué tiene entre manos?

R: Intentar empezar a montar una película. Hay dos que me apetecen muchísimo y me conformaría con eso para liquidar mi carrera, pero a ver si las hago. Eso lleva mucho tiempo y pocas expectativas de que se hagan realidad.

Terminamos hablando de uno de esos proyectos. Nos lleva al año 7.932 "o así", sólo queda un edificio para el 'establishment' y los desamparados y las excrecencias de la sociedad viven en las afueras. Hay un portero por oposición, uno de esos 'losers' que quiere vender limonada a los ricos y un alcalde que le da como opción que se enamore de su secretaria pero empíricamente. "Quizás haga un crowdfunding, pero multitudinario. Si lo piden 3 millones ya la hacemos divinamente", remata entre risas una vez más. Porque una conversación con José Luis Cuerda constata esa frase muchas veces (aunque nunca suficientes) dicha y leída: "Cuerda es bueno para la salud". Cuerda y la realidad: su relación si la hubiere.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios