Es noticia
Menú
Los Burlaos se lo fuman todo: vuelven los reyes del viral
  1. Cultura
entrevista con lfam madrid

Los Burlaos se lo fuman todo: vuelven los reyes del viral

Se llaman LFAM Madrid, aunque todo el mundo les conoce como Los Burlaos. El grupo de trap del niño de 'Aquí no hay quien viva' sigue dando guerra y el viernes actúa en Madrid

Foto: LFMA Madrid posan en su barrio de Legazpi (Enrique Villarino)
LFMA Madrid posan en su barrio de Legazpi (Enrique Villarino)

Se llaman LFAM Madrid, aunque todo el mundo los conoce como Los Burlaos. Si necesitan más pistas, quizás sea suficiente decirles que el niño de 'Aquí no hay quien viva', Josemi, revolucionó la red el verano pasado con un videoclip junto a su grupo de trap en la que salían 'morados'. Los titulares hablaron entonces de "juguete roto", "metamorfosis decadente", "rapero porreta"... Todo un escándalo descubrir que el entrañable chavalín de la tele se había convertido en un espigado adolescente que le daba a la marihuana. Pero más allá de este primer tema (que sumó, por cierto, más de 7 millones de visitas) en el que hicieron célebre esa expresión de 'estar burlao', LFAM Madrid ha seguido con la música impertérrito a las críticas. Suman más de una decena de temas en Youtube, han dicho que no a dos discográficas porque quieren ser los dueños de su carrera y han arriesgado su dinero para dar un concierto el próximo 17 de junio en la sala Shoko donde, además, grabarán un videoclip con sus fans. A primera vista, y yendo más allá de esa polémica inicial, la cosa suena a tener las ideas claras.

'Burlaos', el primer videoclip de LFAM Madrid

Quedamos con Eduardo Arroyo, más conocido como 'Dudu', Carlos 'Chaflex' y Manu, hijo del compositor flamenco Juan Parrilla, en su barrio. Sentados en las escaleras que salen en sus videoclips, es constante el trasiego de los vecinos de Legazpi que reconocen y saludan con cariño a los miembros de LFAM Madrid. Tienen entre 21 y 25 años, no trabajan más allá de los sobrios ingresos que les proporciona la música pero tienen muy claro, y aquí se nota lo que aprendió Arroyo trabajando en dos de las series de éxito de nuestro país, que quieren mantener su esencia y ser ellos mismos.

"Hablando claro, sí, hubo muchas críticas a ese primer vídeo. Estoy acostumbrado y un poco escarmentado porque he currado en la tele. Me hace gracia que mazo gente diga que me he echado a perder mientras se está poniendo una raya. El que más jodido lo tiene y debería callarse es el primero que da voces, pero es que España es un país de hipocresía. Lo sabemos todos. Y hay que quedar bien de cara al público aunque en tu intimidad seas una persona distinta. Eso no lo entiendo. Hay que ir con la verdad por delante. Si te fumas un canelo, te fumas un canelo. No hay que darle más vueltas. No haces daño a nadie", zanja Eduardo.

Habla de 'Los Burlaos', ese primer viral que grabaron con un móvil -ahora han pasado a las cámaras y a editar de forma más profesional- con el objetivo de que lo vieran los amigos. Así es como nace su música: en el barrio, con y para los amigos. El salto a la red llega al ver que todo el mundo subía sus vídeos. ¿Por qué nosotros no? Y así, el bombazo. “El vídeo lo hicimos para nuestros colegas. Era un vídeo de fiesta y de risas para los amigos y mira… Lo subimos la primera noche y fue bien, todo eran comentarios buenos de nuestros amigos, pero al día siguiente hizo boom. Empezó eso a subir, entró mazo de peña hablando y comentando. Fue muy épico. Hasta a mi viejo, que tampoco controla mucho de internet, le llegó. Hazte una idea”, agrega entre risas.

Y 'estar burlao' se convirtió en una frase comodín (para la crítica y el elogio, según el espectador) aunque, en realidad, es una expresión dominicana que hace referencia a la picardía y la picaresca. "Si estás con tus colegas y llega uno con unas zapas o una motillo, le dices 'oh, men, te burlaste', es como te ves bien. También se usa cuando estás con alguien, te paran los agentes, pasas un rato con ellos, se van y tu colega te pregunta si se lo han llevado. Tu le dices que no y se lo enseñas. Es ese 'ala, te has burlao hermano'. Se atribuye a la picardía y a burlarse del sistema, hermano", ejemplifica Edu. Más allá del cacheo de los agentes, ¿España tal y como está necesitaría más 'burlaos'? "No lo dudes. Todo el mundo. El postureo en 2016... ya basta. Estamos en una época en la que no hay que esconderse de nada siempre y cuando no hagas daño a los demás. Ya es hora de decir soy así y pienso esto. Si algo no te gusta del sistema hay que decirlo abiertamente", remacha.

'Neighborhood Warriors', de LFAM Madrid

Sus temas, a pesar de la primera impresión inicial, esto es el barrio, los amigos y los porros, intentar con suerte desigual ir más allá y tocar la crítica social. Esa la esencia original, al fin y al cabo, del rap y de la música hecha en la calle que ellos defienden. "Para mí esta música siempre ha sido una herramienta más de protesta para los que no tenemos otros medios", asegura el televisivo cantante.

"Escribo esta mierda como vía de escape", o "si te quejas, te condenan" y "te ahogan con las deudas" dicen en sus últimos temas. En otros abordan la violencia machista, los embargos o la crisis económica. Sin embargo, son conscientes de que su mensaje queda para muchos diluido por su aspecto de fumados, pero, puntualiza Carlos, "no hay que confundir". "Nosotros nos mostramos como somos, pero en ningún momento le decimos a los chavales que fumen porros o que hagan esto o aquello. Nosotros no somos un referente de nadie".

Tampoco juega a su favor que el trap y muchos de sus géneros cercanos que ahora barren entre los jóvenes en la red cada vez se centran más en enfoques y letras superficiales y a veces machistas. Ellos lo tienen claro. "Se promueve tener más huevos que el otro y pisarse. No nos gusta. La gente debería unirse y, sobre todo, contra los que nos putean de verdad. No se dan cuenta de que estamos todos jodidos y nos tienen puteados tres de arriba con dinero que hacen que nos matemos entre nosotros. Eso es lo que nos gusta criticar en nuestras canciones", incide.

Por eso, explica el trío, la política les queda más que lejana. "Yo no creo en política. Esto está controlado para que los cuatro de siempre saquen dinero y que, de paso, la gente se pelee entre ella porque uno es de derechas y el otro de no sé qué, mientras ellos se ríen de todos como amigos", resume Carlos. De hecho, ni los partidos emergentes ni Podemos satisfacen su desafección. "No me fío de ningún político. Cuando entran, aunque lo hagan con buenos valores, se corrompen. El sistema de ahora es una mierda que consiste en que nos jodamos los de abajo y los de arriba tenga cada vez más poder y dinero. Y mientras nosotros somos sus esclavos".

"Claro que la industria discográfica corrompe"

A la par que preparan su 'puesta de largo' en este primer concierto en solitario -con invitados sorpresa- del viernes, LFAM Madrid tienen claro que van a seguir subiendo sus vídeos a Youtube y trabajando por su cuenta. "Youtube te da libertad y te puedes sacar un poco de dinero, un poco de ayuda que nunca viene mal, pero sobre todo te da capacidad para hacer lo tuyo. No tienes que estar pendiente de qué quieren de ti las discográficas. Si alguna vez hacemos un disco, lo haremos nosotros como podamos. Luego te quieren meter mano por todos lados y acaban jodiendo tu esencia", señala Carlos. Eso sí, con esto "no comes. Lo hacemos porque nos gusta vaya bien o mal. Mientras la gente quiera, ahí estaremos".

'Lucky Strike Boy', de LFMA Madrid

"Claro que la industria discográfica corrompe", responde Eduardo. "Yo no me he planteado voy a vivir de esto. Si el día de mañana tuviera la grandísima suerte de vivir de la música me sentiría el tipo más afortunado de este puto planeta. Lo fácil es hacer lo que hacen muchos artistas: firmar un contrato por x cantidades, a veces desorbitadas, y dejar de ser tu mismo. Yo por dinero no haría eso. Porque un tío me ponga 20.000 o 40.000 euros no va a hacer conmigo lo que quiere. No me va a poner en un vídeo con tías moviendo el culo para decirle a los chavales que hay que ser el más malo", apostilla.

Esto nos lleva a hablar de televisión y su paso -o mejor dicho, su salida- por 'Aquí no hay quien viva' y 'La que se avecina'. "¿Por qué lo dejé? Siempre he sido muy guerrero y cuando algo no me parece bien, para bien o para mal, no me he callado. Eso te genera conflictos", dice sin ahondar en el tema en un principio. Después se moja más subrayando un "y esto ponlo". "No he enterrado la televisión. Yo he enterrado a Alberto Caballero [director, guionista y productor de ambas series] y lo digo claro. A día de hoy ya no me tengo que cortar. A currar con otros compañeros y equipo sí volvería a la tele, pero a currar con un tío con el que yo me he portado bien -que yo era un niño y me hacían hacer cosas que no se deben hacer a un niño y yo ni he protestado- y lo que hace es darme caña y llamarme porrero. Pues creo que te deberías meter la lengua en el culo. Creo que me he portado bastante bien con esa gente. He currado como un negro allí y te tiran ahora pullas. En vez de valorar lo que tenéis, lo machacáis. No abuses ni me tires pullas y digas que si soy un porrero. Sí, chulo, fumo porros, pero lo sabe toda España ya. No es nuevo. Corta el rollo". Aviso también para aquellos que se quedan con esa imagen y no miran más allá en su música.

Se llaman LFAM Madrid, aunque todo el mundo los conoce como Los Burlaos. Si necesitan más pistas, quizás sea suficiente decirles que el niño de 'Aquí no hay quien viva', Josemi, revolucionó la red el verano pasado con un videoclip junto a su grupo de trap en la que salían 'morados'. Los titulares hablaron entonces de "juguete roto", "metamorfosis decadente", "rapero porreta"... Todo un escándalo descubrir que el entrañable chavalín de la tele se había convertido en un espigado adolescente que le daba a la marihuana. Pero más allá de este primer tema (que sumó, por cierto, más de 7 millones de visitas) en el que hicieron célebre esa expresión de 'estar burlao', LFAM Madrid ha seguido con la música impertérrito a las críticas. Suman más de una decena de temas en Youtube, han dicho que no a dos discográficas porque quieren ser los dueños de su carrera y han arriesgado su dinero para dar un concierto el próximo 17 de junio en la sala Shoko donde, además, grabarán un videoclip con sus fans. A primera vista, y yendo más allá de esa polémica inicial, la cosa suena a tener las ideas claras.

Música
El redactor recomienda