se publica el libro de Los papeles de panamá

"La élite global crea su propio sistema legal: hace fuera lo que está prohibido en su país"

Los periodistas que recibieron los primeros datos de la mayor filtración de la historia cuentan la parte menos conocida de la investigación que puso en jaque al mundo 'offshore'

Un cambio de paradigma en la sociedad del siglo XXI, donde el capital ya no es suficiente para configurar la estructura social, sino que se busca un paso más: pagar menos impuestos posibles. Es así como podría resumirse la sociedad moderna que desdibujan los papeles de Panamá, la investigación periodística cuya versión en libro sale a la venta este martes en España de la mano de Ediciones Península (Planeta)

"No es descabellado pensar que en el mundo real se está implantando un sistema de dos clases de personas, en el que unas pagan sus impuestos religiosamente… y las otras, gracias a los medios y recursos a su alcance, pueden decidir por sí mismas cuándo y cuánto pagar en concepto de impuestos, y hasta si los van a pagar siquiera". Con estas palabras, Frederik Obermaier (Eggenfelden, Baviera, 1984) y Bastian Obermayer (Rosenheim, Baviera, 1977), los periodistas alemanes del 'Süddeutsche Zeitung' que recibieron de una fuente anónima más de 11,5 millones de documentos internos de Mossack Fonseca, resumen la actividad del despacho panameño que se encuentra en el ojo del huracán desde la publicación hace ya dos meses de los papeles de Panamá. La edición de Península cuenta además con un epílogo español en el que Daniele Grasso, de El Confidencial; Joaquín Castellón, de LaSexta, y Mar Cabra, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), cuentan la intrahistoria de la exclusiva en España.

A lo largo de 460 páginas que se leen con una facilidad asombrosa, el libro aborda las cuestiones tanto económicas como informativas que han configurado la mayor investigación periodística hasta la fecha. "¿Compartir una información exclusiva con medios de todo el mundo? Ha sido algo muy natural", explica tranquilo Bastian, el mayor de los 'hermanos Obermay/ier'. Hermanos de sangre no lo son (aunque "desde hace un año es como si estuviéramos casados", bromean), pero así les apodan en su redacción. Entre tanto plumilla, en ningún momento se deja a un lado la persona que hizo posible todo esto, John Doe, el nombre que adopta la fuente de los periodistas alemanes, un apodo utilizado en el mundo anglosajón para identificar a un anónimo.

La fuente muestra su lado humano, más allá de los mensajes electrónicos con los que contactó con los periodistas. Deja entrever temores, preocupaciones e incluso incredulidad ante algunas revelaciones contenidas en los documentos que proporcionaba al equipo.

La combinación de capítulos económicos y aquellos que se centran en la manera de actuar de los beneficiarios de estas estructuras societarias se alternan con los que narran los retos de formar, organizar y coordinar un equipo de más de 370 periodistas de investigación de un centenar de países. Las escenas donde prima la tecnología -búsquedas ‘online’ entre los documentos y compartir información en una redacción virtual encriptada- se alternan con los encuentros en persona del equipo de periodistas en Washington, Múnich, Johannesburgo y Lillehammer (Noruega).

No faltan detalles de los encuentros de los periodistas con los protagonistas de sus historias. El viaje hasta la mansión de un espía alemán famoso por rescatar rehenes en medio mundo daría para un guion cinematográfico, y la búsqueda de la verdad, pregunta tras pregunta, sobre las sociedades opacas de un directivo de Siemens hacen que el lector contenga el aliento hasta la última línea.

La división entre el 1% y el 99% nos es solo una sensación. Es la pura realidad

La división entre el 1% de superricos del mundo y el 99% de la población mundial restante flota durante todo el libro hasta el punto de protagonizar varios capítulos. "La sensación de que ‘los de arriba’ pueden hacer lo que quieran no es únicamente una sensación en el mundo de las finanzas. Es la pura realidad", aseguran los periodistas del 'Süddeutsche Zeitung'.

Las rotundas afirmaciones de 'los Obermay/ier' se sustentan en los múltiples casos de superricos, políticos y personas próximas al poder que han usado los servicios de Mossack Fonseca y las leyes internacionales para ocultar su patrimonio y librarse de esta forma de sus obligaciones fiscales. "Los miembros de la élite económica internacional crean prácticamente su propio sistema legal. Lo que no se puede hacer en un país determinado, se hace en otra jurisdicción".

Las dudas que el lector puede tener sobre las intenciones de John Doe para destapar el caso son las mismas que se plantean al principio de la investigación Bastian Obermayer y Frederik Obermaier. Pero, a fin de cuentas, "lo decisivo no es la fuente, sino el material". Los periodistas alemanes, y con ellos los que hemos colaborado con ellos para destapar el opaco mundo 'offshore', entendieron que la materia prima era buena nada más cruzar los primeros datos con la información pública disponible en los registros mercantiles. Esos registros que, por su transparencia, han permitido que se expusieran las mentiras del hoy exministro José Manuel Soria.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios