celebra su 25 años del aniversario

Cuando Bella conoció a Bestia o cómo Disney creó su primera heroína

Fue la primer producción de los estudios que contó con una mujer como guionista principal. Y a la estadounidense Linda Woolverton no le gustaban las princesitas

Foto: Una protagonista femenina que sabía lo que quería. (CC)
Una protagonista femenina que sabía lo que quería. (CC)

Él era un tipo egoísta y desagradable al que la vida (y algo de magia) convirtieron en una bestia; ella, una chica culta de clase obrera con un pretendiente garrulo y un padre algo excéntrico. Ella tuvo que casarse con él por compasión y para pagar una deuda, y al final, de tanto encontrarse por la casa, se acabaron enamorando. Y ella, lo cambió.

A excepción de algunas licencias poéticas y un final almibarado, en esencia podría tratarse de cualquier historia romántica e incluso algo mundana, aunque sea, ya lo habrán adivinado, 'La Bella y la Bestia'; o al menos su versión de dibujos animados (1991) basada en la adaptación 'soft' que escribió Madame Lepreince Beaumont –una historia censurada y recortada en la que Bestia no se pone pesado con sus peticiones sexuales ni es un monstruo con trompa de elegante, como ocurre en el original de Villeneuve–.

'La Bella y la Bestia', que cumple hoy un cuarto de siglo, es en más de un sentido un filme de Disney diferente a sus predecesores: por un lado, fue la primera película de animación en ser nominada a un Oscar y también la primera producción de la factoría en contar con una mujer, Linda Woolverton, como guionista principal. “Fue muy difícil cambiar el punto de vista que Disney tenía de las princesas”, contaba la estadounidense en una entrevista a 'Time', ya que el proyecto le fue encomendado en un momento en que filmes como 'La sirenita' habían saturado de estereotipos de mujer débil y manipulable a los estudios y buscaban algo diferente, aunque el cambio no podía producirse de forma radical.

Cuando Bella conoció a Bestia o cómo Disney creó su primera heroína

Por eso fue ella quien decidió convertir a Bella en voraz lectora: “Tras el movimiento de liberación de la mujer ya no podíamos seguir creando heroínas insípidas, así que conjuré a Bella. Podía seguir siendo una princesa de Disney, pero pensar por sí misma y salvar a su padre, y no necesariamente ser salvada”, cuenta Woolverton, quien no tiene reparos en admitir que la mayoría de los cuentos clásicos transmiten una imagen sesgada de la mujer y traicionan la conciencia moderna de que ellas pueden tener una experiencia tan enriquecedora del mundo como ellos. "Ellos (Disney) sabían que yo tenía una sensibilidad feminista y aunque nunca tomé partido en marchas, quería hacer cosas por mí misma, al igual que Bella", explica. 

La guionista de 'La Bella y la Bestia' fue también la creadora de 'Maléfica', uno de los personajes con más matices de Disney

La guionista también introdujo otros cambios en su versión de la película; por ejemplo, eliminó la figura de la tía y la hermana que intentaban convencerla para que se casara con Gastón, el villano sin clase que la corteja hasta rozar el acoso. Asimismo, se basó justamente en la interpretación que hizo Katherine Hepburn de Jo March, la hija escritora e independiente de 'Mujercitas' para crear a su personaje femenino. 

Mulan, Alicia, Nala en el 'Rey León'... Todos fueron personajes femeninos en cuya creación participó Linda Woodverton, labrando poco a poco el camino que la llevaría a 'Maléfica', su heroína compleja y con mayores matices que, como admite, fue creciendo a fuego lento en su cabeza durante años."Maléfica es para mí otro paso hacia adelante. Siento que estoy teniendo éxito y me siento orgullosa de este avance", concluye.

El perverso 'érase una vez'

Sin embargo, para la semióloga María José Sánchez Leyva, 'La Bella y la Bestia', al igual que otras películas de Disney a partir de los 90 “sostiene que los personajes femeninos han abandonado su fuerte estereotipación para convertirse (por obra y gracia de Pixar) en mujeres complejas si no feministas, claro, si alejadas de los estereotipos de género. Desde mi punto de vista nada más alejado de la realidad”.  Y apunta que “las películas de animación para niñxs siguen persistiendo en los roles tradicionales de género y en un sexismo intolerable. Los personajes femeninos han cambiado indudablemente, el impacto de lo políticamente correcto ha hecho mella y no resultaría adecuado para la industria. Sin embargo, aunque ellas empuñen armas, no quieran casarse o abandonen sus pasividades, la discriminación persiste. Lo que sucede es que nos pasa desapercibida”.

'Mulan'.
'Mulan'.

Según Sánchez Leiva, la discriminación es ahora más sutil, producto de los cambios jurídicos y políticos que condenan su expresión abierta. “Incluso para las propias mujeres que vemos 'Mulan' y nos alegramos de una protagonista de esas características y hasta con 'Frozen' imaginamos para nuestras niñas otros modelos”.

También Pocahontas es hija de la globalización: “En las dos últimas décadas hay una nueva visibilidad de los asuntos de mujeres en el escenario mundial. Pero al mismo tiempo el feminismo ha sido cuantificado para el consumo del mercado global de las ideas”. Una suerte de feminismo de libre mercado, que diría 

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios