MUROS LIBRES O DE LAMENTACIONES

El Ayuntamiento de Madrid destruye el mural de Jack Babiloni: "Es vandalismo"

El artista que realizó el emblemático fresco de la calle Orellana asegura que la obra volverá a aparecer en la pared en cuanto llueva porque utilizaron pintura y rodillo

Foto: 'Todo es felicidá' desaparece tras ocho años embelleciendo Madrid. (J.B.)
'Todo es felicidá' desaparece tras ocho años embelleciendo Madrid. (J.B.)

Concibió su obra para que durase 500 años y el Consistorio de Madrid la ha destruido en tan solo 10 días. O eso creen ellos. Porque Jack Babiloni, el artista urbano que realizó el emblemático fresco de la fachada del palacete de la calle Orellana 8, augura que, debido a la ignorancia de los operarios municipales, su obra volverá a aparecer en cuanto llueva. “Empleé una técnica de fresco al silicato que apenas conocen los técnicos y ellos la han limpiado utilizando pintura y un rodillo cuando debían haber demolido. Tengo la sensación de que volveremos a verla”, ha explicado el artista en una entrevista concedida a El Confidencial.

Un pronóstico que llenaría de satisfacción a los vecinos y admiradores del espectacular fresco, que se indignaron con la iniciativa municipal porque 'Todo es felicidá' aportaba mucho de su nombre al barrio. Aunque, como advierte Babiloni, de emerger, lo hará “como un espejo empañado”.

[Actualización: La asesora del área de Gobierno de Urbanismo y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, Sandra Pérez, se ha informado a 'El Confidencial' que a pesar de haber ejecutado la orden de eliminar el fresco del palacete de la calle Orellana, la concejalía se mostró en desacuerdo con la destrucción de esta obra emblemática e intentaron mediar con la comisión de Patrimonio Cultural responsable de la orden de destrucción para que reconociera el valor artístico de la obra de Babiloni. Asimismo, Pérez ha señalado: “No nos quedaba más remedio que cumplir la ley porque ya existía un expediente de ejecución y tres informes negativos, pero estábamos en contra de la desaparición del fresco”.]

Así ha quedado el edificio a falta de retirar el andamiaje. (DF)
Así ha quedado el edificio a falta de retirar el andamiaje. (DF)

El proyecto que desarrolló el artista en mil metros cuadrados de la fachada se alzó del 4 al 28 de marzo de 2008 durante 15 días sin descanso en los que trabajó, como suele hacer, "sin ayudantes ni operarios". Fue un encargo que le hizo el aparejador Luis Cercós, quien propuso a los dueños del inmueble restaurar el interior de este palacete decimonónico sin renunciar a la originalidad de decorar los muros. 

Y aunque una de las frases que el artista pintó en la 'picassiana' fachada rezaba 'No es país para honestos', lo cierto es que pesaba una amenaza sobre el edificio desde 2009, cuando el anterior Gobierno municipal emitió una sanción porque se estaban realizando obras en el interior del inmueble sin contar con las licencias pertinentes. “No hubo ilegalidad, sino alegalidad -señala el artista-, porque los permisos estaban pedidos y las tasas, pagadas”. No obstante, recuerda Babiloni, la infracción urbana de la que se les acusaba no incluía su fachada. 

Un oxímoron de manual

Jack Babiloni, pintando 'Todo es felicidad'. (JB)
Jack Babiloni, pintando 'Todo es felicidad'. (JB)

“Es vandalismo institucionalizado. Ellos dijeron: 'Nos cargamos esto porque podemos'”, cuenta, y añade que la destrucción de 'Todo es felicidá' es la prueba de que el ayuntamiento no respeta el derecho de todo ciudadano a acceder al arte gratuito. “No era obligatorio repintar la fachada. Este tipo de iniciativas son fruto de una sociedad decadente y coartan a los promotores, que no querrán contratar artistas intencionales para realizar trabajos en el espacio público”, dice. Además de perjudicar la economía local, ya que “muchos negocios abrieron cerca por la singularidad del edificio y ahora se tiran de los pelos”.

Babiloni califica lo ocurrido de "oxímoron extremo", porque la destrucción de este fresco sucedió un día antes de que Mayer anunciase en el pleno un plan para mejorar el paisaje de Madrid empleando arte urbano y la posibilidad de crear "muros libres" para que los ciudadanos puedan expresarse en ellos. Está molesto porque ningún gestor público se dirigió a él. El artista intentó comunicarse tanto con la alcaldesa Manuela Carmena como con la concejala de Cultura, Celia Mayer, para proponerles realizar otra obra “el doble de grande y mucho más fuerte que sirviese como emblema a la ciudad”, sin obtener respuesta. 

El Ayuntamiento de Madrid destruye el mural de Jack Babiloni: "Es vandalismo"

Sin embargo, la obra de Babiloni solo tiene en común con los grafitis su condición pública y urbana. 

Creatividad extramuros

Quería traer la mitología grecorromana al siglo XXI y lo hizo sobre la fachada de un palacete de mediados de siglo XIX. Jack Babiloni trabaja solo, sin bocetos ni preparativos -"mi forma de trabajar es muy conocida"-, y siempre incluye en sus contratos una cláusula de libertad creativa que le otorga el derecho a modificar el fresco mientras dure el proceso. Cuando en 2008 se le encargó la realización de la obra, optó por poblar las paredes de titanes, dioses y mortales, e iba modificando, incluyendo y recolocando personajes a su antojo.

"Los sectores públicos podrán destruir las obras pretéritas, pero no las que están por venir"

Admite que no entiende el revuelo que causó en su día el fresco, ya que su singularidad es compartida con otros dos murales: en 1992, Carlos Franco realizó una obra colosal para la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor, y también existe un fresco de Mingote en la calle Duque de Osuna. "Es una pena, porque hasta hace unos días eran tres... 'Todo es felicidá' era una de ellas. Pero quiero que se sepa algo: los sectores públicos podrán destruir las obras pretéritas, pero no las que están por venir", concluye, no sin antes advertir que aún habrán de llegar más frescos y de dimensiones espectaculares.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios