¿Y después del centenario?

Las luces y sombras de la búsqueda de los huesos de Cervantes

Un documental recoge, con imágenes inéditas, los trabajos arqueológicos no exentos de polémica que dieron con los restos del príncipe de las letras

Foto: Excavación en la cripta de las Trinitarias (Efe)
Excavación en la cripta de las Trinitarias (Efe)

"¡Adiós, gracias; adiós, donaires; adiós, regocijados amigos; que yo me voy muriendo, y deseando veros presto contentos en la otra vida!". Lo escribió Miguel de Cervantes en plena agonía antes de morir. Lo que no esperaría nuestro ilustre escritor es que esa agonía iba a vivir uno de sus episodios claves en pleno siglo XXI con 'la otra vida' de sus huesos como protagonista y el IV Centenario de su muerte como telón de fondo. El resultado: una concatenación de luces y sombras de las que sería digno de comprobar qué opinaría la afilada retranca de su pluma.

¿Es Cervantes?

Marzo de 2015. Rueda de prensa multitudinaria en el Ayuntamiento de Madrid. "Estamos convencidos de que tenemos algo de Cervantes", explicaba Francisco Etxeberría, el prestigioso antropólogo forense que dirigió el proyecto arqueológico, conocido como 'Operación Cervantes', puesto en marcha un año antes para buscar los huesos del escritor en la Iglesia de San Ildefonso del Convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid. En la cripta apareció una caja de madera con reducciones óseas (la llamada reducción 32) de la primigenia iglesia en la que fue enterrado el escritor, que contenía restos óseos de al menos 15 individuos. Entre ellos, había esquirlas de los huesos de Cervantes aunque, matizaba, "no podemos hablar con certeza absoluta porque no hay ADN".

El hallazgo, que llevaba meses ocupando titulares y portadas de todo el mundo desde la aparición de un frontal de un ataúd con las iniciales M.C., que después se comprobó nada tenía que ver con Cervantes, se deshinchó tan rápido como se había hinchado. Se había encontrado algo de Cervantes, pero poco. O al menos parecía poco impresionante para lo esperado. "Veníamos con el sueño de encontrar un esqueleto" con las características físicas de Cervantes, es decir, muy desdentado, con el brazo izquierdo atrofiado, heridas de arcabuz..., cuenta Etxeberría en el documental 'Cervantes, la búsqueda', dirigido por Javier Balaguer, que se grabó durante todo el tiempo que duró la excavación arqueológica. En el filme, el único que recorre todo el proyecto desde dentro, muestra ahora imágenes inéditas del proceso de búsqueda del príncipe de los ingenios (se estrenó anoche y se podrá ver el sábado en varios canales autonómicos como Telemadrid o Castilla y León TV).

En mayo llegaba la prueba definitiva. Francisco José Marín Perelló, historiador encargado de revisar los documentos guardados por las monjas de clausura del convento, descubre un apunte del 8 de octubre de 1697 en el libro de cuentas en el que se detalla el pago de 13.600 maravedís al sepulturero Miguel Hortigosa para trasladar los restos de los difuntos enterrados en la iglesia vieja, entre ellos Cervantes y su mujer Catalina, a la nueva. Fue la evidencia documental e histórica que faltaba para confirmar que esos restos eran de Cervantes, ya que se descartaron rápidamente las pruebas de ADN por lo costoso que resultaría hacerlas a los cientos de restos óseos de las monjas del convento de Alcalá de Henares donde descansan los huesos de su hermana Luisa.

Quedaba zanjado el debate entonces y constatado que eran los huesos de Cervantes por evidencias documentales, históricas y antropológicas. ¿Entonces por qué quedó tan minimizado el asunto? "Parece que esperaban encontrar a Cervantes con la pluma en una mano y 'El Quijote' en la otra". El impulsor del proyecto para recuperar los huesos de Miguel de Cervantes, Fernando de Prado, define así la 'decepción' mediática, en parte porque "se habían creado unas expectativas por encima de lo que había", y la "cobardía" política asociada a la aparición de las esquirlas de los huesos. "Yo estaba seguro de que se iba a encontrar a Cervantes, la pena es que todo el mundo se había hecho la ilusión de ver los huesos, el cráneo o el brazo izquierdo. Al no tenerlo, todo el mundo cree que es un fracaso, pero no lo es ni mucho menos".

Rencillas internas

Este historiador, especializado en genealogía e historia militar, fue el impulsor e ideólogo de la búsqueda de Cervantes: inició la investigación, implicó a las instituciones y buscó la financiación. Y también es quien finalmente quedó apartado del proyecto cuando este empezaba a andar, tal y como relata a este periódico. Tanto fue así, añade, que se enteró del hallazgo de los restos del escritor una hora antes de la rueda de prensa que probaba su tesis. Esta es una de las sombras de un hallazgo que, asegura, a día de hoy le ha costado más disgustos y dinero que satisfacciones.

"Yo hice la investigación inicial y de ahí sale el proyecto de viabilidad", relata. Pero al firmar el convenio el Ayuntamiento con Aranzadi queda relegado, señala. Con las relaciones cada vez mas deterioradas, explica, Etxeberría le pide en octubre de 2014 que investigue los documentos del convento. "Hasta entonces yo he pagado todo de mi bolsillo, no tengo dinero, estoy en el paro y les pido 200 euros al mes", cuenta. Se niegan y entra Marín Perelló a formar parte del equipo. Desde entonces su nombre ha sido apartado de la Operación Cervantes. "Desaparezco porque otros quieren protagonismo", añade.

Etxeberría también da su versión de los hechos: "Me entristecen sus palabras y, además, hay cosas que no son como las cuenta. Nunca me había pasado algo así en un equipo de investigación. Jamás". El proyecto se dividió en distintas fases y se dieron cuenta de que "había que reforzar el contenido de investigación histórica y afortunadamente se hizo" con la llegada de Marín Perelló, zanja.

Homenajes ¿porque toca?

Sea como fuese, De Prado pone el acento en un debate que ha estado encima de la mesa en este último año: ¿nos acordamos de Cervantes solo por el aniversario? "Se está festejando porque hay que hacerlo, pero lo que menos importa es Cervantes. Hay que hacerlo porque permite salir en la foto, cobrar y tener presencia en un acto. Sin embargo, ninguna autoridad irá a poner un ramo de flores el sábado en la tumba de don Miguel", se queja. El miércoles fueron el ministro de Cultura y la vicepresidenta, Íñigo Méndez de Vigo y Soraya Sáenz de Santamaría. También de que no se haya hecho un funeral de Estado por el más ilustre de nuestros escritores. No hay ningún acto previsto para mañana en las Trinitarias aunque sí habrá varias actividades en el Barrio de las Letras, como un cortejo fúnebre que irá del corral del Príncipe hasta la iglesia. El problema, añade, "es que aquí se politiza todo".

Sáenz de Santamaría y Méndez de Vigo poniendo una corona de flores en la tumba de Cervantes el pasado miércoles (Efe)
Sáenz de Santamaría y Méndez de Vigo poniendo una corona de flores en la tumba de Cervantes el pasado miércoles (Efe)

El retraso y la escasa concreción de las celebraciones del IV Centenario de la muerte de Cervantes ya ha sido también objeto de discusión, especialmente comparadas con las inglesas a propósito de Shakespeare. "Hace falta un programa cultural, no científico", analiza Etxebarría, que en el documental habla del "desconocimiento y desinterés" inicial de las instituciones por el proyecto arqueológico. "Se pueden generar materiales didácticos para centros escolares de los huesos, con el documental por ejemplo, de la vida y la obra de Cervantes". "Si compras 100.000 'quijotes' y los repartes, habrás conseguido que cojan polvo. No se van a leer más por regalarlos. Se va a leer más si despiertas el interés por el autor como ha conseguido la búsqueda de los restos", coincide De Prado. 

"Cervantes debería ser un proyecto de Estado", añade Balaguer, cuya película explica que ha financiado en su totalidad. "Lo ideal será y debe ser darle continuidad y que realmente el príncipe de las letras tenga esos honores y esa representatividad que merece aquí, en el Barrio de Las Letras, con un proyecto que implique a todas las administraciones y sirva a nivel cultural y también como reclamo turístico, que eso no es malo". El Centenario lo ha vuelto a poner en el mapa, pero ¿por cuánto tiempo?

Las comparaciones son odiosas

120.000 euros fue la inversión hecha por el Ayuntamiento para financiar la búsqueda de los huesos de Cervantes. Se gastaron 97.000 euros, confirma Etxeberría en 'Cervantes, la búsqueda'. El documental añade otro dato ejemplo demoledor: en 2015 Inglaterra gastó 7,5 millones en las excavaciones arqueológicas en la última casa de Shakespeare. ¿Más ejemplos? En 2002 se llevaron los restos mortales de Alejandro Dumas al Panteón de los Hombres Ilustres de París con un funeral con honores de Estado. 

Francisco Etxeberría junto a la tumba de Cervantes (Efe)
Francisco Etxeberría junto a la tumba de Cervantes (Efe)

"Si alguien se sonroja al comparar será por algo", opina el director y productor. "Aquí todos los ciudadanos dudan si un político se implica y decimos que quiere salir en la foto. Pero es pertinente que haga presencia, me da igual que sea el alcalde o la alcaldesa. No sé por qué no se piensa en la manera de vincular cultura, Cervantes y Madrid" y sacarle rendimiento, añade Etxeberría. "Muchos piensan que es una vulgaridad unir la cultura con el turismo, pero ¿por qué no? Lo cultural da juego al sitio para que sea visitable con más detalle, se desarrollen más proyectos y se rinda homenaje de verdad a Cervantes".

Cervantes, el hombre y el reclamo turístico

Cervantes, el hombre a la sombra del mito y de su genialidad literaria, es el que ha emergido también con la búsqueda de sus huesos. Su azarosa vida, su personalidad, sus otras obras más allá de 'El Quijote' y lo que las motivaron. "Un viaje del mito a la persona" o a ese "fracasado genial", como define a Cervantes el presidente de la RAE, Darío Villanueva, en la película de Balaguer. "La búsqueda de los restos de Cervantes ha hecho que la gente se fije otra vez en Cervantes el hombre", opina De Prado por su parte. Agrega que desde que comenzó la búsqueda, por ejemplo, en Wikipedia se multiplicaron por seis las consultas sobre el padre de Don Quijote y se han batido récords de turismo en la ciudad. Además, habla de que toda la información generada por el hallazgo se ha valorado en un impacto mediático de alrededor de 180 millones de euros.

"Ha sido el acto relacionado con Cervantes de mayor impacto internacional y va a seguir siéndolo porque se ha convertido en un lugar de peregrinación. Los actos de este centenario empiezan y acaban, pero esto ya ha generado muchísimo dinero y lo seguirá haciendo". En este sentido, reivindica Balaguer, "este documental trata de mostrar de principio a fin cómo se encontraron los huesos de Cervantes, lo triste es que realmente no hay unión en torno a la figura del máximo exponente cultura y de la lengua española, ni se dejen aparte las rencillas políticas" para seguir ensalzándole con un proyecto de futuro "que hoy no existe". Cervantes, remacha, "es un personaje que debe unir a todo el mundo y por el que España debe trabajar".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios