Goya: El genio alucinado que embrujó a grandes cineastas
  1. Cultura
270 aniversario del nacimiento del artista

Goya: El genio alucinado que embrujó a grandes cineastas

Visionaria y crítica a partes iguales, la extraordinaria obra del pintor aragonés conquistó a directores como Buñuel, aunque éste detestara que se lo recordasen

placeholder Foto: Fernando Rabal fue el actor que más veces interpretó al pintor. ('Goya en Burdeos')
Fernando Rabal fue el actor que más veces interpretó al pintor. ('Goya en Burdeos')

Sus pinturas negras, como la terrible 'Saturno devorando a sus hijos' que decoró los muros de la Quinta del Sordo, todavía provocan estremecimientos y sus majas, han sido objeto de fascinación e inspiración a lo largo de la historia. Hoy, 270 años después de su nacimiento, las turbadoras alegorías de Francisco de Goya y Lucientes siguen influyendo a los cineastas, tan atraídos por su obra como por el enigmático personaje. Le ocurrió a Buñuel y también a Saura, a Vicente Aranda y a José Luís Garci. No es de extrañar que el galardón más celebrado de la industria del cine español lleve su nombre: Goya.

Revolución y monstruosidad

Mucho se ha hablado de los paralelismos entre la obra de Goya y la de Buñuel, de la influencia que ejerció el primer en el segundo, aunque al cineasta aragonés no le gustaba demasiado que lo comparasen con su tocayo. Su afinidad, más allá de una sordera compartida y su lugar de origen, residía en una cierta predilección por la monstruosidad, por la poética de la violencia.

Las referencias en sus películas son claras –el primer guión de Buñuel, por ejemplo, se titulaba precisamente 'Goya'–, así como multitud de escenas que parecen recrear directamente los cuadros del pintor: las imágenes de enanos en 'Las Hurdes' y 'Tierra sin pan' remiten a los bufones goyescos; en 'Un perro andaluz' hay una referencia a dos pinturas negras de Goya (El Perro y Duelo a Garrotazos); la reproducción del cuadro de 'La maja desnuda' aparece en la escena del casino de 'La hija del engaño' y 'En el fantasma de la libertad' (1974), la obra 'Los fusilamientos del 3 de mayo en Madrid' planea en varias secuencias. Y todo pese a que el propio Buñuel afirmó más de una vez: “Detesto hacer 'películas de arte' metiendo en ellas referencias pictóricas”.

En la cinta 'Llanto por un bandido', Carlos Saura evoca el cuadro 'Duelo a garrotazos' de Goya en una de las escenas más violentas del cine

Carlos Saura, por su parte, también se ha sentido en comunión con la faceta más revolucionaria del artista aragonés y muchos de los planos empleados en sus películas contra la dictadura franquista están influenciados por el maestro. No obstante, es la cinta 'Llanto por un bandido' donde la relación entre Saura y Goya es más evidente, sobre todo en la famosa y violenta escena que evoca el cuadro 'Duelo a garrotazos' y que ha sido uno de los mejores símbolos para representar la Guerra Civil. Curiosamente, años más tarde Bigas Luna también la parodiaría, aunque con Pata Negra y en 'Jamón Jamón' (1992).

También otro cuadro de Goya, el retrato de Fernando VII, ha aparecido en numerosas ocasiones en el cine; sin ir más lejos, en el filme 'Luz de domingo' (2007), de José Luís Garci, y en 'Carmen' (2003), de Vicente Aranda, donde interpelaba al espectador con su porte arrogante, despótico.

Deseo y voluptuosidad

A Goya le tocó vivir una época sombría, marcada por la decadencia y la crueldad; sin embargo, la sensualidad de sus majas, tanto desnudas como vestidas, enervó la imaginación de cineastas como el norteamericano Heny Koster, quien en 'The Naked Maja' (1958) visitó la relación entre el pintor y la duquesa de Alba, interpretada por Ava Gardner. Más tarde llegaría 'Goya, historia de una soledad' (1971), dirigida por Nino Quevedo y protagonizada por Francisco Rabal, el actor que más veces encarnó al genial artista. Si bien se produjeron otros filmes ambientados en su figura tras la Guerra Civil y durante el franquismo, algunas de las cintas más emblemáticas son bastante recientes, como 'Goya en Burdeos' (1999), de Carlos Saura, donde el pintor, exiliado en Burdeos a los 82 años, reconstruye su vida para la última de sus amantes.

Volunptuosidad, muerte y deseo marcan, como no podía ser de otro modo, la obra de Bigas Luna; en 'Volavérunt', basada en una novela de Larreta, la misteriosa muerte de la Duquesa de Alba desemboca en una trama palaciega en la que Penélope Cruz dará vida a Pepita Tudó, la famosa 'maja' de Goya y Aitana Sánchez Gijón a la propia duquesa.

Con majas o sin ellas, Francisco de Goya fue un visionario que no sólo inspiró y emocionó a la gran pantalla, sino que anticipó las vanguardias del siglo XX.

Francisco de Goya Cine español Carlos Saura Películas Duquesa de Alba Guerra Bigas Luna Vicente Aranda Guerra Civil José Coronado Penélope Cruz Aitana Sánchez Gijón
El redactor recomienda