Ni Manolo Tena lo levantó: el peloteo y el buen rollo hunden 'A mi manera'
  1. Cultura
Pierde la mitad de la audiencia

Ni Manolo Tena lo levantó: el peloteo y el buen rollo hunden 'A mi manera'

El programa que quiso ofrecer una segunda oportunidad a los grandes ídolos del pop español de los ochenta puede acabar convirtiéndose en su tumba

placeholder Foto: Los participantes de 'A mi manera'
Los participantes de 'A mi manera'

'A mi manera', el reality musical de La Sexta que buscaba homenajear a los poperos de los 80 puede acabar convirtiéndose en su tumba. A las acusaciones de puñalada autoinflingida, peloteo y fraude histórico y patetismo televisivo se añaden unas cifras de audiencia en caída libre. A falta de la emisión, este martes, del séptimo y último capítulo dedicado a David DeMaría, el programa ha perdido ya casi la mitad de sus telespectadores. De los 1.560.000 (8'4%) del día de su estreno, el 2 de febrero, a los 848.000 (4,7%) de su última entrega, el pasado 8 de marzo.

[Lea aquí: 'Muere Manolo Tena, la voz rota de la Movida']

El formato, adaptación del programa holandés 'The Netherlands best singers' y producido por Magnolia TV, está a medio camino entre 'Gran Hermano' y 'Operación triunfo'. Cada semana, uno de los siete habitantes de la casa protagoniza la entrega y el resto de sus compañeros versionan sus temas más célebres. Así han ido desfilando Mikel Erentxun (de Duncan Dhu), Nacho García Vega (de Nacha Pop), Marta Sánchez, Antonio Carmona (de Ketama), Manolo Tena y Sole Giménez (de Presuntos Implicados); David DeMaría cierra hoy la temporada. Cada semana la audiencia ha ido cediendo y ni siquiera el leve repunte logrado por un aparentemente rehabilitado Tena el pasado 1 de marzo, con 1.134.000 espectadores y el 6,3% de share, logró salvar los muebles.

Manolo Tena versiona 'Soldados del amor', de Marta Sánchez

El mayor problema de esta apuesta por resucitar a las viejas glorias del pop español ha tenido que ver con el exasperante homenaje interminable que escenifica cada capítulo. Como escribió el periodista musical Nando Cruz: "El chorreo de elogios, contraelogios y autoelogios fue mareante. (...) Sí, 'A mi manera' es un masaje colectivo. La salivación mutua no deja de crecer, como la marea, y cuando el nivel alcanzaba ya el metro de altura y el líquido acuoso cubría parte del sofá de piel negra en el que todos estaban sentados, Sole Giménez se la jugó soltando un 'Nacha Pop era el listón más alto que había en este país' al que Nacho respondió: 'es verdad que nosotros supusimos mucho para mucha gente que vino después, pero es la primera vez que alguien me lo dice así, directamente en persona'. Y todos asintieron. Ni en aquel lejano 'Qué noche la de aquel año' de Miguel Ríos ni en las galas televisivas más entregadas al culto raphaelista se han contabilizado tantos y tantos minutos de cháchara nostálgico-narcisista".

Ni en 'Qué noche la de aquel año' ni en las galas entregadas al culto raphaelista se han contabilizado tantos minutos de cháchara nostálgico-narcisista

'A mi manera' ha retratado con cruel elocuencia al rockero nuevo rico y caprichoso como Mikel Erentxun y sus carísimas botas japonesas o Nacho García Vega y sus gafas de sol siempre puestas. Por no hablar de la impresionante mansión en la que se desarrollan los acontecimientos, un casoplón con piscina, chimena, gigantescas habitaciones y muchos espacios comunes dondre los músicos pueden conversar, contar batallitas y solazarse con la productividad de sus no menos pequeños egos.

Lo que faltó en 'A mi manera'

Pero quizás, amén de una versiones no del todo deleznables, lo mejor del programa haya sido el juicio público abierto en los medios de comunicación acerca de los mitos y leyendas de los años dorados del pop español. Víctor Lenore escribía al respecto: "¿Cuántas veces habían leído ustedes un cuestionamiento de la calidad de Radio Futura? ¿Quién había denunciado que apenas hubo buenos cantantes en La Movida? ¿No va siendo hora de hacer una verdadera revisión crítica de aquellos años?"

En a mi manera ha faltado polémica -lo que algunos han celebrado-, humildad, acidez, protagonistas con chispa o un átomo de malicia e incluso un mejor guion que llevara unas historias demasiadas veces volátiles e inconclusas a buen puerto.

Nega, el rapero valenciano, apostillaba: "He echado de menos a Loquillo, es el personaje que falta para completar la cuadratura del círculo. Imagínatelo indignándose con los políticos después de hacer anuncios para el Banco Sabadell. El programa es el anuncio de Mahou pero de hora y media. Me sobra David de María, no encaja generacionalmente. Yo lo haría en plan competición para que la gente votara. Y que hubiera expulsiones y enfrentamientos. Así evitamos que todo sea una nube de algodón. El programa es una oda a las versiones, a la cultura de la banda tributo. Y empiezo estar ya un poco harto de tanta versión y tanta banda tributo, se nos va de las manos. He visto conciertos de bandas tributo a Metallica o Nirvana de veinte euros la entrada. La gente tiene mucha cara. Vivimos la dictadura del simulacro, de la copia de la copia”.

Marta Sánchez versiona 'Una calle de París', de Duncan Dhú
Música Pop LaSexta Manolo Tena
El redactor recomienda