EL ESCRITOR HA FALLECIDO A LOS 84 AÑOS DE EDAD

Muere Umberto Eco, el último hombre del Renacimiento

Nacido en Alejandría (Italia) el 5 de enero de 1932, el intelectual, escritor, semiólogo y filósofo de prestigio internacional es el autor de la superventas 'El nombre de la rosa'

Foto: Umberto Eco en su estudio (Foto: David Lees/Corbis)
Umberto Eco en su estudio (Foto: David Lees/Corbis)

Todo le interesaba y nada de lo humano le era ajeno: lenguaje, historia, política, arte... Una curiosidad insaciable, renacentista, aliada con una extraordinaria capacidad para popularizar el conocimiento entre el gran público. Umberto Eco (Alejandría, 1932), escritor y semiólogo, autor de 'El nombre de la rosa' y el intelectual italiano actual más conocido en todo el mundo, crítico tenaz de la superstición, la manipulación y el engaño, falleció la noche del viernes en su casa de Milán a los 84 años según informó el diario La República. En 2015 aparecía su última novela, 'Número Cero', una ácida denuncia del periodismo irresponsable.

Cuando, a finales de 1980, el profesor Eco publicó 'El nombre de la rosa' ya era uno de los intelectuales italianos de referencia en ámbitos tan dispares como los estudios semióticos, medievalistas o de cultura de masas, pero aquella quimérica obra, mezcla de novela de detectives, evocación histórica y 'thriller cultural', le iba a convertir en bestseller planetario. El escritor relató más tarde que, al principio, pensaba en una edición limitada y exclusiva para esa extraña historia que transcurría en una abadía medieval del norte de Italia de imponente biblioteca asolada por una demoníaca epidemia de crímenes. Guillermo de Baskerville, un franciscano escéptico y nominalista, y su joven discípulo Adso de Melk, que relata la historia, arribarán en plena oleada de violencia a la abadía para investigar lo ocurrido y mediar de paso en una colosal disputa teológica.

En 2006 'El nombre de la rosa' había vendido 15 millones de ejemplares en todo el mundo -cinco de ellos en Italia- y motivado la publicación de centenares de artículos y estudios, a los que Eco se apresuraría a responder en 1985 en 'Apostillas a 'El nombre de la rosa'. En 1986 se estrenaba la célebre adaptación cinematográfica homónima dirigida por el francés Jean Jacques Annaud, con Sean Connery como Guillermo de Baskerville y Christian Slater encarnando a su pupilo Adso. 'El nombre de la rosa' es un libro inagotable que sigue revelando sus misterios a cada nueva lectura. Y que brinda brillantes homenajes como el rendido al escritor argentino Jorge Luis Borges, camuflado en la personalidad del gran villano de la historia: el bibliotecario ciego Jorge de Burgos.

Muere Umberto Eco, el último hombre del Renacimiento

Cómo dominar el mundo

Ocho años después de 'El nombre de la rosa' (1980), publicó 'El péndulo de Foucalt', la otra gran novela de su trayectoria. Un redondo manual para escépticos que narra la historia de tres intelectuales que inventan un supuesto plan de los templarios para dominar el mundo, el cual, al modo de las profecías autocumplidas, va poco a poco convirtiéndose en amenazante realidad. 'El péndulo de Foucault' fue publicado en Italia en 1988 y se alzó como uno de los libros más vendidos ese año, pese al escaso interés de la crítica. Excepto 'L'Osservatore Romano', órgano oficial de la Santa Sede, que atacó con violencia la novela tachándola de "bufonada, pura charlatanería, profanación y blasfemia".

Umberto Eco, tras publicar 'El péndulo de Foucault' en 1988 (foto: Sergio Gaudenti /Corbis)
Umberto Eco, tras publicar 'El péndulo de Foucault' en 1988 (foto: Sergio Gaudenti /Corbis)

Autor de otras ficciones como 'La isla del día antes', 'Baudolino' o 'La misteriosa llama de la reina Loana', Eco fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el 2000, y a lo largo de su vida profesional también fue responsable de numerosos ensayos sobre semiótica, estética medieval, lingüística y filosofía.

Su primera obra de semiótica fue 'La estructura ausente' (1968), y a ella le siguieron 'Las formas del contenido' y 'El signo' (1973), dos aclaraciones a la primera que acabaron por fundirse en su gran obra sobre la materia, 'Tratado de semiótica general', publicada en 1975. En discursión con Ferdinand de Saussure, fundador de la linguística moderna con su 'Curso de lingüística general', Eco se aplicaba en su estudio a la definición, contenido y delimitación de la nueva ciencia del lenguaje.

Trabajó en la RAI desde 1954 hasta 1958, y después fue profesor agregado de 'Estética' de 1962 a 1965 en las universidades de Turín y de Milán. Participó en el neovanguardista Grupo 63 y publicó toda clase de estudios sobre el arte contemporáneo como 'Obra abierta' (1962), 'Diario mínimo' (1963) o su muy conocido 'Apocalípticos e integrado's (1965) sobre cultura de masas y medios de comunicación. Colaboró, además, en publicaciones como 'The Times Literary Supplement', 'Tel Quel' y, durante 35 años, con la editorial Bompiani.

En 1988 fundó el departamento de Comunicación de la Universidad de San Marino, y además fue profesor emérito y presidente de la Escuela Superior de Estudios Humanísticos de la Universidad de Bolonia (norte) desde 2008. Nombrado por la Mesa del Consejo de la UNESCO (1992) miembro de su Foro de Sabios, Eco fue investido Doctor 'honoris causa' por más de 25 universidades de todo el mundo, entre ellas, la Complutense de Madrid, Tel Aviv, Atenas, Varsovia y Berlín.

Legión de Honor de Francia desde 1993 y premio austríaco de Literatura Europea por toda su obra en 2004, en Salzburgo, en sus últimos años de vida compaginó su actividad académica y literaria con conferencias, coloquios, debates y colaboraciones en los medios de comunicación.

Muere Umberto Eco, el último hombre del Renacimiento

"Un ejemplo extraordinario de intelectual"

Tras conocer la noticia, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, expresó sus condolencias a la familia y destacó  que Eco "fue un ejemplo extraordinario de intelectual europeo, unía una inteligencia única con una incansable capacidad de anticipar el futuro". "Es una pérdida enorme para la cultura, que echará de menos su escritura y su voz, su pensamiento agudo y vivo, su humanidad", concluyó.

Por su parte, Mariano Rajoy, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que afirmaba "Mi sentido pésame a la familia y amigos de Umberto Eco. Su obra permanecerá en nuestra memoria, descanse en paz".

Muere Umberto Eco, el último hombre del Renacimiento

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios