El castañazo de Rihanna (y eso que Samsung le compró un millón de discos)
  1. Cultura
el errático regreso de una diva del pop

El castañazo de Rihanna (y eso que Samsung le compró un millón de discos)

La diva pop publica el vanguardista ‘Anti’, pero nadie parece impresionado

placeholder Foto: La cantante Rihanna
La cantante Rihanna

Basta teclear “Rihanna” y “Anti” en Google para comprobar que el nuevo trabajo de la estrella de Barbados no ha caído en gracia. Para abrir boca, encontramos un venenoso artículo del 'New York Times' titulado “Rihanna vende menos de mil copias de su disco, pero algunos lo llaman un éxito”. En realidad, ambas partes tienen razón.

Este nuevo trabajo no podía fallar comercialmente ya que nació con un millón de copias colocadas a la multinacional Samsung, que las compró al por mayor para regalar a los usuarios de sus teléfonos inteligentes. Básicamente, una adquisición forzada, como la que cabreó tanto a los 500 millones de usuarios de Itunes que en 2014 se encontraron en su ordenador, sin pedirlo, una copia de ‘Songs of Innocence’, de los rockeros irlandeses U2. “Fue como levantarte con un grano o con herpes”, dijo entonces el rapero Tyler, The Creator. En realidad, el acuerdo de Rihanna está calcado del que se inventó Jay-Z en 2013 para que un millón de usuarios de Samsung recibieran en sus gadgets el disco ‘Magna Carta…Holy Grail’. Por supuesto, a Samsung se le hizo un precio: cinco dólares por copia, en vez de los nueve dólares noventa y nueve céntimos que cuesta en portales tipo Itunes.

Rihanna vende menos de mil copias de su disco, pero algunos lo llaman un éxito

Menos de quinientas copias

Pero vayamos al grano: ¿Cuánta gente ha comprado realmente el nuevo disco de Rihanna? La empresa de streaming Tidal, de la que es socia Rihanna y cuyo mayor accionista es su mentor, Jay-Z, asegura que el disco ha registrado 484,833 descargas y que ha sido escuchado cinco millones seiscientas mil veces. Las cifras de Billboard, biblia de la industria, ofrecen un panorama muy distinto: ‘Anti’ ha entrado en el modesto número 27 de las listas estadounidenses. La empresa auditora Nielsen ha hecho público que el disco ha despachado “menos de mil copias” y uno de los socios suscritos a los datos de esta empresa ha filtrado que la cifra exacta es de 460 copias. Un bajón con todas las letras.

Billboard no computa los discos que forman parte de promociones gratuitas como la de Samsung. Nadie descarta una remontada, pero está claro que es la apertura más floja en toda la carrera de la diva. Su último trabajo, ‘Unapologetic’, publicado a finales de 2012, entró directamente al número uno, y sus siete álbumes previos debutaron en el top diez. Tidal afirma que todo se debe a un error de cálculo: el disco se publicó un jueves, pocas horas antes de que se cerrarán los plazos de Billboard. Algunos expertos calculan que alcanzará las 130.000 copias en su primera semana completa en el mercado. En todo caso: un fiasco de ventas o un fiasco de relaciones públicas. Los titulares de los periódicos de medio mundo repiten que “Rihanna vende menos de mil copias de su nuevo álbum”.

Estamos ante un fiasco de ventas o ante un fiasco de relaciones públicas


La crítica se queda fría

¿Qué opinan los expertos sobre el contenido? En la página web Metacritic, que hace media de las notas otorgadas en los principales medios, la cantante no sale mal parada. Obtiene setenta y un puntos sobre cien. El problema es que las notas más altas vienen de las cabeceras más complacientes, como Entertainment Weekly o Rolling Stone, que tienen merecida fama de hinchar las puntuaciones de las celebridades para conseguir a cambio extensas entrevistas exclusivas.

Los medios más exigentes, por ejemplo el semanario británico New Musical Express, le han dispensado una acogida de lo más tibio: “No es el despegue revelador que muchos habíamos esperado, más bien transmite la sensación rica pero dispersa de un disco en el que se ha trabajado con demasiada obsesión. El resultado es sutil e interesante, la banda sonora de un intrigante periodo de cambio”. ¿Traducción? El disco bulle con ideas que podían haber llegado a algo, pero se queda a medio camino . Más contundentes se muestran sus colegas de Pop Matters: “Por desgracia, las ambiciones de ‘Anti’ superan ampliamente a los resultados. Transmite una desoladora falta de alegría y obstaculiza cualquier potencia que las canciones pudieran transmitir”. La crítica más clara, como tantas veces, es la del diario británico The Guardian: “El contenido no es un éxito rotundo, que marca con confianza el camino ha seguir en años venideros, pero tampoco el desastre devastador que obliga a retirarse para replantear una carrera”, sentencia Alexis Petridis. Como diría el castizo: ni chicha, ni limoná.

Novio saboteador

El problema es que Rihanna y su entorno llevaban meses hablando de ‘Anti’ como su gran salto vanguardista. El propio título sugiere un disco a contrapelo de las normas que rigen el planeta pop en 2016. En ese sentido, ha sido una decepción sin paliativos. Las filtraciones sobre las sesiones de grabación llegaron a extremos muy turbios, como esta noticia aparecida en la web de Los 40 Principales, donde se acusaba al actual novio de Rihanna (Travis Scott) de sabotear el disco desde dentro: “Por lo que ha contado John Glass, compositor del single 'Kiss It Better', Scott está perdiendo un tiempo valioso en el estudio tratando de obtener una canción que la supere, pero no es capaz de conseguirlo. Glass ha confesado que el disco estaba listo para lanzarse en noviembre. Sin embargo, Travis convenció a Rihanna de que todavía no era suficientemente bueno para salir al mercado, algo que ha cabreado muchísimo al músico, que aprovechó su cuenta personal de Twitter para despacharse a gusto”.

El caso es que esas tensiones no se han traducido en grandes canciones, sino en un álbum que ha cosechado más elogios por sus intenciones que por sus estribillos. “No suena tan provocativo como Rihanna nos había prometido, pero es fascinante observar a un artista en mitad de una metamorfosis”, opina el periodista Grant Rinder. ¿Está diciendo que ver un reality show sobre la grabación resultaría más excitante que bailar estas canciones?

Música
El redactor recomienda