Arabia saudí conmuta la pena de muerte al poeta

Fayad vivirá

Iba a ser decapitado por "apostasía" pero, tras la campaña de presión internacional, Ahsraf Fayad, de 35 años, es condenado a 8 años de cárcel y 800 latigazos

Foto: Ashraf Fayad
Ashraf Fayad

Un tribunal saudí revocó anoche la condena a pena de muerte contra el poeta palestino Ahsraf Fayad sentenciado por apostasía, según ha informado a la agencia palestina de noticias su abogado, Abd al Rahman al Laham. Finalmente Fayad, de 35 años de edad, ha sido sentenciado a ocho años de cárcel y a recibir 800 latigazos, que serán dados en 16 sesiones. El letrado ha anunciado que apelará el fallo, reiterando que su cliente es inocente.

Fayad fue condenado por el delito de apostasía, que el autor ha negado categóricamente mientras sus amigos y allegados han denunciado que se trata de una venganza de la Policía religiosa saudí por relatar en su libro de poesía 'Instrucciones en el interior' (2008) sus experiencias como refugiado y grabar actos violentos perpetrados por las autoridades.

Fayad fue detenido por primera vez por la Policía religiosa saudí en agosto de 2013 en la ciudad de Abha (suroeste del país) por insultar a Dios y al Profeta, así como por distribuir un libro de poemas que "incitaba al ateísmo". Sus amigos creen que fue detenido por grabar a la Policía religiosa mientras daba de latigazos a un hombre de esa ciudad.

Acto en la casa de Pablo Neruda en Chile para exigir la libertad de Fayad
Acto en la casa de Pablo Neruda en Chile para exigir la libertad de Fayad

Cinco meses después, en enero de 2014, Fayad volvió a ser arrestado y el tribunal le condenó a 800 latigazos y cuatro años de prisión. El escritor decidió apelar esta sentencia y, en respuesta, otro juez le condenó a muerte hace tres días al término de un proceso en el que Fayad no contó con representación legal porque las autoridades le quitaron su identificación al detenerle.

"Me han acusado de ateísmo y de extender pensamientos destructivos por la sociedad", lamentó Fayad. Sus amigos denuncian que, cuando la Policía religiosa fue incapaz de demostrar sus acusaciones en un primer momento, comenzaron a increpar al escritor por fumar y llevar el pelo corto. Después, dos "agentes" declararon en el juicio que el autor había insultado a Dios en público.

Sus amigos denuncian que, cuando la Policía religiosa fue incapaz de demostrar sus acusaciones, increpó al escritor por fumar y llevar el pelo corto

Fayad negó estas acusaciones inmediatamente ante el juez. "Me arrepiento ante Dios altísimo y soy inocente de lo que ha ha aparecido en mi libro mencionado en este caso. 'Instrucciones en el interior' es un libro sobre mi persona, como refugiado palestino, y sobre asuntos culturales y filosóficos", lamentó.

Arabia Saudí ha ejecutado a más de 150 personas en 2015, lo que según Amnistía Internacional (AI) es la cifra más elevada en el país desde 1995. La mayoría de las ejecuciones son llevadas a cabo por decapitación, a veces en público.

El joven al que decapitarán por manifestarse

Fayad está salvado pero aún queda pendiente el otro caso que ha llamado la antención internacional durante los últimos meses, el del joven Ali al-Nimr, quien tenía 17 años cuando cometió su 'crimen': participar en manifestaciones antigubernamentales. Su edad no ha impedido que los jueces del Tribunal Penal Especial y la Corte Suprema de Arabia Saudí hayan ratificado la sentencia de muerte para Ali al-Nimr por acudir a protestas hace cuatro años. Ahora, el activista chií espera a que se ejecute la sentencia, que estipula que será decapitado. Después, su cadáver se exhibirá públicamente.

El joven Ali al-Nimr
El joven Ali al-Nimr

Entre los 'crímenes' por los que Ali fue condenado figuran "romper la lealtad hacia el líder", "participar en un número de marchas, manifestaciones y reuniones contra el Estado y repetir algunos cánticos contra el Estado". También utilizar un teléfono móvil para incitar a la protesta. Además, ha sido acusado de dar refugio a personas perseguidas por la policía saudí, ayudar a fugitivos a escapar durante redadas de las fuerzas de seguridad y atacar a agentes con cócteles molotov, aunque los abogados de la acusación no han ofrecido detalles claros sobre las supuestas heridas que causaron esas acciones a los agentes. Alí, por su parte, niega todos los cargos; aseguró en el juicio haber hecho las "confesiones" en las que el tribunal basó su sentencia bajo tortura y malos tratos.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios