gonzález macho, herrero y enrique cerezo

El fraude en las ayudas al cine pone en la picota a los productores de la vieja escuela

El expresidente de la Academia de Cine se muestra sorprendido y señala que "la contabilidad y la administración de mis cines es impoluta, eso lo tengo muy claro"

Foto: González Macho junto a Antonio Resines, actual presidente de la Academia de Cine. (EFE)
González Macho junto a Antonio Resines, actual presidente de la Academia de Cine. (EFE)

La investigación de cuatro juzgados madrileños a varias salas y productores del cine español por supuesto fraude en la compra de entradas ha salpicado a la vieja escuela de productores nacionales: nombres como los de Enrique Cerezo, Gerardo Herrero o Enrique González Machotal como ha publicado el periódico 'El País'.

El expresidente de la Academia de Cine, que dejó el cargo el año pasado y cerró su productora y distribuidora Alta Films hace dos años, ha manifestado a El Confidencial su deseo de “no echar más leña al fuego” y no tomará medidas legales. González Macho ha querido subrayar que lo único que se dice es que está siendo investigado, pero no se da ningún dato concreto.

Enrique González Macho. (Pablo López Learte)
Enrique González Macho. (Pablo López Learte)

“Que digan que estoy investigado no es malo, porque en este país está investigado todo el mundo, hasta el frutero de la esquina. El artículo solo cita una película con la que no tengo nada que ver -'Holmes y Watson'-. O alude al caso de Gerardo Herrero, pero tampoco menciona ninguna película suya. Ayer a José Frade se le acusaba de un caso que había ganado ya en un tribunal, es muy fuerte”, ha añadido.

El expresidente de la Academia se ha mostrado sorprendido, ya que no tenía “ni idea” de la existencia de una investigación en curso a sus producciones y salas: “La información me ha llegado en las últimas horas”. Aunque no ha querido entrar en detalles, sí ha subrayado su confianza en las salas que sigue regentando: “La contabilidad y la administración de mis cines es impoluta, eso lo tengo muy claro".

Que digan que estoy investigado no es malo, porque en este país está investigado todo el mundo, hasta el frutero de la esquina

La compra de entradas por parte de los productores siempre ha sido un secreto a voces en nuestra industria. Una práctica que se realiza para alcanzar los requisitos mínimos que marca la normativa para obtener la subvención. Son estos fraudes los que han provocado que este verano se aprobara la reforma de la Ley del Cine, que, entre otros asuntos, cambia el sistema de ayudas, que se concederán a priori y no dependiendo de la taquilla obtenida.

La investigación que señala a estos productores tiene su base en un informe remitido por el Ministerio de Cultura a la fiscalía en el que se sospecha de 38 de los 74 filmes que pidieron ayudas en 2012. El Confidencial se puso ayer en contacto con la Secretaría de Estado de Cultura, que ha reconocido la existencia de “casos puntuales” de fraude que “no deben ensombrecer la imagen de todo un sector”. “Existen controles a las subvenciones”, subrayan.

El control al que se refiere el ICAA se realiza mediante inspecciones que verifican el número de espectadores (además de otras cuestiones), de las que se levanta un acta en la que se recogen todas las incidencias. Si el número de entradas vendidas difiere en más de un 20% del número de personas que se encuentran disfrutando de la película, estamos ante un caso de "compra fraudulenta" de entradas.

Productores reincidentes

No es la primera vez que José Frade se ve envuelto en la autocompra de entradas, ya que tal como publicó este periódico el año pasado, su productora adquirió entradas para una de sus últimas películas, 'Por un puñado de besos', con el fin de llevarse la ayuda del ministerio.

El Confidencial tuvo acceso a los datos de uno de los cines donde se llevó a cabo la práctica fraudulenta y contó cómo era el modus operandi de la productora, que compraba mediante internet, teléfono o aplicaciones móviles (nunca en taquilla) bloques de entradas que solían ser de más de 10 para su filme, sin que nadie acudiera a las salas.

José Frade y Norma Duval en una imagen de archivo. (Gtres)
José Frade y Norma Duval en una imagen de archivo. (Gtres)

Ni siquiera se encargaron de hacerlo desde diferentes cuentas o números de teléfono, sino que usaban su propio nombre o a clientes que utilizaban como 'mail' de contacto el de la secretaría de José Frade Producciones, así como el número de teléfono de la productora. Alrededor del 90% de los tiques vendidos en este cine durante un mes para ver la película habían sido comprados por su productora.

La venta de entradas es uno de los temas que se trataban en el documental 'La pantalla herida'. Su director, Luis María Ferrández, contaba a este periódico que “este país necesita la verdad”, tanto de los cineastas como de los periodistas, y criticaba cualquier actividad que ensucie la imagen del cine español, que ya tiene difícil por sí solo convencer al espectador. “La gente de la industria, la mayoría, quiere que se acaben estas prácticas. Esto mancha al cine español. No podemos permitir que haya gente que lo manche. Soy un firme valedor de un cine español transparente, pulcro, plural, en el que no tenga cabida todo aquello que no sea ético; y si no es así, que se vayan fuera de la profesión, creo que casi todos estamos en la misma línea”, comentaba a este medio.

La mayoría del cine español es honrado y honesto, en contra de esa minoría que choricea

Ferrández cree que aquellos que compran entradas están “jugando con el dinero de todos los españoles”. “El problema es que estamos en un sistema en el que el que hace la ley hace la trampa, y encima al que hace la trampa no le pasa nada”, añadía. Su mensaje es claro: “La mayoría del cine español es honrado y honesto, en contra de esa minoría que choricea”.

El productor Enrique Cerezo, uno de los señalados en el artículo, señaló ayer en la presentación de la III edición de los Premios Platino del Cine Iberoamericano que lo que "ahora se publica" es la primera noticia que tiene sobre el caso. "No me han comunicado nada, no tengo ni la más ligera idea de qué se trata. Produzco muchas películas y nunca he tenido ningún problema, y no sé por qué sale mi nombre en un periódico relacionado con este tema", añadió a EFE.

Por su parte, Gerardo Herrero consideró que la noticia "ha tenido que ser filtrada por el ministerio [de Educación, Cultura y Deporte], por intereses políticos porque posiblemente a algunos votantes del PP les gusta esta medida que va contra el cine español". "Parece que entramos en una época del todo vale y de puñalada trapera. Pediría que dejen a los tribunales que dicten sentencia para ver si ha habido comportamientos irregulares", zanjó al respecto.  

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios