'caso macba'

La escultura del rey sodomizado sigue dándole quebraderos de cabeza a Marí

Tres de los directivos del CINAM, institución que dirige el exdirector del MACBA, han dimitido por discrepancias con él. Marí asegura que "es absurdo, muy desagradable y, en el fondo, ridículo"

Foto: La escultura de la polémica en la exposición del MACBA
La escultura de la polémica en la exposición del MACBA

El caso MACBA sigue persiguiendo a Bartomeu Marí. Si tuvo que dimitir del museo catalán por cancelar y, después, inaugurar una exposición tras censurar una escultura de Ines Doujak que representaba una sodomización con el rey Juan Carlos como protagonista, ahora los fantasmas de ese episodio le siguen persiguiendo hasta el Comité Internacional Para Museos y Colecciones de Arte Moderno (Cinam), institución que reúne a directores y conservadores de museos de todo el mundo y que dirige desde 2013.

Tres de los 13 miembros de la Junta Directiva del Cimam han dimitido en desacuerdo con las explicaciones de Marí respecto a la polémica del MACBA, tal y como publica la institución en su página web. Se trata del director del Arab Museum of Modern Art, Abdellah Karroum; el director de Investigación y Programas de SALT, Vasif Kortun, y el director del Van Abbemuseum de Eindhoven, Charles Esche, informan 'La Vanguardia' y 'El País'.

Marí ha asegurado a El Confidencial que no podía imaginar que las ramificaciones del caso MACBA iban a llegar hasta aquí. "Es absurdo, muy desagradable y, en el fondo, ridículo", asegura desde Singapur. "La violencia verbal con la que se expresan parte de las opiniones es inaudita. No entiendo la razón de que sea así. Yo he cometido un error y he pagado por ello: he dimitido de mi cargo", agrega.

Bartomeu Marí (Efe)
Bartomeu Marí (Efe)

Todo empezó cuando el consejo del Cimam pidió a Marí una explicación por el caso MACBA. El entonces director del museo barcelonés distribuyó una respuesta entre los miembros de la entidad y en una reunión de Skype celebrada el pasado 8 de abril se decidió que debía permanecer en la presidencia y que debía dedicarse una sesión a tratar los "retos de la libertad de expresión y la responsabilidad institucional".

En la siguiente sesión de la Junta en Venecia, en mayo, se discutió el contenido de la conferencia anual de la institución, así como la distribución de los ponientes, pero una semana antes del encuentro, dos miembros de la junta enviaron una nota en desacuerdo con el contenido e hicieron circular una carta criticando los acontecimientos del Macba "atacando al presidente". Según relata la carta, algunos miembros de la Junta no estuvieron de acuerdo en que el contenido de la conferencia se modificara con una semana de antelación, lo que motivó otra reunión de Skype para saber por qué se planteaban esas críticas: "Esos miembros de la Junta pidieron la dimisión del presidente, y al no ser posible, optaron por dimitir".

El Patronato rechazó hablar de mi dimisión y me apoyó de forma mayoritariaMarí relata a este periódico que el Cinam le reafirma en su cargo el 8 de abril en una reunión en la que "el Patronato rechazó hablar de mi dimisión y me apoyó de forma mayoritaria. Después de ello y hasta principios de noviembre, el Patronato trabajó en la más absoluta normalidad. Nunca se recibió mensaje alguno de desacuerdo por parte de los tres miembros que ahora han dimitido. Y eso, formalmente, es incompresible. Para la organización, plantear este problema a una semana de iniciar la Conferencia Anual es muy inadecuado e incómodo".

En esa misma reunión, prosigue, se dieron a conocer los contenidos de dicha conferenica y "nunca los tres miembros que han dimitido mostraron la más mínima reserva o discrepancia. ¿Por qué hacerlo ahora? O bien no leen las comunicaciones que se les envían (lo que es impropio de un miembro del Patronato) o hay razones externas que no explican", afirma María, quien asegura que estas tres dimisiones son una "pena" y que "nadie entiende la razón".

El presidente puesto en duda

En la misma web del Cinam, los tres directivos que han dimitido explican que creen que "los museos de arte dedicados a temas contemporáneos deben ser sitios para el libre intercambio de ideas, donde el debate jurídico sobre la disensión de la política gubernamental y la opinión social mayoritaria está permitida y debe ser alentada".

"Creemos que la principal tarea de hoy en el Cimam es defender tanto como sea posible este espacio de debate y establecer normas éticas de conducta hacia los artistas, curadores y público", añaden los dimisionarios.Y es por eso, prosiguen, por lo que entienden que están bajo amenaza. "El curso de los acontecimientos recientes en el MACBA y dentro de la junta directiva de Cimam nos han llevado a dudar si nuestro actual presidente puede defender esos valores de manera creíble".

"Por lo tanto, sentimos que no tenemos más remedio que renunciar a la Junta, dado que ya no confiamos en cómo se representan los intereses de los miembros Cimam", así que han anunciado que seguirán siendo miembros de la entidad a la espera de que ésta restaure su credibilidad en un futuro próximo a través de un nuevo liderazgo.

Bartomeu Marí, por su parte, asegura que estas tres dimisiones no tiene porque afectar a su cargo, vigente hasta noviembre de 2016 cuando se elija al próximo Patronato. "Cuento poder trabajar con los miembros restantes, puesto que nos queda un año de mandato", remacha.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios