sólo el 38% paga la entrada completa

El Thyssen recibe menos visitas de lo que esperaba y aumenta en entradas gratuitas

El BOE publica las cuentas del Museo Thyssen-Bornemisza desvela un agujero de 4,5 millones de euros en las cuentas de 2014. El museo gastó 27,3 millones

Foto: Vista general de una sala donde se exhibe la exposición 'Impresionismo Americano', en 2014. (EFE)
Vista general de una sala donde se exhibe la exposición 'Impresionismo Americano', en 2014. (EFE)

El BOE publica las cuentas del Museo Thyssen-Bornemisza desvela un agujero de 4,5 millones de euros en las cuentas de 2014. El museo gastó 27,3 millones de euros e ingresó 22,8 millones. Las cuentas mejoran levemente el año anterior, a pesar de la notable pérdida, gracias a un mínimo repunte de visitas (6,5%) y del ingreso en taquilla (un 12%).

Sin embargo, la auditoría descubre que el museo había previsto llegar a los 9,8 millones de “ventas y prestaciones de servicios de las actividades propias”, pero realizó 8,2 millones de euros, un 16,3% menos de lo que calculaban que iba a generar el “producto” Thyssen en 2014. En la explicación de la desviación se observan 50.000 visitas menos de lo que preveían.

Es el museo con financiación pública del paseo del Prado con menos horas gratuitas a disposición de los ciudadanos

En la tipología de la entrada se desvela que crece la demanda de gratuidad y entrada reducida de precio, a pesar de ser el museo con financiación pública con menos oferta en este sentido. Sólo cuatro horas a la semana, el lunes de 12 a 16 horas, puede visitarse la colección permanente Thyssen-Bornemisza, propiedad del Estado, sin abonar los 10 euros de la entrada general. El 30% del público ha accedido sin pagar, el 27% con entrada reducida (pensionistas, estudiantes, discapacitados) y el 38% pagaron la entrada general.

El museo había presupuestado que el 43% de los visitantes abonarían la completa y que el pase gratuito sería menos del 25%. En las cuentas del año anterior se indicaba esta tendencia con un somero “incremento de entradas gratuitas”.

En el resto de museos del Paseo del Prado cuenta con opciones más acordes con el artículo 44 de la Constitución española, “los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura”. El Museo Reina Sofía cuenta con 14 horas de gratuidad a la semana y en días de máxima atención. El Museo Nacional del Prado también cuenta con 14 horas gratuitas a la semana, las dos últimas de cada día abre las puertas libremente.

La gratuidad durante ciertos días de la semana “es preceptiva” para que todos los ciudadanos puedan “satisfacer su derecho constitucional a conocer los bienes culturales que forman parte del Patrimonio”, se puede leer en el último informe encargado al Laboratorio Permanente de Público de Museos por el Ministerio de Cultura, de 2011, para conocer el gusto de los visitantes. Y a pesar de todo, el acceso gratuito es un animal en peligro de extinción en cada reunión de Patronato de cualquiera de estos museos.

Museos para todos

“La obligación de estos centros es intentar que el público que lo visite sea lo más diverso y estén al alcance de cualquiera. Es un derecho de todos y si necesitamos financiarlo no podemos olvidarnos de quienes tienen menos recursos”, explicaba hace tiempo a este periódico Eloísa Pérez Santos, responsable del informe citado.

Los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Ejecutivo de Rajoy hace unas semanas aclaran que incrementarán la aportación pública al museo Thyssen-Bornemisza en un 13,2% (de 5,33 a 6,02 millones de euros). Además, el Tribunal de Cuentas pidió hace unas semanas al Ministerio de Cultura que intervenga en la contabilidad de la institución, debido a los problemas que tiene la gerencia para diseñar su presupuesto y controlar sus gastos

Además de lo señalado, se advierte un incremento de 2,6 millones de euros de gastos en instalaciones con respecto al año anterior y de un millón sobre “mobiliario y equipos de oficina”. En la liquidación del presupuesto se advierte que en abril de 2014, el museo comunica al Patronato “la necesidad de incrementar el déficit en 315.570 euros, como respuesta a una necesidad puntual”. Este periódico no ha tenido respuesta del museo acerca de esa “necesidad”.

La auditoría reconoce que queda pendiente el espinoso asunto de la prórroga del préstamo de la colección Carmen Cervera, porque al cierre de las cuentas anuales “no se ha podido especificar coste alguno para dicha prórroga al no haberse publicado la Orden que determina la garantía del Estado y que sirve de base para valorar el derecho de uso de la colección”. Este derecho es el que dispone Carmen, sobre el acuerdo, para vender parte de la colección cedida.  

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios