David Guetta, el DJ más risible del planeta
  1. Cultura
vida y milagros de un pinchadiscos millonario

David Guetta, el DJ más risible del planeta

El superventas francés actúa esta noche en Marbella

Foto: David Guetta, pinchadiscos populista (EFE)
David Guetta, pinchadiscos populista (EFE)

Según la revista Forbes, David Guetta es el segundo DJ mejor pagado del mundo, solo superado por el joven y pujante Calvin Harris. La revista económica de referencia calcula que Guetta se embolsó en 2014 unos treinta millones de dólares, exactamente 82.191 dólares cada día (incluyendo los festivos, que en su caso deben de ser un montón). Hasta aquí, todo correcto, ya sabemos que los discjockeys estrella ingresan un montón de pasta.

La pregunta que nos planteamos en el artículo es la siguiente: ¿cómo puede pasar tantos años en la cima alguien a quien casi nadie se toma en serio, aparte de sus fans? Aquí reside el verdadero misterio del éxito de David Guetta. Hagamos un repaso a su apaleada reputación.

Abuso total en Francia

Francia es conocida por profesar un respeto reverencial a sus artistas. Incluso intentan apropiarse de cualquier gloria cultural que haya pasado una temporada en suelo galo. En cambio, con Guetta han decidido hacer una excepción. La mejor prueba son las crueles parodias a las que fue sometido en los guiñoles de Canal +, donde se le trataba como una mezcla de farsante y retrasado mental.

El abuso al que el programa ha sometido a Guetta es épico. En un sketch le acusaban de componer sus canciones con un Don Simón, aquel juego infantil que constaba de solo cuatro sonidos rudimentarios, que se obtenían pulsando cuatro teclas de colores.

En otro programa presentaban a Guetta como reo de juicio donde un granjero le pedía royalties porque sus canciones eran clavadas la graznido de sus patos. En otro entrevistaban al maestro que fabricaba los pianos de genial Glenn Gould, que en ese momento confeccionaba uno por encargo de Guetta, quien había pedido expresamente que tuviera una sola tecla, suficiente para interpretar todos sus éxitos. ¿Cuántas maneras existen de llamar estafador a alguien?

Los guiñoles del Canal + francés le trataban como una mezcla de farsante y retrasado mental

¿Qué hace Guetta en la cabina?

No estamos ante una especie de manía francesa. También le han dedicado crueles parodias al otro lado del Atlántico. La más sonada es obra del legendario programa Saturday Night Live, que se sacó de la manga al personaje Davvincii, un discjockey estrella mezcla de David Guetta y del joven "pincha" sueco Avicii (físicamente el personaje es clavado a Guetta).

El vídeo dura dos minutos y veinte segundos, en los que el DJ apenas toca tres veces su mesa de mezclas. El resto del tiempo se dedica a jugar a al Candy Crush, freírse un huevo y relajarse peinando la arenita de un jardín zen. Antes de pulsar la tecla de "subidón", la gente enloquece frente a la cabina entregándole sus tarjetas de crédito para que les cobre la cantidad de dinero que desee. El sosias de Guetta saca un datáfono y teclea un poco al azar. Sin duda, una exageración, pero tampoco muy distante de la realidad.

Monsieur fiasco

En enero de 2014, Guetta sufrió un incómodo accidente en la ciudad brasileña de Recife. En el tramo inicial de de actuación, se estropeó el pendrive donde tenía grabada la sesión y dejó al estadio en completo silencio. Tuvo que ausentarse para la reparación y continuar veinte minutos más tarde. En 2011, por culpa de otro fallo de software, hizo esperar dos horas en Valencia a siete mil personas que habían pagado entre 50 y 200 euros.

¿Es legítimo cobrar de 120.000 a 200.000 euros por sesión (incluso más, en ocasiones) por pulsar "play" y poco más? Recordemos que a Milli Vanilli se les linchó por algo muy parecido.

¿Es legítimo cobrar 200.000 euros por sesión por pulsar 'play' y poco más? A Milli Vanilli se les linchó por algo muy parecido...

Pinchar de cualquier manera

Pero no hablamos solo de las "pilladas" o de sesiones que van mal. También son muy criticadas las noches que van bien. En verano de 2011 el periodista Lucas Arraut describía en El Paísuno de los shows del DJ galo en Ibiza: "En la cabina de la pista principal se agolpan David Guetta y una decena de acólitos. Pinchan a pachas, se turnan el micrófono, pasan olímpicamente de cuadrar las mezclas, lo pasan pipa. Guetta pone insistentemente canciones producidas por él mismo, sin el menor rubor, como si fuera un acto promocional. Técnicamente, la sesión no es para tirar cohetes, pero tanto da, lo último que piensan los cuatro mil fieles peligrosamente apiñados que han pagado 70 euros por entrar es en quejarse. En vez de eso, alzan los brazos en señal de adoración y hacen fotos con sus smartphones".

Resumiendo: una mezcla de photocall y despedida de soltero que poco o nada tiene que ver con una sesión de electrónica.

Hombre anuncio

El apellido Guetta es sinónimo de márketing, algo que nunca le ha causado especial preocupación, visto el anuncio de champús que protagonizó en 2006. Dándose una vuelta por internet, cuesta encontrar alguien que le defienda. El DJ Dave Clarke, seguramente el más respetado del planeta, es uno de los que le ha atizado más fuerte: "España siempre ha sido un lugar fantástico para pinchar, pero se encuentra en una encrucijada de comercialidad en estos momentos. Ver a David Guetta como cabeza de cartel del festival de Monegros fue un shock para mí. Me preocupa que Ibiza infecte al resto de España con su sonido comercial", explicaba en 2011.

Si echamos un vistazo a los foros de electrónica, encontramos asuntos de discusión con títulos contundentes: "¿Por qué tiene tanto éxito David Guetta?", "¿Tiene buenas producciones David Guetta?" o bien "David Guetta: ¿Un falso DJ?". Básicamente, la mayoría de aficionados no deja de sorprenderse con que alguien pueda disfrutar con su música.

Polémica a caballo

Ahora mismo, al artista francés le caen ya "palos" hasta en el Diario de Ibiza, isla en la que fue y sigue siendo rey. Hace pocos días la columnista Rita Vallés criticaba la reciente idea de Guetta de entrar a caballo en sus fiestas de Pachá. En el texto, Vallés se ponía en la piel del animal para acusar al DJ de maltrato: "Primero me sacan un rato a pasear por las calles del puerto atestadas de gente. Es cansado, porque se me resienten las patas de pisar asfalto, pero soportable. Lo peor empieza de madrugada cuando mi jefe, David Guetta, me lleva a su lugar de trabajo. Siempre he sufrido de claustrofobia y pasarme horas en una discoteca, con el volumen de la música a todo trapo, rodeado de miles de personas sudorosas y con las luces estroboscópicas impactando en mis delicadas retinas es superior a mí. Este estrés va a acabar conmigo. No se han hecho las discotecas para los equinos".

La estrella de los platos Deadmau5, que lleva un par de años siendo el DJ mejor pagado de Las Vegas, también se mostró contundente en Twitter: "Los caballos pertenecen a las granjas, no a los clubes con precios desorbitados donde se programan sesiones de DJs de mierda que cobran más de lo que merecen". Guetta ya ha cedido la presión y ha prometido que no volverá a usar caballos en sus fiestas de Pachá. Por cierto, ¿quién es el siguiente en la cola para insultar a David?

Música
El redactor recomienda