llega a las librerías 've y pon un centinela'

El ruiseñor de los huevos de oro

El director de la filial española de Harper Collins analiza las claves del lanzamiento editorial del año: el regreso de Harper Lee tras más de medio siglo de silencio

Foto: Empleados de una librería en Alabama colocan los ejemplares del libro 'Ve y pon un centinela'. (REUTERS)
Empleados de una librería en Alabama colocan los ejemplares del libro 'Ve y pon un centinela'. (REUTERS)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

El pasado mes de febrero se produjo una de las subastas editoriales más importantes del año: editores de medio mundo se disputaron los derechos internacionales de Ve y pon un centinela, novela inédita de Harper Lee, escrita en 1957, tres años antes de la publicación de su único libro, Matar a un ruiseñor, con el que comparte personajes.

La trascendencia mercantil del libro era evidente: Matar a un ruiseñor ha vendido 40 millones de ejemplares.

No menos importante era el impacto periodístico. Novelista emblemática decide no volver a dar entrevistas ni a escribir más libros tras el éxito de su ópera prima, pero regresa con un inédito más de medio siglo después de su retirada del mundanal ruido. He aquí una historia demasiado golosa como para no generar centenares de artículos.

El libro sale con 2.000.000 de ejemplares en EEUU y con 120.000 en España y América Latina

Pero sobre todo estamos ante un caso de trascendencia cultural: Matar a un ruiseñor forma parte del canon literario de EEUU y Ve y pon un centinela, según las primeras reseñas (positivas) de The Guardian y The New York Times, va a alterar las lecturas políticas de un libro clave de la literatura sobre la segregación racial en los Estados del Sur. Resumiendo la futura controversia cultural: el abogado Atticus Finch, icono literario de los derechos civiles inmortalizado en pantalla por Gregory Peck, ya no es el santo que una vez fue: con la edad se ha convertido, ay, en un racista

 

Por todo ello, la subasta de Ve y pon un centinela alcanzó cifras desorbitadas. Se decía que sólo dos conglomerados editoriales podían asumir su precio en nuestro país: Planeta y Penguin Random House (PRH). Pues bien: HarperCollins Ibérica, editorial que se estrena ahora en España, se llevó el gato al agua para estupefacción general. “Nadie contaba con nosotros”, admite Luis Pugni, director general de la filial española y portuguesa de HarperCollins, que recibe a El Confidencial en la sede de la editorial, pocas horas antes de la publicación en nuestro país de Ve y pon un centinela, que sale con 120.000 ejemplares en España y América Latina. En EEUU, donde se publicó este martes, la tirada alcanzó los 2.000.000.

Ocurre que hablamos de una filial de HarperCollins, segundo grupo editorial mundial, filial a su vez de News Corporation (Rupert Murdoch), que ha decidido entrar en España dando un puñetazo en la mesa: ha tirado de chequera para hacerse con los derechos del libro del año. No es tanto que HarperCollins Ibérica vaya a competir con Planeta y PRH de tú a tú desde el primer minuto, como una manera de decir que su apuesta por el mundo español es estratégica. “Es un plan muy ambicioso a medio plazo. HarperCollins siempre apuesta por estar entre los primeros en todos los mercados”, dice Luis Pugni sobre una empresa editorial que en 2014 facturó casi 8.000 millones de euros (de los que 773 contabilizaron como beneficios).

El estreno de la editorial HarperCollins en España no ha podido ser más sonado: Harper Lee por un tubo, incluyendo una nueva traducción de Matar a un ruiseñor.  

Mundo rosa

El mercado hispanohablante era una de las asignaturas pendientes de HarperCollins, al menos hasta mayo del año pasado, cuando Murdoch compró la empresa canadiense Harlequin, líder mundial de novela romántica, por 260 millones de euros.

Harlequin reunía características apetecibles para HarperCollins. Por un lado, el 40% de su facturación venía de fuera del mundo anglosajón. Por el otro, Harlequin estaba a la vanguardia del negocio digital, que representaba un alucinante 60% de sus ingresos antes de la compra de Murdoch (para que se hagan una idea: el libro digital representa en España el 5% del negocio editorial, pero en EEUU supera el 20%).

Y ahora viene la conexión Harper Lee/Harlequin: HarperCollins ha aprovechado la infraestructura de la filial española de Harlequin para lanzar HarperCollins Ibérica.

“El formato digital te permite llegar a todas partes, como a lugares de Latinoamérica donde es difícil distribuir formatos físicos. Además, nuestra apuesta digital ha permitido a nuestros lectores acceder al catálogo de la compañía”, cuenta Pugni, que antes trabajaba en Harlequin Ibérica.

“Las lectoras de novela romántica están injustamente estigmatizadas, porque se ve como un género menor, pero son lectoras fieles que leen vorazmente”, zanja Pugni.

Resumiendo: Harper Lee, Harlequin y HarperCollins Ibérica, una historia de amor (y millones).

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios