cae el festival techno más señero de españa

Monegros, el Falcon Crest maquinero

Los promotores cancelan el festival, previsto para el 17 y 18 de julio, por disputas familiares en relación a los terrenos donde se realiza el evento

Foto: Festival monegrosgpf6478
Festival monegrosgpf6478

Un culebrón familiar con banda sonora techno en medio del desierto aragonés. Algo así como el Falcon Crest patrio y maquinero se esconde detrás de la cancelación del Monegros Desert Festival

"Increíble trabajo de nuestro equipo de booking. Para mí gusto, el mejor line up desde que comenzamos en aquel lejano 1992”. Estas palabras las escribía Juan Arnau, promotor del festival hace apenas una semana en su perfil de Facebook hablando del cartel preparado para su 21ª edición, prevista para los días 17 y 18 de mayo. Esta mañana, sin embargo, mediante un escueto comunicado los promotores hacían pública la cancelación del festival de música electrónica más señero de España. ¿Las razones? “La negativa a la utilización de los terrenos por una parte de la propiedad del recinto donde se ha venido celebrando el evento desde sus inicios”.

'Son ocho parientes y hay dos que no están de acuerdo en que se celebre el festival. Todos los años, una parte de la familia denuncia a otra'

Hasta ahí han llegado las explicaciones sobre la primera cancelación de este multitudinario festival (el año pasado acudieron más de 42.000 personas), que tenía ya más de 15.000 entradas vendidas y 50 grupos cerrados. Monegros se ha celebrado siempre en medio del desierto aragonés del mismo nombre, entre las localidades oscenses de Fraga y Candasnos, pero en unos terrenos privados propiedad de la familia materna de Arnau. Y el problema que hay detrás de esta cancelación es una disputa familiar con un trasfondo económico.

“Son ocho parientes y hay dos que no están de acuerdo en que se celebre el festival. Todos los años, una parte de la familia denuncia a otra”, cuenta a este periódico un vecino de Fraga que prefiere no dar su nombre. De las ocho partes del terreno (el festival viene ocupando una extensión de 100.000 metros cuadrados, más el doble de zona de aparcamiento, según las cifras de las últimas ediciones), la de mayor extensión pertenece a la madre del promotor Juan Arnau, confirma.

Imagen de la extensión del Monegros Desert Festival (Efe)
Imagen de la extensión del Monegros Desert Festival (Efe)

“Llevan años de juicios, pero este año han decidido que el festival corría el peligro de ser clausurado por el juez a dos semanas de su celebración y lo mejor era cancelarlo con tiempo de reacción”, explica Joaquín, gerente de la discoteca Florida 135, a El Confidencial. En concreto, las disputas legales entre la familia Satorre llevan dilatándose en el tiempo alrededor de cinco años, confirma, pero esta edición es la que veían más factible que se pudiera materializar una decisión judicial preventiva en relación al litigio abierto entre la familia.

De lo que no cabe duda es de que Juan Arnau, hijo del mítico Juan Arnau Ibarz -más conocido en el mundillo musical como el abuelo techno y fundador en 1973 de la sala Florida 135 de Fraga, considerada para la parroquia la auténtica catedral/parque temático del techno español-, no esperaba tener que tomar esta decisión. En diciembre, en una entrevista en El Heraldo de Aragón, anunciaba “un giro importante” para esta edición del Monegros Desert Festival. “Hemos diseñado una fórmula nueva que sorprenderá”, decía a la par que confirmaba las ofertas internacionales que había recibido para vender el festival. “Hemos estado muy cerca de cerrar una operación con una de las mayores empresas americanas de entretenimiento. No obstante, al final, la parte romántica pesa y cualquier excusa sirve para evitar su venta”, aseguraba.

Desde el Ayuntamiento de Fraga han asegurado a este periódico que lamentan la cancelación del Monegros Desert Festival. “Es un festival muy consolidado que atrae a mucha gente a la zona, que es muy bueno para la actividad económica y para dar nombre a la ciudad, pero no podemos valorar una decisión tomada por los promotores de un evento privado”. El importe de las entradas, han confirmado desde el festival, se abonará en la misma cuenta donde se pagaron en un plazo no superior a los siete días.

De todos modos, la continuidad del festival está en el aire. Este periódico ha intentado ponerse en contacto, sin éxito, con Juan Arnau, quien sí respondía ayer a los festivaleros por Facebook asegurando que "el año que viene más y mejor".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios