Cervantes, el primer 'yayoflauta'
  1. Cultura
congreso en tetuán sobre el escritor

Cervantes, el primer 'yayoflauta'

Crítico con la justicia, con la nobleza y comprometido con la inmigración, 'El Quijote' encierra una encendida lucha por la libertad. "Cervantes era un anciano antisistema", dicen los expertos

placeholder Foto: Alfredo Landa (i) interpretando a Sancho Panza y Fernando Rey a Alonso Quijano en la serie para la televisión de El Quijote.
Alfredo Landa (i) interpretando a Sancho Panza y Fernando Rey a Alonso Quijano en la serie para la televisión de El Quijote.

¿Qué escribiría hoy Miguel de Cervantes sobre el último episodio judicialprotagonizado porRodrigo Rato? ¿Calificaría al pueblo que se levanta contra el abuso del poder como Sanchos? ¿O serían Quijotes?

A pesar de que los tiempos han cambiado, no hay duda de que Cervantes sería más contestatario que palmero. Es más “Cervantes fue un anciano antisistema y hoy sería un antisistema”, asegura David Felipe Arranz, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. Una opinión que refrendan la mayoría de los ponentes del I Coloquio Internacional Marruecos y Tetuán en la obra de Cervantes, que se celebra en la ciudad marroquí para conmemorar el IV Centenario de la publicación de la Segunda Parte del Quijote.

Aunque, añade, fue “un hombre moderado y, a veces, demasiado prudente. Parece que Cervantes no se moja, a diferencia de Shakespeare o Quevedo que fueron mucho más explícitos contra lo que hoy diríamos la casta política”, pero sí se refleja en su obra la crítica que realiza a una sociedad de su tiempo y que hoy podría tener ciertos paralelismos a pesar de los siglos.

“El hidalgo creado por Cervantes representa el idealismo, el sueño, la pasión por la justicia y es un iluminado fiel a sus valores”, defiende el decano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Abdelmalek Essaâdi de Tetuán, Mohammed-Sâad Zemmouri. “Es muy irónico y se ríe de todos y de todos los clichés y estereotipos. No sé si sería un antisistema pero sí hipercrítico con lo aceptado”, agrega Ignacio Díez, profesor de Filología Hispánica de la Universidad Complutense de Madrid.

'Su hidalgo representa el idealismo, el sueño y la pasión por la justicia'

Episodios como el de “la casa del placer” del palacio ducal o los galeotes, sostiene Arranz, dan buena cuenta del carácter contestatario de Cervantes. En el primer caso, explica, el escritor condena la decadente nobleza que representan los duques aragoneses. “Don Quijote no comete la más mínima locura: de eso se encargan los corruptos moradores. La estrategia de Cervantes consisteen no criticar directamente al rey, sino bajando al inmediato escalón del ducado, en trazar una sutil crónica satírica de próceres, de aragoneses de alta alcurnia que, según el fuerismo del reino, se encontraban investidos de un poder absoluto. Así, el lector asiste a la elegante estocada que Cervantes propina a la alta nobleza de su época y a sus privilegios y baldías holganzas, que solo se endeuda y que no dedica su tiempo al ejercicio de las armas ni al de las letras”.

Asimismo, en el episodio de los galeotes que llevan encadenadoslos cuadrilleros de la Santa Hermandad, “Cervantes hace una crítica contra la mala administración de la justicia”, añade. Frente a los pequeños hurtos, los pícaros y los delincuentes de poca monta que eran sometidos con dureza y recluidos a prisión al final de reinado de los Austrias, “Don Quijote quiere liberarlos”. “No está de acuerdo y reduce al absurdo laadministración de la justicia, algo en lo que Cervantes entronca con Quevedo, quien sistemáticamente arremete contra los jueces corruptos que dejaban libres a los grandes corruptos y ponían penas de prisión perpetua a los delincuentes de poca monta”.

Corrupción en la justicia

El profesor especializado en Teoría de la Literatura subraya la vigencia de este episodio, que traza paralelismos con los desahucios o el funcionamiento de la justicia en una actualidad plagada de grandes casos de corrupción protagonizados por “esos grandísimos estafadores expresidentes de cajas de ahorros y exministros que no ponen un pie en la cárcel, o como mucho lo hacen por unas horas”.

No puede faltar tampoco el idealismo, representado por el celebérrimo episodio de la lucha contra los gigantes. Abderrhman El Fathi, director del Departamento de Lengua y Literatura Hispánicas de la Universidad Abdelmalek Essaâdi de Tetuán, destaca los valores que Cervantes imprime a este capítulo: la lucha contra el sistema y la importancia de que el pueblo se manifieste.

“Hoy está más de actualidad que nunca esa lucha contra el sistema y esos valores que no representan a los ciudadanos”. ¿Y el pueblo quién sería? “El pueblo es la víctima: es Sancho porque ha sido engañado y es Quijote porque aún cree en la lucha”, responde.

'Hoy está más de actualidad que nunca esa lucha contra el sistema'

“Sería totalmente un antisistema y creo que se necesitan más Quijotes hoy en día”, prosigue rotundo Abderrhman El Fathi. “Escribir El Quijote y poner a un autor árabe como recurso literario es de ser todo un antisistema”.

El profesor destaca, sobre todo, el compromiso que Cervantes deja patente en toda su obra, no sólo en El Quijote, con el pueblo morisco. “Lo demuestra al hacer que Ricote sea quien pronuncie la palabra patria, es decir, un morisco y, al mismo tiempo, toda la obra muestra su compromiso con el pueblo morisco con un coraje y una forma de defender la libertad de los pueblos que ningún otro autor del Siglo de Oro ha mostrado como Cervantes”.

Ricote, destaca este hispanista, representa “el guiño de Cervantes hacia los españoles musulmanes, y no andalusíes o moriscos sino españoles musulmanes. Eso también hay que subrayarlo porque ningún historiador si quiera habla de españoles musulmanes”. El profesor además reclama la figura de Ricote como “el primer inmigrante español”.

'Escribir 'El Quijote' y poner a un autor árabe como recurso literario es de ser todo un antisistema'

“Emigró y no encontró la libertad. La libertad se encontraba en su patria, en España, en su casa. La religión es otra cosa distinta. Esto hay que recordarlo hoy en día porque Cervantes habla del exilio y del desarraigo” porque, añade, “es un hombre que conoce el valor de la libertad como preso de unos ideales que no puede manifestar y como preso en la realidad, pero nunca fue preso de sus convicciones”

Y, además, Cervantes, “rinde homenaje a todos los cautivos. En Tetuán hubo más de 20.000 cautivos españoles. Es importante recordarlo en este IV Centenario porque supone recuperar la memoria histórica y rendir un tributo a esos españoles que han sufrido en Tetuán, Argel, Trípoli o Malta”.

El gran defensor de las letras

“Cervantes es un creador y un gran defensor de los libros”, razona Arranz. En el Donoso escrutinio, prosigue, ya plasma la antibibliofilia que existía en el Siglo de Oro. “Cervantes se queja de que a un lector voraz no se le comprende y se le toma por loco. Tener una biblioteca en La Mancha sería una excepción auténtica y que los vecinos, tu familia y tu hija te quemen los libros… cuando, en realidad, Don Quijote es muy probable, por la forma de razonar, que fingiese su locura para sobrellevar una vida condenada al aburrimiento en una aldea de La Mancha”.

'Fue muy crítico con las manipulaciones tontorronas de los políticos'

Ignacio Díez destaca por encima de todo la faceta lectora de Don Quijote y el escritor tan fino que fue Cervantes. “Fue muy crítico con las manipulaciones tontorronas de los políticos. Si hoy escuchara indemnización en diferido, hablar de recuperación o de brotes verdes se cabrearía bastante. Cervantes era muy fino y preciso en el uso del lenguaje”.

De ahí, añade, su vigencia. “Sigue vigente porque su discurso es brillante e inteligente pero, sobre todo, atemporal. Nos dice que pensemos por nosotros mismos, seamos inteligentes y no nos dejemos convencer por tonterías. Y, además, lo hace con un discurso tremendamente divertido”.

Y, por encima de todo, a pesar de que fuera por la censura o fuera por su prudencia, Cervantes fue un gran defensor de la libertad. Y eso nunca ha dejado de ser un motivo de lucha ni de estar de actualidad. “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos […] por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.

Miguel de Cervantes Libros
El redactor recomienda