entrevista con dorian

"En este país hemos pagado especulación y campos de golf y ya no hay para quirófanos"

El grupo celebra su primera década con la publicación de 'Diez años y un día', un disco que reúne sus temas más conocidos con un nuevo sonido más instrumental y acústico junto a dos inéditos

Autor
Tiempo de lectura10 min

Esta entrevista tiene que comenzar con una batallita. No huyan, será un minuto y deja claro que, por suerte y a pesar del éxito, sigue habiendo artistas cercanos y sin esos egos desorbitados. Dorian son uno de esos casos a celebrar.

Quedamos con Marc Gili, Belly Hernández y Lisandro Montes para hablar Diez años y un día, un disco que recoge sus grandes himnos más dos temas inéditos y que han publicado esta semana para celebrar la primera década de la banda. Un trabajo para el que han reinterpretado -casi rehecho- canciones como Cualquier otra parte, Verte amanecer o La tormenta de arena con un sonido más acústico e instrumental y que se podrá escuchar en una extensa gira (con la formación ampliada con un terceto de cuerda, un guitarrista de apoyo y más presencia de la percusión) por México, Perú, Londres y España, con paradas el 9 de mayo en la sala Barts, de Barcelona, y el 21 de mayo en la Joy Eslava, de Madrid.

'Internet ha ayudado a que floreciera la escena independiente'

El video que acompaña a este texto debía grabarse en una corrala Malasaña. Así estaba pactado de antemano con el sello, así comenzaron a sonar los primeros acordes de Los amigos que perdí en una autóctona grabación entre toallas tendidas y botes de Philadelphia convertido en maceteros… pero un espontáneo (y jubilado) público empezó a asomar por las ventanas para echarnos con un sonoro enfado. ¿Dónde grabamos? Descartada la calle -por el ruido y para evitar repetir mala experiencia-, la solución (cercana) de emergencia consensuada con naturalidad con la banda convirtió la casa de quien escribe en un improvisado set. Y no, no es habitual. Así que, bienvenidos a esta entrevista de salón. 

P: ¿Qué le dirían los Dorian maqueteros de hace diez años a los de hoy?

Belly: ¡Muy bien hecho, chicos!

Marc: ¡Os lo habéis currado! Cuando empiezas, con mucha pasión y muchas ganas, vas un poco a ciegas. Nadie te ha explicado cómo van las cosas. Somos una banda que ha pertenecido toda la vida a la escena independiente, hemos tenido siempre sellos chiquitos o medianos y hemos tenido que aprender cómo funciona el entramado de la música. Eso ha sido ha sido muy agotador, por un lado, y tremendamente estimulante, por otro, porque nos ha permitido que, además de que con el paso de los años el grupo haya crecido, sólo dependamos de nosotros mismos. 

Dorian celebra su primera década con 'Diez años y un día'
Dorian celebra su primera década con 'Diez años y un día'

P: Estas celebraciones suelen ser el momento de mirar atrás y hacer balance. ¿Cuál es la principal evolución que destacáis de estos diez años?

B: Creo que nuestro aprendizaje como músicos. Son muchos años de hacer discos y giras, y lo que hemos aprendido y somos como músicos no tiene nada que ver a cuando empezamos.

M: Lo que más destacaría y lo que más me llena, además de cómo hemos ido aprendiendo a hacer discos porque este Diez años y un día ha sido como poner en un cajón todo los conocimientos que hemos ido acumulando, son todas las personas maravillosas que hemos conocido y las aventuras que hemos vivido. La profesión de músico tiene ese lado tan bonito que es que tu trabajo consiste en viajar, descubrir nuevos mundos y sensibilidades. Si te gusta eso y eres una persona curiosa, la de músico es la profesión perfecta.

B: Somos una banda muy consciente de nuestros inicios, que fueron duros como para la mayoría, pero todavía me siento muy afortunada de haber llegado aquí, poder ganarme la vida con la música y ser un grupo con seguidores y que es comprendido.

P: Este Diez años y un día no es un típico disco recopilatorio. Le habéis dado la vuelta completamente a las canciones, ¿cómo ha sido el trabajo de integrar estilos tan diferentes a los que cualquiera identificaría con Dorian?

Lisandro: Ha sido también parte del aprendizaje: darte cuenta que una canción no sólo tiene un enfoque sino muchos. De hecho, hay canciones que las podrían tener tres o cuatro versiones distintas. Nos lo hemos pasado muy bien y hemos aprendido mucho jugando con las canciones.

M: Las canciones adoptan una determinada línea estética porque tú con la banda la llevas a ese camino pero pueden tener mil caras. Con Diez años y día, que de alguna manera es un disco de celebración de estos diez años de Dorian y una especie de fiesta que queremos tener con los seguidores de la banda, queríamos hacer un disco diferente, que sorprendiera y mostrara caras de Dorian que todavía no habíamos reflejado en nuestros álbumes. Es un disco que tiene un barniz acústico, con arreglos de cuerda, viento, percusión, clavicordios, theremines… Ha sido un despliegue instrumental muy amplio que, en el fondo, refleja sensibilidades de Dorian que el público no conocía y algunas quedan reflejadas en estas versiones. Es una forma de enseñar otras facetas de Dorian.

P: Además de la excelente versión de Los amigos que perdí con Santi Balmes (Love of Lesbian), el disco tiene dos temas nuevos: Arrecife, que abre el álbum, y Ara, que es la primera canción que grabáis en catalán y habla del hartazgo ante la situación política actual. Estos temas los vemos cada vez más en muchos artistas, ¿es imposible que no entre en las letras?

M: Ara es una canción que habla del profundo divorcio que estamos viviendo entre la ciudadanía y la clase política. Había que hablar de ello. Ya lo habíamos hecho en 2007 con El futuro no es de nadie. En esos años ponías la tele y lo que te decía el Telediario es que España iba de puta madre, que estábamos montados en el dólar y que la economía iba que no veas, pero bajabas a la calle y la calle te decía otra cosa. Hablabas con tus compañeros de generación y nadie tenía dinero para comprarse una casa, apenas para pagarte un piso con tu pareja. Veíamos todo aquello y nos decíamos que el futuro aquí no es de nadie y que esto iba a petar. Efectivamente, al cabo de un año se vino abajo este edificio con aluminosis que era España y Europa a través de la crisis financiera que nos ha arrollado. Ara (Ahora) es una especie de lista de todas las cosas que nos tocan las pelotas de la clase política actual y de todos esos parásitos que en los últimos años han estado viviendo y chupando del bote alrededor de esa clase política. En este país hemos pagado la factura de la especulación urbanística y los campos de golf y ya no hay pagar quirófanos. 

'El gran drama de que el público no compre tantos discos lo tienen las bandas que están empezando'

P: Esa crisis también ha arrollado a la industria musical, a lo que se ha sumado el cambio de consumo: más streaming y menos ventas de CDs, más directos.. ¿Cómo habéis notado este cambio desde 2005?

B: Desde que empezamos nosotros hemos vivido el declive de la industria discográfica tal y como se conocía antes, es decir fundamentada en la venta de discos, pero también, y gracias a internet, hemos vivido los cambios de hábitos de los consumidores de música. Creo que los tiempos cambian y no hay que lamentarse sino adaptarse. Una cosa que es inherente a nosotros es que sí hemos vivido la cultura del disco. Es algo que se ha perdido bastante y da pena, pero se ha fomentado la música en directo, la gente tiene un medio para conocer muchos grupos y ha hecho que las bandas tengamos una relación más directa con los seguidores. Internet ha ayudado a que floreciera la escena independiente y que muchas bandas, sin ayuda de medios de comunicación masivos ni grandes plataformas, hayan podido darse a conocer.

M: Estamos viviendo un momento de transición y es tremendamente excitante también. Creo que la música está más presente que nunca en la sociedad y, al mismo tiempo, los árboles no dejan ver el bosque. Estamos en una contradicción que se rompe en el directo. En el directo es donde se ve hasta donde ha llegado esa música y si ha logrado traspasar ese bosque a través del que no se podía ver.

P: Pero ¿se puede vivir de los directos con menos ventas de discos, más IVA y demás respecto a hace diez años?

M: Nosotros hemos tenido unos principios muy duros. Pasamos cuatro o cinco años en los que costaba mucho llenar salas, pero desde nuestro segundo disco tuvimos la oportunidad de vivir de la música. Desde entonces vivimos de ella y con mucho orgullo. Sí se puede pero, en algún momento de la trayectoria, tiene que haber un punto en el que las cosas se precipiten hacia delante y se te escapen un poco de las manos, es decir, todas las bandas que ahora están en la cabeza de la escena independiente española tienen en común una cosa: muchos años de trabajo en la sombra y que, en algún momento, algo ha convergido con los deseos del publico y ha explotado. A veces te toca y otras no, ahí también hay un punto de suerte.

P: Esas bandas que estáis en la cabeza de la escena indie arrastran a muchos seguidores, pero cómo lo tiene hoy un grupo novel.

M: El gran drama de que el público no compre tantos discos como antes lo tienen las bandas que están empezando, porque las discográficas ya no tienen dinero para invertir en nuevo talento. Al no venderse discos, las bandas nuevas lo están teniendo mucho más difícil para abrirse camino. El drama es que seguramente hay bandas con mucho talento que lo van a dejar y nos las vamos a perder. Nosotros siempre decimos que si no quieres comprarte el último disco de U2, por ejemplo, no te lo compres o escúchalo en streaming, pero el disco de ese sello que te gusta, que te descubre bandas y apuesta por nuevos talentos, cómpratelo porque a esos tíos les estás apoyando para que sigan adelante.

P: Es más que música en el fondo.

M: Efectivamente, es casi un acto político.

P: ¿Cómo ha cambiado el indie en estos diez años? ¿Se ha vuelto más comercial?

B: No creo que sea más comercial. Simplemente ha llegado a más público o más público se ha interesado. Creo que el indie se ha profesionalizado, aquello que era más amateur se ha vuelto profesional, las cosas se hacen mejor, los grupos también han aprendido y los que ahora empiezan tocan muy bien. Creo que todo ha ido a mejor.

P: ¿Cómo una banda de éxito y celebrada por los fans se pone nuevos retos y sortea la tentación de quedarse instalada en lo que ya funciona?

L: Es un error no arriesgar y sorprender en cada disco porque te juega en contra. A la gente le das lo que quiere en el momento, pero a la larga va en contra porque no evolucionas. Hay tanta oferta que las bandas nuevas tienen que buscar algo diferente y sorprender. Es buscar la originalidad ante tanta oferta.

M: En materia de arte no hay que tener nunca miedo a lanzarte a la piscina. Hay artistas que se repiten una y otra vez fórmulas que les funcionaron y allá cada uno, pero desde nuestro punto de vista es un error.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios