el año electoral marca la agenda

Nuevo IVA cultural: se busca fecha

El Gobierno busca la fecha perfecta para anunciar e implantar esta medida en un año marcado por las citas con las urnas. El 1 de abril o el 1 de julio serían las más inteligentes

Foto: Wert y Montoro en la segunda jornada del debate del estado de la nación (EFE)
Wert y Montoro en la segunda jornada del debate del estado de la nación (EFE)

Todo parece indicar que el IVA cultural tiene los días contados. Han sido más de dos años con el impuesto al 21%, lo que convertía al sector en el más perjudicado de toda Europa. Lejos del 0% de Noruega y del 5,5% de Francia, pero también del 6,5% de Grecia y del 10% de Italia, dos de los países europeos más castigados por la crisis, que sin embargo han apostado por un impuesto reducido para proteger su industria cultural.

El mundo de la cultura ha protestado desde entonces para que se corrigiera una medida que considera mortal, pero desde Hacienda se han hecho siempre oídos sordos. Hasta ahora: en las últimas semanas los rumores sobre una inminente bajada del IVA cultural toman fuerza.

Tal como publicó este periódico, la rebaja estaba incluida en la lista de medidas dispuestas a ser comunicadas en el último debate del estado de la nación, pero el presidente del Gobierno decidió guardar este anuncio para más adelante y dosificar sus armas en plena carrera electoral.

Con todo, el propio Mariano Rajoy ha negado tal bajada en su visita a Guatemala, desde donde ha asegurado que "hoy no es posible, y sería muy imprudente dar una fecha", aunque no lo ha descartado en un futuro. También desde el Ministerio de Hacienda desmienten a día de hoy variación alguna en el impuesto. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, decía ayer mismo que “no hay nada que anunciar”, y subrayaba que el tratamiento fiscal actual es “especialmente beneficioso” para la industria cultural.

'Desde un punto de práctico lo que tendría sentido es que la bajada fuera efectiva el 1 de abril, si llegan, o el 1 de julio'

Todo apunta, no obstante, que el Gobierno busca la fecha perfecta para anunciar e implantar esta medida en un año marcado por las citas con las urnas: el 22 de marzo en Andalucía, el 24 de mayo las municipales y autonómicas, las catalanas el 27 de septiembre, y una fecha por determinar para las nacionales.

La fecha técnica más inteligente para establecer un cambio en el IVA cultural sería a finales de un trimestre, tal como explica a El Confidencial Luis Rodríguez-Ramos, socio del área de fiscal en la firma de abogados Ramón y Cajal: “Cuando se modifican los tipos de IVA se suele hacer coincidir con el final de un trimestre para que esté muy claro el régimen aplicable. Si cortas a mitad del trimestre habría dudas sobre qué operaciones son anteriores a la bajada y cuáles posteriores. Desde un punto de práctico lo que tendría sentido es que la bajada fuera efectiva el 1 de abril, si llegan, o el 1 de julio”, aclara. Hacerlo coincidiendo con estos tiempos simplificaría las cosas para Hacienda, y también evitaría pillerías para intentar pagar menos IVA.

Rajoy no va a bajar "ahora" el IVA cultural

Rodríguez-Ramos también aclara que a nivel efectivo la bajada del IVA se puede hacer en cualquier momento, ya que una vez decidido no es tanto un asunto de Hacienda como de encontrar el momento para modificar la ley. “Lo puede hacer el Parlamento, o el Gobierno vía Decreto-ley, pero para esto tiene que ser un asunto de extraordinaria y urgente necesidad. Lo normal sería hacerlo vía ley ordinaria, o aprovechar una ley en tramitación para meter una enmienda. Por ejemplo, la ley que cambio el régimen laboral de los abogados se metió en una disposición adicional sobre un tema que no tenía nada que ver”, explica a este periódico.

Dos años lastrando el sector

El 1 de septiembre de 2012 se hizo efectiva la subida del IVA cultural del 8 al 21%, y desde el primer momento todos los afectados denunciaron los efectos negativos en la industria. Según los datos que aportó la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, en 2013, el primer año completo de aplicación del impuesto, el sector cultural perdió un 30% de público, un 16,33% de su recaudación bruta y un 22% de la neta.

Datos que coinciden con los del anuario de la Sociedad General de Autores (SGAE), que en su informe estimaba que en 2013 un 17,8% de espectadores dejaron de ir al cine provocando un descenso del 18,5% en la recaudación. El mismo estudio estimaba que en las artes escénicas la caída aumentaba al 55,6% de público y un 61,4% de recaudación neta.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios