César Vidal compra las tesis de Podemos: “La casta ha hecho colapsar el régimen del 78”
  1. Cultura
ADELANTO DE ‘EL TRAJE DEL EMPERADOR’

César Vidal compra las tesis de Podemos: “La casta ha hecho colapsar el régimen del 78”

Casi cuatro décadas después de que se aprobase la Constitución del 78, el castillo de naipes se desmorona. Un proceso de desmembración que, según el historiador, se remonta a los años 90

Foto: El escritor y periodista César Vidal
El escritor y periodista César Vidal

“El régimen de la Transición no fue un producto de la voluntad popular que pasó de una dictadura autoritaria a un sistema plenamente democrático. En realidad, fue el fruto de un pacto entre las castas privilegiadas de siglos con unas nuevas castas aspirantes a alcanzar también esa condición”. Este extracto no pertenece al afilado argumentario de Podemospara defender la apertura de un proceso constituyente, tampoco forma parte de los artículos académicos de Juan Carlos Monedero sobre el “mitificado relato” de la Transición ni, mucho menos, a los discursos críticos de Julio Anguita contra sus ex camaradas del PCE, a quienes achacaba su complicidad en el lampedusiano plan que buscaba cambiarlo todo para que todo siguiese igual.

La cita recoge la tesis central del premio de ensayo Stella Maris: ‘El traje del emperador’, que sale este martesa la venta. Su autor es el historiador y periodista César Vidal, quien no ha destacado precisamente por comulgar con la iniciativa política del lobby instalado en el Departamento III de la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense. Sin cambiar las gafas ideológicas con las que interpretar la realidad, incompatibles con Podemos, el prolífico escritor comparte con los podemitas el diagnóstico sobre el enfermo “régimen del 78”, pero no el tratamiento.

“El gran problema es que (...) el hombre de la calle, aunque no sepa historia, hace tiempo que comenzó a percatarse, siquiera de manera intuitiva, de que las cosas [sobre la Transición] no son como le contaron durante décadas”, señala César Vidal. Las principales razones, advertidas aunque inaprensibles para las mayorías sociales, se asocian a la profundización de las grietas entre “los de arriba y los de abajo”, la nueva semántica que sustituye al eje ideológico de izquierda y derecha. “El régimen de la Transición se halla condenado y no solo por sus contradicciones sino, fundamentalmente, por la hybris soberbia de los beneficiados por él”, es decir, de “la casta”.

César Vidal tampoco diferencia entre PSOE y PP, Zapatero o Rajoy, descargando las responsabilidades del “colapso” en el bipartidismo, en el PPSOE. “Los mandatos de ZP y de Rajoy sólo han servido para confirmar que el sistema es insostenible, pero que las castas que se benefician de él no lo reformarán, de la misma manera que un plantador de algodón de Georgia en 1850 no habría defendido la emancipación de los esclavos por muy legítima que pudiera resultar”, asegura.

¿Quiénes son los antisistema?

Los antisistema, por definición, son aquellos actores que deliberadamente han hecho fracasar al sistema vigente, con la única pretensión de beneficiarse de él. Seguimos con ‘El traje del emperador’, evitando la tentación de citar La Transición contada a nuestros padres (Catarata), el ensayo con el que Juan Carlos Monedero abrió la caja de Pandora coincidiendo con la eclosión del 15M. “De haber sido más inteligentes, de haber contado con una mayor visión de futuro y de haber renunciado a extremar su codicia, el sistema podría haberse prolongado durante décadas e incluso haber ido evolucionando razonablemente hacia formas más democráticas”, sermonea César Vidal. Una actitud incompatible con la razón de ser de las élites extractivas (o “castas privilegiadas”), aunque en su misma esencia esté presente el sino de la autodestrucción.

El resultado, como apunta el historiador, no podía ser otro que llevar a la destrucción al mismo ecosistema en el que se había desarrollado, el cual se encuentra a día de hoy “al borde de la bancarrota institucional y económica”. Y es que “desde muy pronto llevó manifiesto el pecado original de su bancarrota moral”.

Casi cuatro décadas después de que se aprobase la Constitución del 78, el castillo de naipes se desmorona. Un proceso de desmembración que, según el historiador, se remonta a la década de los 90, coincidiendo con la etapa cenital del felipismo. Sin embargo, no fue hasta la llegada al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se “puso de manifiesto su crisis irreversible”. Algunas voces alertaron en aquel momento sobre el agotamiento del modelo y la necesidad irremediable de reformas estructurales, pero fueron silenciadas y marginadas, por lo que se ha llegado a un punto de no retorno “sin plan alguno”. Una falta de plan que, para las nuevas fuerzas políticas de transformación, es un plan en sí mismo: un proceso constituyente.

Sin entrar en estos derroteros, César Vidal centra sus conclusiones en las consecuencias de semejante tesitura. Alarmista y con un mensaje para navegantes más propio de las primeras fases del liberalismo económico que de la economía financiera contemporánea, el autor carga su fusil: “a nadie se le puede ocultar que semejante tesitura puede tener conclusiones muy diversas y trágicas. Una sería la posibilidad de una solución chavista para España -es lo que pretende Podemos- que se traduciría en la salida del euro -aunque no de la Unión Europea- y, tras una euforia creada por el intervencionismo paternalista del nuevo gobierno, en un colapso económico de tales dimensiones que acabaría obligando incluso a una intervención militar para mantener el orden”.

‘Doctrina del shock’ en tiempos convulsos, más propios de la escuela de Chicago en sus andanzas latinoamericanas, que suenan a un pasado en blanco y negro, obviando el nuevo tablero de las instituciones supranacionales, tanto políticas como militares, así como el marco de la financiarización de la economía. De lo que no hay duda es de que las puertas del cambio hegemónico se han abierto. En ese mismo instante, los más avezados han iniciado la carrera para llenar el vacío de los significantes, que diría Ernesto Laclau. Solo los ganadores marcarán las pautas del próximo ciclo político. ¿Las nuevas castas privilegiadas?

César vidal Constitución
El redactor recomienda