Elecciones de la SGAE: de Youtube a las urnas
  1. Cultura
hoy se elige a la nueva junta directiva

Elecciones de la SGAE: de Youtube a las urnas

Los más de 22.000 socios de la entidad con derecho a voto eligen hoy a los 39 miembros de la Junta Directiva que debe enfrentarse a la LPI y aumentar una recaudación cada vez más baja

placeholder Foto: Imagen de las pasadas elecciones de abril de 2012 tras la Operación Saga (Efe)
Imagen de las pasadas elecciones de abril de 2012 tras la Operación Saga (Efe)

Como si de beliebers se tratara, la campaña de las elecciones que hoy se celebran en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se ha trasladado al barro 2.0. Algo que ha sumado a un ambiente ya de por sí caldeado, hashtags como #castaSGAE, comentarios sobre teddystas, enfrentamientos entre detractores y defensores de la rueda de televisiones y el surgimiento de las nuevas estrellas virales de la casa: los youtubers de la SGAE.

Con una masa que ronda los 22.000 socios con derecho a voto y 140 candidatos entre los que elegir, la mayoría en solitario, está claro que la batalla se tenía que librar en internet. Y así ha sido, pero dando además una sensación de facciones cada vez más exacerbadas: los defensores de la rueda (el reparto de las franjas horarias que ha beneficiado al grupo de autores que ocupan la nocturna), los del pendiente de identificación (esas obras sin autor conocido cuyos derechos se reparten entre los socios a los cinco años) y los que apoyan o no a las editoriales. Estos son los temas que monopolizan el debate, aunque parezca mentira, en una SGAE que cada vez recauda menos y con una inestabilidad tal que desde ese 1 de julio de 2011 en el que la Guardia Civil entró en el Palacio de Longoria en el marco de la Operación Saga va a nombrar asu tercera Junta Directiva. A junta por año prácticamente.

“Querida especie en peligro de extinción (si no lo remediamos) también conocida como colectivo autoral”. Este es el inicio de uno de los cientos de emails con información sobre las candidaturas que han recibido los socios durante las dos últimas semanas. Un bombardeo que no ha ayudado tampoco a poner luz en la caótica maraña electoral y que ha acabado convirtiéndose en una auténtica guerra de spam a golpe de comentarios como “nos merecemos otra Sociedad de Autores”, “trabajaré por evitar el hundimiento de la SGAE, que es a lo que vamos” o esta es la lista de personas a las que yo voy a votar. Y que, además, ha generado más de una queja y muchas más burlas en las redes sociales.

En las próximas elecciones a la presidencia de la @sgaeactualidad voy a votar al que menos spam me envíe a partir de ahora.

A juzgar por los mails recibidos, creo que a las elecciones de la SGAE se presenta toda España.

@bloguionistas Gmail después de esta campaña va a tener las carpetas: "spam", "papelera" y "trituradora de candidatos de SGAE".

Y en medio de todo esto, han emergido las estrellas de la campaña 2.0 de la entidad: los youtubers de la SGAE. Es decir, artistas que se enfrentan, responden y replican o cuentan sus programas en vídeos amateur que no distan nada de los que hacen muchos gamers y youtubers adolescentes armados con su webcam (ejemplos aquí).

Entre los vídeos que han circulado por la red, lo más destacado ha sido la batalla entre Juan Carmona, José Manuel Soto, Manuel Aguilar y Mercedes Ferrer. ¿Por qué? De nuevo, los cuchillos vuelan entre los pro rueda vs. los contra rueda entre las acusaciones de corrupción que hace Ferrer contra los que "se han aprovechado" de la rueda,las respuestas deCarmona a la cantantey diciendo a Soto:“nada de lo que dices te lo crees ni tú” o este último cantándole Problema de Ketama. Y todo ello para unos destinatarios finales, unos socios autores y editores que en su gran mayoría son totalmente ajenos a las disputas de estas dos facciones.

http://t.co/zdGsIHV7TG para mis colegas autores, os dejo mi video-mensaje contestando a Juan Carmona, por alusiones... #eleccionesSGAE

Hoy tienen lugar lasvotacioneshasta las 20.00 horasy por la noche se conocerá la participación de las elecciones.El viernes ya se sabrá el nombre delos 39 elegidos para formar la Junta Directiva -seis del colegio Gran Derecho (artes escénicas y música sinfónica), 16 del Pequeño Derecho (compositores y letristas), nueve de Obras Audiovisuales (directores, realizadores, guionistas y compositores audiovisuales) y ocho del Colegio Editorial (las editoras musicales)- y serán en ellos quienes a mediados de marzo elijan al presidente de la SGAE.

Pero más allá de batallas, la próxima Junta Directiva tiene mucho por hacer y nada de ello fácil. Lo primero, conseguir levantar una entidad que, además de profundamente enfrentada, recauda cada vez menos dinero y debe adaptarse en seis meses a las exigencias de la LPI. Porque aunque lo que más pasiones levanta es acotar (según se seade uno u otro lado) la rueday el pendiente de identificación, el nuevo equipo tendrá primero que levantar las cuentas de 2013, que han sido rechazada dos veces por la Asamblea General de socioos; consolidar la desinversión de la red de teatrosArteria de Teddy Bautista y comenzar a adaptarse al mundo online. Todo esto mientras se reconcilian con el socio, que igual que ve que lo que cobra por sus derechos baja progresivamente, ve como sus ‘señorías’ se embolsan más de un millón de euros de dietas en un año, se pagan pensiones e indemnizaciones millonarias oel presidente cobra más de 180.000 euros.

SGAE
El redactor recomienda