ERC y CiU llevan su pulso al mundo de la cultura catalana

Llach, el indie deseado por Mas y Junqueras

El cantautor es el más buscado como independiente en las listas de CiU y ERC de cara a las próximas autonómicas, pero Podemos también le reivindica

Foto: Llach en un acto de la plataforma Catalunya Sí organizado por ERC (Efe)
Llach en un acto de la plataforma Catalunya Sí organizado por ERC (Efe)

El cantautor Lluís Llach triunfaba cuando el concepto de música indie ni siquiera existía. Vendió 150.000 ejemplares de su disco Viatge a Ítaca (1975), tema que se ha convertido en un símbolo del independentismo. Quizá por ello, es el más deseado como independiente en las listas de CiU y ERC de cara a las elecciones autonómicas adelantadas. Se da la circunstancia de que es la suma de independientes lo que se ha convertido en el último escollo insalvable que ha deteriorado del todo las ya muy tensas relaciones entre el presidente catalán, Artur Mas, y el de ERC, Oriol Junqueras.

Tiene mérito porque Llach lleva retirado como músico desde 2007. Pero sus temas se han convertido en himnos. Y no sólo en Cataluña. Podemos acaba mucha de sus asambleas, incluso en Madrid, cantando L’estaca. Las composiciones de Lluís Llach conservan una fuerza evocadora que perdura en el tiempo. Perfectos para políticos en horas bajas que necesitan votos desesperadamente.

Y uno de los puntos claves del pacto de esta semana es que tanto ERC como CiU podrán llevar en sus listas a los independientes que quieran sin predeterminaciones previas. Eso abrirá una carrera entre CiU y ERC por llegar al corazón de Llach. No en vano, la presencia de independientes en la listas es lo que dará una imagen de plebiscitarias a lo que desde el punto de vista legal no pasa de unas autonómicas adelantadas, unas más en la convulsa historia electoral reciente de Cataluña.  

La fuerza de la versión del poema de Kavafis en la memoria histórica catalana es tal, que Artur Mas no dudó en utilizarla como metáfora del procés hacia la independencia. El viaje de años del griego Ulises a Ítaca tras la Guerra de Troya se convirtió en una referencia constante en la política catalana. Servía para dar esperanza, pero resultaba útil también para relativizar los reveses. Ésta es la interpretación del emblemático tema que hizo Llach en su último concierto, que consiguió una audiencia por TV3 de medio millón de personas, cifra comparable a grandes partidos de Barça.

Hay pequeños detalles que Llach, y antes Kavafis, obviaron sobre el peregrinaje hacia Ítaca de Ulises. Por ejemplo, que es un regreso a casa, mientras con la independencia no hay ningún sitio al que volver, algo que no ha restado en estos años peso al valor simbólico de la larguísima canción de Llach.

Un ejemplo de la incidencia de este cántico en el imaginario colectivo catalán es el nombre que le puso Oleguer Pujol, el hijo más independentista del expresidente catalán, a su sociedad instrumental en el paraíso fiscal de la isla de Guernsey: Itaca Investment Trust, donde, por cierto, tenía depositados 1,7 millones de euros, tal y como muestra la información que Hacienda ha entregado al juez Santiago Pedraz.

Después de Guardiola

Cuando en ERC y en CiU hablan de una lista de país trufada de independientes de la sociedad civil sólo Pep Guardiola, otro admirador del poeta Miquel Martí Pol, como el propio cantautor, puede superar a Llach como objeto de deseo de los políticos en pugna.

A esto ha ayudado que Llach ha estado muy comprometido con la causa independentista. Fue miembro fundador de l’Assemblea Nacional de Catalunya, participó en las movilizaciones de la masiva manifestación Catalunya, nou estat d’Europa en 2012, tras la cual Artur Mas avanzó las elecciones; y cantó en el Concert per la llibertat en 2013 que llenó el Camp Nou a favor de la causa soberanista. Aquí algunas de sus más recientes opiniones políticas para el programa Salvados de La Sexta.

A partir de aquí todos son interrogantes. ¿Iría Llach con CiU, formación que tiene la sede embargada por su implicación en el caso Palau y con la familia Pujol desfilando por diferentes juzgados? ¿O preferiría la lista de ERC, el peor escenario para Mas y una de las razones por la que ha querido limitar la presencia de independientes en la lista de los republicanos? Quizá por coherencia personal al de Verges le encajaría más concurrir con las CUP, plataforma que se espera una importante subida electoral y que podría obtener hasta ocho escaños en las próximas autonómicas, según los propios sondeos de la Generalitat. ¿Podrá una artista independiente actuar con verdadera independencia en el clima político del soberanismo?

Ventas y tirón electoral

Y eso que Llach hace años que no está entre de artistas catalanes con mayor tirón de ventas. En la última lista publicada por Promusicae los cantantes catalanes que más vendieron durante 2013 en el conjunto de España fueron Sergio Dalma, en el puesto número 18; Antonio Orozco, en el número 19; y los Manel, en el 23, y los primeros con obra en lista cantada íntegramente en lengua catalana. Pero en realidad se venden tan pocos álbumes que esta lista tiene un valor tan simbólico como los himnos que compuso Lluís Llach en los setenta.

En todo caso, la situación de Llach no será la única y anuncia un preludio de tensiones para mundo cultural catalán. Ya no bastará, como hasta el momento, con definirse como independentista o como unionista. Ahora habrá que escoger entre estar en la lista de Artur Mas o en la de Oriol Junqueras. El viejo dilema vuelve de nuevo. ¿A quién quieres más? ¿A mamá o a papá? Un sinvivir, esto de ser intelectual en la Cataluña de nuestros días. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios