El historiador pide más historia como solución

José Enrique Ruiz-Doménech: “El Papa está mediando en el conflicto catalán”

El medievalista ha aterrizado en el presente para corregir el futuro. “He escrito este libro para promover la conciencia”, dice el catedrático de la Universidad Autónoma

Foto: Una mujer coloca en su balcón una señera de Cataluña junto a otra del Vaticano, en 2010, durante la visita del anterior Papa, Benedicto XVI. (EFE)
Una mujer coloca en su balcón una señera de Cataluña junto a otra del Vaticano, en 2010, durante la visita del anterior Papa, Benedicto XVI. (EFE)

El medievalista ha aterrizado en el presente para corregir el futuro. “He escrito este libro para promover la conciencia”, dice el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, José Enrique Ruiz-Domènec, que representa algo parecido a una tercera vía en la solución del conflicto político por la secesión catalana. Ante el berreo de declaraciones reivindica más historia como único argumento válido para la toma de la decisión ciudadana, en el ensayo Sucesión o secesión. Una historia del presente (RBA). No vale cualquier historia, reclama la necesidad de crear una historia “de calidad”, que, advierte, no se encuentra ni en la serie de Isabel la Católica de Televisión Española, ni tampoco, ojo, en la Real Academia de la Historia (RAH).

El historiador recrimina a la Real Academia de la Historia que no se sienta española, que sea una academia madrileña e incumpla con el Estado autnómico

“La RAH debería ser el ejemplo hegemónico de la Historia que queremos hacer, qué Historia debemos proponer para que España proponga y disponga de la responsabilidad sobre su futuro. Sin embargo, la RAH no se siente española. Ahora mismo es una Academia madrileña., y más cercana a la Restauración que al siglo XXI. Esto atenta contra el principio constitucional, porque somos un Estado autonómico y la RAH ha ignorado la historia de Cataluña. El último académico catalán fue Ramón d’Abadal, en 1960”, sentencia el historiador.

La solución al problema catalán pasa por la Historia de Cataluña, por reivindicarla dentro de la historiografía española. En la Historia están las respuestas. “El resto de los españoles deben entender que la solución debe partir de la propia Cataluña. No se ha hecho una historia seria de Cataluña alternativa a la española y los catalanes independentistas han visto con buenos ojos que su historia no formara parte de la de los españoles”, cuenta. Es decir, se ha hecho una historia de construcción nacional que ha alentado a la identidad más que al conocimiento. Ahí señala a Pujol, como artífice del falseo histórico.

El historiador José Enrique Ruiz-Domènech.
El historiador José Enrique Ruiz-Domènech.

La desconexión historiográfica de las últimas dos décadas ha concluido con el problema político. Y el detonante, según el historiador, fue el Estatuto. Luego, la crisis económica ha hecho crecer y multiplicar ese sentimiento. “Si Cataluña decide independizarse, lo aceptaré, porque es un principio democrático. Pero lucharé para que se haga a partir de fundamentos reales”, explica. “Podemos combatir y reforzar el país después de la derrota conceptual de España, con Historia”.

Felipe VI, el mediador

Y si esto no cunde, siempre nos queda el Papa Francisco I y el rey Felipe VI… José Enrique Ruiz-Domènec asegura que el pontífice ya ha tomado cartas en el asunto entre el gobierno autonómico y el nacional para que el problema se desenmarañe. “El Papa está mediando en el conflicto catalán, como lo ha hecho entre EEUU y Cuba. Es muy lúcido y no quería mantener esa película de buenos y malos”. El historiador también tiene fe en el nuevo monarca: “Una de las claves de la mediación debe ser la figura del rey. El Papa ve muy positivamente el arbitraje de este rey, que es lo contrario a su padre. Felipe ha sido arrastrado por la imagen de su padre…

Dentro de unos meses este rey puede ser el rey de Pablo Iglesias y Rajoy ya no estará

También es muy crítico con el gesto de Mariano Rajoy, cuando se sentó en el estrado durante la proclamación de Felipe VI. “Es fruto de un afán de protagonista del Presidente. La Constitución se lo concede, pero lo correcto habría sido mantenerse al margen y dejar a la institución actuar. Dentro de unos meses este rey puede ser el rey de Pablo Iglesias y Rajoy ya no estará”, explica. Sin embargo, llegamos al momento en el que los historiadores, a partir de la experiencia, pronostican y en la bola de cristal de la historia de Ruiz-Domènech aparece un país que, en los últimos 250 años, con cada cambio político ha venido un cambio de régimen.   

Proclamación de Felipe VI. (EFE)
Proclamación de Felipe VI. (EFE)

 

Incluso se atreve a colarse en las claves políticas y aventurar que duda que los gobiernos de España y Cataluña permitan mediar al rey en el conflicto. “Europa prefiere la mediación de la jefatura del Estado, que la jefatura del Gobierno”. Porque en Europa, al parecer, la monarquía tiene pedigrí, y lo de la traducción simultánea del inglés o el francés tampoco ayuda a la imagen de solvencia de un presidente. “La Unión Europea está deseando poner orden en Cataluña”.

Reconoce que no podía seguir escribiendo sobre batallas medievales, mientras todo a su alrededor se desmoronaba. Es de los historiadores que confían en la influencia de sus investigaciones y argumentos, porque la Historia es necesaria. Siempre, porque la ciudadanía lo necesita. Por eso define su libro como “imprudente, pero necesario”.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios