Es noticia
Jordi Teixidor gana el Premio Nacional de Artes Plásticas
  1. Cultura
reconocimiento a su labor como reivindicador de la pintura

Jordi Teixidor gana el Premio Nacional de Artes Plásticas

El jurado reconoce al valenciano por ser desde sus inicios un "reivindicador de la pintura" y "por sus obras, distintivas de un camino único y difícil en el arte"

Foto: Jordi Teixidor galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas (EFE)
Jordi Teixidor galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas (EFE)

El pintor valenciano Jordi Teixidor ha ganado el Premio Nacional de Artes Plásticas que entrega el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. El juradoha reconocido su labor "por sus obras, distintivas de un camino único y difícil en el arte, elegido a conciencia y con independencia.Un camino sostenido en el tiempo hasta configurar un conjunto que confiere al arte español contemporáneo la entidad que hoy tiene".

El reconocimiento, dotado con 30.000 euros, también ensalza a Teixidor como "reivindicador de la pintura". "Unrasgo decisivo en su obra es la distinción en su quehacer respecto a nuestro contexto artístico, con una práctica, ya desde mediado de los sesenta, próxima al arte conceptual o a la sensibilidad minimalista".

El pintor, que recibió en 2000 la Medalla de Oro de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, es definido por el jurado de los galardones como un "creador constante en su empeño". Un "artista silencioso, amante de la poesía y la filosofía, elogiador de la duda en el arte, perteneció al grupo Nueva Generación, avanzando las corrientes artísticas que llegarían durante la Transición", añade.

Teixidor ha afirmado que con este galardón se premia "a toda una generación a la que en algunos momentos no se ha prestado demasiada atención" y se reconoce"una forma de entender el arte como algo que está en relación con una ética también". Junto a pintorescomo Gerardo Delgado, Juan Suárez o Santiago Serramo, ha declarado a Efe, "hicimos una labor muy importante en un momento determinado pero las circunstacias culturales, sociales y económicas no nos fueron favorables y como vino la siguiente generación con una situación del país totalmente diferente y libre, nuestra labor pareció que no hubiera tenido tanta importancia".

Por ello, aseguraque "al darme el premio a mi se premia a todos estos compañeros míos, y otros muchos que en este momento se me olvida citar, que hicimos una apertura muy importante, una manera de entender la pintura un poco más cosmopolita, más culta, con respecto a otras generaciones artísticas en España".

Respecto a las nuevas generaciones de artistas, el pintor cree que tienen que buscar una calidad, una difusión del arte, un lenguaje actual "ya que si el arte es algo es que tiene que ir cambiando según van cambiando los tiempos. Las próximas generaciones seguro que lo harán igual de bien". Sin embargo, reconoce que no tiene una visión positiva del arte actual. En este momento el arte "son otras cosas. Ha cambiado, pero como también ha cambiado la literarura o el cine. La manifestación artística se plantea de distintas maneras y el concepto de la creación cambia con respecto al tiempo en que se está produciendo". Y ahora, añadía,hay "una especie de falta de rigor" en pos de "un presencia llamativa, mediatica".

Jordi Teixidor (Valencia, 1941)se formó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. En 1966 se convierte, junto a José María Yturralde, en conservador del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, donde conoce al llamado Grupo de Cuenca. Ese mismo año, formate parte del grupo Nueva Generación, promovido por el crítico Juan Antonio Aguirre. Es la época en la que usa madera y las formas recortadas relacionan su obra con los plantamientos de la pintura hard-edge.

Esos años también conoce al grupo promovido por pintores y teóricos francesSupports-surfaces. En 1973 se trasalada a Nueva York, donde entrará en contacto con la pintura norteamericana de los años cincuenta y, en especial, descubrirá aMark Rothko, Barnnett Newman y Ad Reinhardt. Entre 1979 y 1981, gracias a una beca de la Fundación Juan March, viveen Nueva York, donde forma parte de la exposición New Images from Spain en el MuseoGuggenheim de la ciudad.

A su vuelta a España en 1982 se instala en Madrid. A partir de 1990 comienza las series centradas al límite (Los límites de la memoria, Los límites del engaño, Los límites de la razón...) y progresivamente va abandonando el color hasta llegar al negro, aunque incorpora colores de oro. Es el momento de los Paisajes Nórdicos y de la trilogía formada por El final de la batalla, La muerte de Virgilio y La derrota.

Pintura
El redactor recomienda