Es noticia
Menú
Flotats se mete en líos de faldas
  1. Cultura
estreno de 'el juego del amor y del azar'

Flotats se mete en líos de faldas

El director estrena en Madrid la comedia de enredo 'El juego del amor y del azar' con un elenco de jóvenes actores a los que quiere transmitir la tradición teatral

Foto: El elenco de 'El juego del amor y del azar' (David Ruano)
El elenco de 'El juego del amor y del azar' (David Ruano)

“¿Por qué no es posible en nuestra geografía?” se preguntaba ayer Josep María Flotats, uno de los grandes maestros de la escena nacional, al hablar de la gran oportunidad que viven los actores de la Comédie-Française, donde él mismo se formó, que durante 12 meses tienen un contrato que les permite pasar de una obra Shakespeare a un Pirandello, un Beckett o un Marivaux. “El problema es cómo se puedeformar a un buen actor si no tieneopción de ejercer su oficio de forma continuada”, parecía querer responderse.

“Algo que echo mucho de menos en España es la tradición de las grandes compañías”, añadió. Y es precisamente ese trabajo por perpetuar la tradición y la herencia, un trabajo de “transmisor” como se definió el propio Flotats, lo que le ha llevado a elegir El juego del amor y del azar, de Pierre de Marivaux, para la que ha sido su vuelta como director al Teatro Nacional de Catalunya tras su polémica destitución como director hace 17 años.

La obra llega ahora al Teatro María Guerrero de Madrid (desde hoy y hasta el 23 de noviembre) gracias al acuerdo de colaboración entre teatro catalán y el Centro Dramático Nacional(Montenegro (Comedias Bárbaras),de Valle-Inclán, ha estado hasta el 26 de octubre en el TNC). “Es un privilegio para esta casa” contar con Josep María Flotats, dijoel director del CDN, Ernesto Caballero, “alguien que limpia, fija y da esplendor a nuestro teatro”.

Josep María Flotats junto al elenco de 'El juego del amor y del azar' ayer en Madrid (P.C.)El juego del amor y del azar fue, aseguró el Flotats, “uno de los primeros ejercicios que hice en la Escuela de Estrasburgo”, además de que Marivaux fue el dramaturgo que eligió para dirigir El despertar de la primavera, una de las primeras obras que montó cuando volvió a Cataluña en los años ochenta. Con ello, prosiguió, quería aportar “un pequeño grano de arena en algo que me he formado. Si algo puedo dar es esa tradición que me han enseñado”. “Reivindico de donde vengo”, añadió el Premio Nacional de Teatro 1989 y Caballero de la Legión de Honor francesa, “es algo que soy capaz de transmitir, que entiendo y, en ese sentido, la tradición y la continuidad es importante, es una obligación transmitirla”.

Es por ello por lo que Flotats decidió contar, como ya hizo con El despertar de la primavera en 1986, con un elenco de actores jóvenes. Esa y ensayar tres meses fueron sus dos condiciones para meterse en la dirección del montaje. La intención, antes como ahora, “era poner en contacto a la nueva generación de actores con la tradición teatral”. Tanto es así que el actor más maduro del reparto es Àlex Casanovas, que fue uno de esos jóvenes que dirigió en los ochenta y hoy vuelve como el padre que aparece en al obra.

Marivaux, el poeta del amor

El juego del amor y del azar narra la historia de Silvia (Vicky Luengo), la hija del señor Orgón (Casanovas), un noble, y su criada Lisette (Mar Ulldemolins). Ambas deciden intercambiar sus papeles el día que Silvia recibe la visita del que será su prometido yquien todavía no la conoce. Simultáneamente, Dorante (Bernat Quintana), el joven prometido, decide intercambiar los papeles con su criado para poder observar a su futura mujer con la protección del disfraz.

Un doble juego de enredos con el que Marivaux habla (y echa por tierra) de las convenciones sociales y el peso de la educación. “Es una obra que se centra en el juego de las relaciones sociales –amo-criado, nobles-plebeyos-, el dinero, las etiquetas…”, algo muy de actualidad aunque, aseguró Flotats, “ahora sin ningún estilo y el alto lenguaje no existe”. Porque si una cosa define al dramaturgo francés, además de tener el amor y lo que llamaba “la sorpresa del amor” (ese descubrimiento del enamoramiento aunque siempre lo enfrentará a algún obstáculo), es su lenguaje. “El protagonista de Marivaux es el lenguaje”, remachaba Flotats.

'El juego del amor y del azar', dirigido por Josep María Flotats (David Ruano)Un lenguaje culto y exquisito que pudo cultivar en losaños previos a la Revolución Francesa y donde se aprecian las influencias italianas. “Es un teatro que en su momento rompe con la tradición porque viene lleno de la Comedia dell’Arte, más basada en la improvisación pero que por primera vez se rige por un texto que se respeta”, señaló el director. Y un lenguaje que en este “juego de máscaras y mentiras” casi siempre “dice lo contrario de lo que sabemos o imaginaos que siente el personaje para descubrir la verdad de otro, que también está disfrazado”.

“La interpretación es similar a las muñecas rusas. Es diabólico y genial”, explicóFlotats sobre el trabajo de los actores, a los que halagó por su capacidad y resaltó el esfuerzo que supone pasar de interpretar en pocos meses el texto en catalán al castellano. “He encontrado en ellos, no los conocía, a una generación muy espabilada. Y eso me da mucho ánimo. Es gente despierta, con ganas de hacer teatro, de hacer textos de calidad y con una disponibilidad continua. Me ha hecho feliz trabajar con ellos”, decía. “En la Comédie siempre se ha considerado que los actores que hacen Marivaux son los más dotados para pasar de un género a otro. Es una raza particular de actores”, continuó.

Para traer a nuestros días a Maurivaux, quien aseguró, es el “autor francés más interpretado en el mundo pero en España es casi un desconocido”, Josep María Flotats ha querido que la escenografía y el vestuario, firmados por Elio Frigerio y Franca Squarciapino respectivamente, sea fiel al texto del francés. Ha sacado el montajeal aire libre, a un patio dieciochesco, pensando en ese despertar al amor del que habla. Una puesta en escena “clásica” pero de un texto, remachó, que sigue vigente y que hace que el lenguaje del dramaturgo galo “tenga más fuerza asentado en la época”. “Quería esa estética porque Marivaux se ve poco y por lo que representa de modernidad ya en el siglo XVIII”, afirmó Flotats.

“¿Por qué no es posible en nuestra geografía?” se preguntaba ayer Josep María Flotats, uno de los grandes maestros de la escena nacional, al hablar de la gran oportunidad que viven los actores de la Comédie-Française, donde él mismo se formó, que durante 12 meses tienen un contrato que les permite pasar de una obra Shakespeare a un Pirandello, un Beckett o un Marivaux. “El problema es cómo se puedeformar a un buen actor si no tieneopción de ejercer su oficio de forma continuada”, parecía querer responderse.

El redactor recomienda