Congreso libro electrónico de barbastro

La biblioteca digital eBiblio realiza 20.000 préstamos en dos meses de vida

Durante la celebración de la primera jornada del II Congreso del Libro Electrónico de Barbastro, Isabel Cuadrado, responsable del área de planificación bibliotecaria del Ministerio de

Foto: El bibliotecario Fernando Juárez durante la ponencia sobre las bibliotecas y el ebook. (Congerso de Barbastro)
El bibliotecario Fernando Juárez durante la ponencia sobre las bibliotecas y el ebook. (Congerso de Barbastro)

Durante la celebración de la primera jornada del II Congreso del Libro Electrónico de Barbastro, Isabel Cuadrado, responsable del área de planificación bibliotecaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ha desvelado los primeros datos de la plataforma de préstamo de libros electrónicos para bibliotecas públicas eBiblio. Dos meses después de su nacimiento, 8.865 usuarios han pedido 19.957 títulos. El 68,8% de ellos corresponden a la narrativa de ficción moderna y contemporánea. El género policíaco y la novela romántica son los otros géneros muy reclamados. Sólo 6.220 préstamos corresponden a otras materias, de los que destaca el grupo de obras dedicadas a la autoayuda y el desarrollo personal, que ha prestado 1.120 títulos. Además, confirmó que habrá un “año dos” de eBiblio y que, con recortes, mantendrá un presupuesto cercano al millón de euros.  

Los bibliotecarios se muestran en el II Congreso del Libro Electrónico de Barbastro como los profesionales más implicados con el desarrollo de las nuevas teconologías

Durante las dos charlas dedicadas a la biblioteca en el entorno digital quedó patente el objetivo del fomento entre editoriales y bibliotecas, para generar nuevas posibilidades en la relación con el lector. “El libro electrónico es un reto con el que nos jugamos el sentido y el futuro de la biblioteca”, dijo Flori Corrionero, subdirectora del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en Peñaranda. Corrionero explicó que es preferible no aplicar los planteamientos del papel, “si no queremos castrar las posibilidades del digital”. Acabó su intervención con un entusiasta: "Miremos el futuro, pero sobre todo vamos a crear ese futuro".

Experiencia y entusiasmo

Los bibliotecarios se han mostrado como los agentes más activos en la búsqueda del modelo de lectura digital en todas sus dimensiones, mucho más allá de la mercantil. Frente a las reticencias al modelo digital de los editores, los profesionales de las bibliotecas públicas mostraron la versión más atrevida y curiosa de las posibilidades digitales. Carme Fenoll, la responsable de bibliotecas de la Generalitat de Cataluña, explica que uno de los objetivos de su departamento es fomentar los clubs de lectura, desarrollar la experiencia lectora, trabajar en multiplataformas e incorporar multimedia, es decir “centrarnos en el lector”.   

Además, se reveló la importancia que van a adquirir las bibliotecas y los préstamos en la recogida de datos de los gustos de los lectores. No habrá mejor estudio de mercado que descubra las inercias del ciudadano, aunque sin el compromiso de las editoriales de Libranda que forman parte de eBiblio de incluir un número mayor de novedades del año en curso en la lista para seleccionar, no se podrá avanzar en este sentido. De ahí que los bibliotecarios demandasen en repetidas ocasiones más colaboración entre bibliotecarios y editores, así como más sensibilidad por estos últimos para formar al lector en la descarga libre en biblioteca como conciencia contra la piratería

Profecías autocumplidas

Los bibliotecarios son tan sensibles a los cambios del hábito de lectura como algunos sellos editoriales interesados en reconocer cuáles son nuestras necesidades. Roger Domingo, del Grupo Planeta, destacó que en la lectura on-line “buscamos pequeños titulares, prima la inmediatez, lo fácil”. “La lectura on-line nos obliga a ir guardando la información en caso de que sea de nuestro interés. Es una lectura lineal, con una gran capacidad de distracción, porque no sólo leemos texto, también vemos mensajes, anuncios, etc. Esas distracciones no aparecen en el papel”. Y sentención que éste es el final de la lectura tal y como la conocemos.

Precisamente, sobre profecías autocumplidas habló el escritor Gonzalo Torné, encargado de abrir el Congreso de Barbastro con un discurso en el que templó a los más excitados con el “ecosistema digital”. Torné explicó que estamos acostumbrados a que la publicidad imponga sus profecías y que ya no necesita si quiera detectar una necesidad de consumo para inyectarla en el consumidor. “Tiene la capacidad de imponer una necesidad”, dijo para referirse a la profecía del libro electrónico. “Aunque se dijo que iba a sustituir al papel, las expectativas se han enfriado un poco y ya no podemos pensar que el reemplazo va a ser inmediato, fácil y de un día para otro”. Quizás antes haya que hacer un trabajo duro para llegar al futuro, porque no va a venir solo.  

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios