El español echa el freno en el extranjero
  1. Cultura
el director anuncia ventas de varios edificios

El español echa el freno en el extranjero

La nave del español en el mundo también se hunde. Tal y como descubre el BOE, el Instituto Cervantes ha tenido unas pérdidas de 19,1 millones de euros

Foto: El presidente Mariano Rajoy firma en el libro de honor del Instituto Cervantes de Pekín, hace un mes. (Efe)
El presidente Mariano Rajoy firma en el libro de honor del Instituto Cervantes de Pekín, hace un mes. (Efe)

La cultura recorta cultura cuando las cuentas no salen. En 2013, el Instituto Cervantes tomó la decisión de recortar drásticamente las actividades destinadas a la difusión de la cultura: menos proyecciones de cine, menos ciclos de conferencias, mesas redondas y coloquios, menos exposiciones de arte, menos conciertos y teatro, menos congresos, festivales ferias, semanas culturales, cursos, talleres y concursos.

La institución, creada en 1991 para velar por “la promoción y la enseñanza de la lengua española” y “realizar actividades de difusión cultural”, ha quedado a un paso de la congelación. Nunca hasta el momento había incumplido con sus propias previsiones para el año, tal y como queda reflejado en el BOE en el que se especifican los balances de la casa dirigida por Víctor García de la Concha.

“Para ahorrar 14 millones hemos tenido que recortar en actividades”, explican desde la institución a este periódico. “Cómo vamos a mantener toda esa actividad con un recorte en las aportaciones del Estado como la que hemos sufrido en 2013 y la difusión de la cultura, lógicamente, nos cuesta dinero”. El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ha recortado 28,1 millones de euros en transferencias, de 79,5 ha pasado a ingresar 51,4 millones de euros.

Caída de ingresos

El año anterior el recorte no fue tan duro (7,6 millones de euros) y se mantuvieron las previsiones de difusión de la cultura en español. Tampoco hubo una pérdida de 19 millones como éste, apenas llegó al millón. Por si fuera poco, en 2012 se ingresaron 36,9 millones de euros en actividad comercial. En 2013, las cuentas, para redondear el drama de la financiación y el colapso, caen en 3,7 millones de euros en este capítulo. Otra consecuencia: los profesores, paradójicamente, son los que peor parte se han llevado en el recorte de la plantilla. El español ha perdido demanda.

“Estamos en los mínimos funcionariales”, explican fuentes del Cervantes, “a las cinco apagamos el aire acondicionado y ya no viajamos como antes, ahora, vídeo conferencia”. El ahorro también ha sido inédito: de 56,4 millones de gastos de gestión ordinaria ha pasado a 42,4 millones de euros. Sin embargo, todavía hay aspectos de otros tiempos, como los cinco conductores en plantilla de la sede de Madrid. “El director tiene categoría de Secretario de Estado”, justifican. Y el secretario general, también tiene coche oficial.

De esta manera, se habían previsto 3.070 proyecciones de cine, pero sólo se consumaron 2.251, algo más de 800 menos. El año anterior se preveía proyectar 2.661 y se llegaron a las 2.882. En 2011, lo mismo: menos ambiciosos en sus planes (2.475) y más eficaces (3.067). La dirección había previsto también realizar 1.200 conferencias, que se quedaron en 1.022; pensaron que harían 390 exposiciones y fueron 78 menos; apuntaron a 650 conciertos de música, pero realizaron 274 menos; en teatro, en vez de 400 fueron 296; lo mismo para congresos, festivales, ferias, semanas culturales, que se quedaron en 201 a pesar de tener previstas 300.

Los ejercicios se diseñan con las cantidades de los Presupuestos Generales sobre la mesa, el Instituto Cervantes sabía que tenía 28,1 millones de euros menos para su actividad. A pesar de los datos que señalan que no han cumplido ninguno de los objetivos que se habían marcado, desde la entidad contradicen los números: “No hemos echado el freno, lo que pasa es que la demanda es menor. Cuando se formularon los presupuestos de 2012 y 2013 no consideraron la crisis en algunos de nuestros mercados más importantes, como Grecia, donde hemos sufrido una pérdida de negocio de 1.000 alumnos de DELE menos. Esto ocurre, sobre todo, en países del sur”.

Una gran academia de idioma

Desde 2012 no se han cerrado sedes y se han abierto algunas aulas en Kuala Lumpur, Jakarta y Seúl. Para invertir el orden de la financiación y consumar la autofinanciación, y mantener las actividades que eviten que el Instituto Cervantes se convierta, exclusivamente, en una gran cadena de academias de idioma español repartida por todo el mundo, es imprescindible la atracción de empresas patrocinadoras. Los datos de 2013 son ridículos: Telefónica aportó la cantidad 300.000 euros, la Fundación Repsol 15.000 euros, Fundación Iberdrola 70.000 euros y el Grupo Mahou 12.500 euros. Curiosamente, el centro de Manila recibió una subvención del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por 65.000 euros.

“Cuando en el año 2013 sufrimos un recorte presupuestario del 37% nos planteamos qué es lo que podíamos hacer, puesto que, por ejemplo, en el año 1997 el Cervantes tenía 90 millones de subvención”, explicó García de la Concha en el Congreso de los Diputados, el pasado día 7 de octubre. Entonces reconoció el hecho: “Yo pido que los señores diputados comprendan que hemos tenido que afrontar una rebaja muy importante, que lo hemos hecho recortando ciertamente actividades”, y añadió que el 65% de las actividades corrieron a cargo de “los países iberoamericanos”. El rescate viene de México.

También apuntó otra carencia que debe asumir la entidad: “La formación presencial, la enseñanza de una lengua de manera presencial, está decreciendo en todas las lenguas”. Otros motivos para la pérdida de alumnos -de ingresos- es que, dice,la oferta gratuita en la red ha crecido. Y otra razón más: “A la sombra del Cervantes, en cuanto este se instala en una ciudad, empiezan a surgir centros de iniciativa privada, porque encuentran allí un campo abonado para su desarrollo”.

Descapitalizar el Instituto

El director de la entidad avanzaba que para 2015 el Estado ha incrementado en 4 millones de euros las transferencias (54,2 en total). “Ello nos permitirá incrementar la dotación de personal en casi 3 millones de euros”, anunciaba. También aseguró que se cubriría 43 plazas vacantes y, por último, que incrementaría los ingresos en un 2,6% gracias al proyecto que tiene con el Ministerio de Justicia para “la puesta en marcha y la gestión de las pruebas de lengua e integración cultural requeridas para la obtención de la nacionalidad española”. Sin embargo,los planes de austeridad continúan por la plantilla: si en 2012 era de 1.126, De la Concha anuncia ante los diputados que la va a dejar el próximo año en 1.061.

Y señaló la gran partida con la que saneará las maltrechas cuentas: “Por último, incluimos los ingresos procedentes de la venta de edificios en 2015, por importe de 4,3 millones de euros”. “En Londres, el Cervantes tenía un contrato enfitéutico para utilizar un edificio propiedad del duque de Westminster. La embajada de Bélgica entregó a la institución 16 millones de libras por la cesión de ese contrato con validez hasta 2045. “Para el próximo ejercicio hemos incluido en el presupuesto la venta del centro de Bruselas, que ha sido tasado en 3,2 millones de euros. Lo habíamos adquirido por 2,2 millones”. En Sao Paulo tienen varios pisos de un edificio del que venderían uno de ellos para sacar 1,8 millones de euros. En Varsovia tienen en venta el edificio por 3,7 millones de euros. El español crece, el Cervantes mengua.

Patrimonio
El redactor recomienda