Es noticia
Menú
Martin Amis, castigado en Francia y Alemania por reírse del holocausto
  1. Cultura
polémica por su nueva novela 'the zone of interest'

Martin Amis, castigado en Francia y Alemania por reírse del holocausto

Su última novela ha sido rechazada por las editoriales francesa y alemana que durante los pasados diez años habían publicado su obra por satirizar sobre el tema

Foto: Martin Amis, en un hotel de Colonia, Alemania (Maximilian Schönherr)
Martin Amis, en un hotel de Colonia, Alemania (Maximilian Schönherr)

Martin Amis no es un recién llegado al que una gran editorial ningunearía sin rubor. Al contrario, es un escritor consagrado, autor de clásicos como London Fields o Money, con trece novelas a sus espaldas publicadas en múltiples países y cuyo nombre figura entre los grandes de la literatura británica de las últimas tres décadas. Pero también es un autor al que le gusta la provocación (dentro y fuera de sus novelas) y en esta era en la que la dictadura de lo políticamente correcto parece querer devolvernos al pasado, The zone of interest, su última novela, es un producto que no todo el mundo parece estar dispuesto a digerir.

Publicada en Reino Unido en agosto y en Estados Unidos en septiembre con excelentes críticas a ambos lados del Atlántico, esta novela ha sido rechazada por las editoriales francesa y alemana que durante los pasados diez años habían publicado su obra. La francesa Gaillimard no ha querido dar explicaciones sobre su negativa a traducir a Amis para el público francés. Y la respetable Hanser, en Alemania, le dio un portazo a su autor diciéndole que el libro no era “lo suficientemente convincente” según ha relatado él mismo en el diario Frankfurter Allgemeine. Sin embargo, el periodista que le entrevistó para ese diario escribió que en los círculos literarios alemanes se comentaba que el nuevo libro de Amis era “demasiado frívolo” para una editorial tan seria como Hanser, que sin embargo no había tenido problema en traducir sus últimas cinco novelas.

No obstante desde Hanser se han defendido. “Nuestra decisión no tiene nada que ver con las sensibilidades que el holocausto provoca en Alemania. La decisión está basada en el contenido del libro y en valoraciones económicas”. Amis vende muchos menos libros en Alemania que sus connacionales Ian McEwan o Julian Barnes, pero… ¿es eso suficiente motivo para rechazar un libro que algunos críticos británicos han calificado como “el mejor libro británico de los últimos 25 años”?

Mientras en Alemania aún nadie ha levantado la mano para traducir The Zone of Interest, en Francia la editorial Calmann-Lévy será la encargada de llevarla a las librerías. “Si Gaillimard se está arrepintiendo por dejarle ir es su problema. Es un buen libro y no se ha escrito nada parecido. Y no es una comedia” señala Deborah Kaufmann, responsable de la editorial. Curiosamente ella rechazó publicar el también polémico Les Bienveillantes de Jonathan Littel, que también relataba el holocausto desde el punto de vista de un nazi (aunque tenía casi 1.500 páginas, un número que en la era de los 140 caracteres parece pesar como un plomo en las editoriales). En cualquier caso, la presencia del holocausto, más de medio siglo después de que ocurriera, sigue provocando tensiones más allá de la geopolítica. La cultura no parece poder librarse de su sombra, que hoy parece más alargada incluso que el siglo pasado, cuando lo políticamente correcto aún no se había adueñado de nosotros.

Martin Amis no es un recién llegado al que una gran editorial ningunearía sin rubor. Al contrario, es un escritor consagrado, autor de clásicos como London Fields o Money, con trece novelas a sus espaldas publicadas en múltiples países y cuyo nombre figura entre los grandes de la literatura británica de las últimas tres décadas. Pero también es un autor al que le gusta la provocación (dentro y fuera de sus novelas) y en esta era en la que la dictadura de lo políticamente correcto parece querer devolvernos al pasado, The zone of interest, su última novela, es un producto que no todo el mundo parece estar dispuesto a digerir.

Reino Unido Literatura Novela Libros
El redactor recomienda