cientos de autores ante el antiguo Ministerio

Lassalle saca a la cultura a la calle

Vuelve la pancarta, vuelven las reivindicaciones. La industria pide una compensación "equitativa" y "justa" a las puertas del despacho del responsable de Cultura

Foto: Asunción Balaguer (tapada), Aitana Sánchez-Gijón y Juanjo Puigcorbé, en la concentración entre otros actores. Fotografía: PABLO LÓPEZ LEARTE
Asunción Balaguer (tapada), Aitana Sánchez-Gijón y Juanjo Puigcorbé, en la concentración entre otros actores. Fotografía: PABLO LÓPEZ LEARTE

A las doce de la mañana, ante la puerta de la Secretaría de Estado de Cultura, antiguo Ministerio de Cultura, cientos de actores culturales celebraron “el funeral por la cultura”, al que, según los convocantes, conducirá la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, conocida como Ley Lassalle por ser el responsable y promotor de la nueva norma. A pesar de estar en trámite el Tribunal Supremo ha cuestionado su compatibilidad con la directiva europea en el capítulo del pago por la compensación por copia privada y la eliminación del Canon Digital. De momento, el organismo ha dejado en suspenso esta parte de la Ley.  

Camisetas negras y logo rosa fluorescente para llamar la atención sobre el corazón de la norma: la compensación por la copia privada, que es “injusta” y contraria a los titulares de los derechos que pretende proteger. Las críticas contra el Gobierno fueron compartidas con las empresas que se están “enriqueciendo con la explotación de los derechos de los contenidos”.

Los manifestantes se quejan de que el sector cultural 'ha quedado devastado y destruido, en beneficio de las empresas tecnológicas'

Los manifestantes cargaron contra la supresión del Canon Digital, primera medida ejecutada por Mariano Rajoy como presidente. “El sector cultural ha quedado devastado y destruido, en beneficio de las empresas tecnológicas”, han denunciado. Durante una hora, autores, actores, productores y técnicos tomaron la plaza para pedir la retirada de la Ley, “porque el texto es regresivo y no tiene ni el consenso de los grupos políticos, ni el apoyo de los titulares”.

Demandan, además, “un proceso de diálogo transparente” y rechazan las enmiendas del grupo Popular en el Senado. Consideran que todas estas propuestas no pueden llevarse a cabo si no se implica la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dejando de lado a José María Lassalle, el responsable de cultura del Ministerio de José Ignacio Wert, al que pidieron la dimisión. A golpe de altavoz, lamentaron que la Ley haya sido “arrebatada a Cultura por los  intereses de otros ministerios”.

No se sienten defendidos ni representados, y reclamaron honestidad al criticar que el decreto ley que puso fin al Canon se justificó con el objetivo de reducir el déficit, “y se cargaron cinco millones de euros a los Presupuestos Generales”. “La cultura es el petróleo de nuestra economía”, se escuchó.

“Si no la paramos o la rectifican esta Ley traerá menos contenido de producciones nacionales, menos competitividad en las producciones extranjeras, menos turismo, menos conocimiento, menos I+D. Lo que sí va a aumentar es el empobrecimiento cultural”, dijo la actriz Vicky Peña. El acto se cerró con la lectura de citas de escritores y filósofos notables: “Los únicos que no cambian son los completamente idiotas”, dijo Confucio

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios