Tres años incumpliendo con la cultura
  1. Cultura
las promesas electorales enojan a la industria

Tres años incumpliendo con la cultura

Toda las promesas culturales que se quedaron en papel mojado a lo largo de esta legislatura, que en el último año ha hecho desaparecer 24.000 puestos de trabajo culturales

El 6 de noviembre de 2011, el PP anunciaba su intención de suprimir el Canon Digital y sustituirlo “por nuevos modelos de gestión y retribución de la propiedad intelectual más justos y equitativos, basados en el uso efectivo”. Como no podía ser de otra manera, dos semanas antes de las Elecciones Generales que dieron la victoria a Mariano Rajoy las promesas cebaban los programas de los partidos. Pero ésta fue la única que ha cumplido el Ejecutivo del presidente tres años más tarde, a pesar del rechazo hasta del Consejo de Estado.

Se trata de la misma que ahora el Tribunal Supremo ha colocado al borde del precipicio de la Unión Europea -por el que antes el equipo de José Ignacio Wert ha ido empujando, una a una, el resto de buenas intenciones- al dudar, precisamente, de su justicia y equidad. Para empezar, se pregunta si deben ser todos los españoles los que asuman el pago a los autores por la compensación de la copia privada y no sólo quienes vayan a hacer uso de equipos de copia. De momento, la columna vertebral de la Ley de Propiedad Intelectual ha quedado en suspenso hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea conteste. Hoy se reúnen, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, artistas, autores, editores y productores para mostrar su rechazo a la Ley Lassalle.

No es la única promesa cultural que se ha quedado en papel mojado a lo largo de esta legislatura, que en el último año ha hecho desaparecer 24.000 puestos de trabajo culturales:

“PROTECCIÓN DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL”

Lo escribieron tal cual: “El Partido Popular se ha comprometido a reforzar el marco legal para la protección de la propiedad intelectual e industrial”. Precisamente, artistas, autores, editores y productores se alían ahora para denunciar todo lo contrario. Estos siempre han defendido el “bloqueo inmediato” contra aquellos que incumplan con los derechos de propiedad intelectual, aunque esto ha sido desestimado en la actual reforma.

Los creadores piden más recursos para la Sección Segunda –responsable de perseguir la piratería- para “actuar con rapidez”. “Es una ley que, tal y como está concebida, depende de la voluntad política. Y se ha demostrado en este año que cualquier paso que se acerque a la defensa eficiente de la propiedad intelectual es paralizado”, explicaban creadores a este periódico. De hecho, la promesa del Gobierno tras eliminar el Canon Digital era aumentar los recursos en la lucha antipiratería. También está en la casilla de “tareas pendientes”.

“PROMOCIÓN DE LA MÚSICA, EL CINE Y EL TEATRO”

El sector más representativo e influyente de las industrias culturales españolas no levanta cabeza. La situación del cine se ha convertido en el protagonista de un sainete, en el que los ministerios de Hacienda y Cultura se han convertido en el Ministerio de la Zancadilla, a pesar de las pretensiones de 2011: “Impulsaremos actividades vinculadas a la promoción de la música, el teatro y el cine español”. Tres años más tarde, Ramón Colom, Presidente de la FAPAE, lo resumía así: “No es una cuestión de Montoro bueno o malo, es una cuestión de desgobierno hasta que la cuerda se rompe por la parte más débil”, el cine. Es más, el Gobierno está en la cuenta de morosos del cine español.

El impulso prometido se ha transformado en asfixia fiscal e impositiva. En realidad, Hacienda tiene un negocio millonario gracias a las superproducciones españolas: en 2013 el Estado recaudó por el IVA de las entradas de cine cerca de 90 millones de euros. Es la cifra más alta de la historia gracias a la subida del IVA y pese al desplome de la taquilla. Dicha cantidad casi triplica la del Fondo de Ayuda a la Cinematografía para 2014: 33,70 millones de euros, un 62% menos que en 2010El cine ya subvenciona al Estado.

El sector acusa a la decisión de la subida del IVA en la entrada del derrumbe de la taquilla: 500 millones de euros recaudados en 2013; 114 millones de euros menos que en 2012; 136 menos que en 2011; 162 millones de euros menos que en 2010. Tampoco han fomentado con una competitiva estrategia fiscal los rodajes internacionales en nuestro país, a pesar del extraordinario impacto económico que tienen.

“IMPULSAR EL MECENAZGO”

Entramos en el capítulo más embarazoso de las políticas culturales del Gobierno de Rajoy. Casi tres años prometiendo paliar el sablazo contra los presupuestos dedicados a la cultura con una reforma de mecenazgo a la altura de un país que deja en manos del patrocinio el mantenimiento de sus instituciones. Pero nada.

En el programa de 2011 se lee: “El PP apuesta por impulsar el mecenazgo para que tanto particulares como empresas se involucren en la financiación y promoción de la cultura, sustituyendo progresivamente el actual modelo basado en subvenciones”. El propio presidente desmentía su programa electoral en la primera visita que hacía al Museo del Prado, enero de 2013: los mecenas no deben esperar generosidad por sus actos. Glorioso. No extraña que los museos alquilen sus joyas para seguir con sus cosas.

A estas alturas, el sector cultural, iracundo, pide un poco de formalidad: “Que se lo tomen en serio, que se crean que esto es una fuente de riqueza y una fuente de creatividad. Pero lamentablemente son profundamente ignorantes”, decía el director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España, Antonio María Ávila, hace unos meses.

“RECONOCIMIENTO ARTÍSTICO Y SOCIAL”

En el mismo comunicado de promesas electorales se podía leer en un lugar privilegiado: “Desarrollaremos medidas para el reconocimiento artístico y social de los trabajadores de las artes escénicas, la música y la danza”. Ese reconocimiento ha quedado en entredicho tras la amenaza de huelga de la Compañía Nacional de Danza el pasado mayo y la suspensión de parte de las giras del Ballet Nacional y de la Compañía de Teatro Clásico.

Intérpretes (con un salario cercano a los 1.000 euros al mes) y técnicos se negaron a aceptar el pago de horas extraordinarias con días de libranza, como les propuso el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), dirigido por Miguel Ángel Recio. El Instituto desembolsaba hasta 2012 dos millones de euros por este capítulo, que en 2013 se redujo a la mitad. En virtud, se supone, a un tipo de reconocimiento diferente al que se planteaba en el programa electoral.

“PROTECCIÓN DE LAS MANIFESTACIONES TRADICIONALES”

La tradición es lo primero y se comprometían a fomentar su “protección”: “Las que sean parte de nuestra cultura, como la tauromaquia”. Del patrimonio artístico e histórico se olvidaban en esta promesa. Quizá ese sea el motivo por el que han desatendido el que España tiene incluida en la lista de la Unesco: si en 2010 se invirtieron 39.450.550 euros en la conservación y restauración de bienes culturales, cuatro años después se ha decidido dejarlo en 19.895.100 euros. Es decir, una dramática reducción del 49,5%. En la partida de la Protección del patrimonio histórico ocurre comprobamos la misma evolución: de los 11.529.880 a 4.874.470 euros, un 57,7% menos.

Los especialistas en conservación reconocían hace meses a este periódico que “la situación es caótica”. “Es algo realmente lamentable. Con estas inversiones, el patrimonio no está asegurado, porque sólo se invierte en caso de emergencia. Y cuanto menos se invierte, más se destruye”, apuntaba Jesús Serrano, Premio Nacional de Restauración y Conservación de 2013.

También los museos estatales viven (por decir algo) uno de los momentos más lamentables de los últimos años, a pesar de la gran inauguración a bombo y platillo del Museo Arqueológico Nacional, que en estos momentos no puede abrir su biblioteca por falta de fondos y se encuentra en un estado precario.

“EXPORTAR CULTURA”

Otro de los capítulos que más contrastan con las promesas electoralistas: “El PP promoverá una acción cultural coordinada con la proyección exterior que proporcione a España una plataforma de visibilidad global y facilite la promoción internacional de la cultura en español”… El resultado, por ejemplo, en el fomento de las artes plásticas en el extranjero es éste: en 2013 se destinaron 171.000 euros a una partida que en 2011 se destinaron 1.225.000 euros.

También está la modalidad “impulsar la industria cultural creativa a precio de becario”, con profesionales con experiencia por 760 euros.La proyección exterior no ha estado exenta de escándalos en la concesión de proyectos internacionales de importante calado, como el que la Sociedad Estatal de Acción Cultural España (AC/E) otorgó a la empresa B720 para el diseño del Pabellón de España en la Exposición Universal de Milán 2015.

José Ignacio Wert Ministerio de Cultura y Deporte Industria cultural
El redactor recomienda