se prevén más descensos los próximos cursos

El consumo de las familias en cultura se desploma un 30% en los últimos cinco años

Un estudio de la EAE Business school analiza el gasto de los hogares españoles en Ocio y Cultura. Desde 2007 se presentan fuertes caídas en todos los ámbitos

Foto: Colas en un cine de Madrid (EFE)
Colas en un cine de Madrid (EFE)

La crisis económica ha acabado con el consumo de ocio y cultura en España. Las familias gastan cada vez menos en este sector, que ve como sus empresas se van destruyendo y no hay forma de reactivar su industria. En 2013 los hogares españoles han gastado una media de 1.537 euros, lo que supone una caída del 8% frente al año anterior, y casi un 30% respecto al inicio de la crisis financiera en España en 2008. Es decir, en los años de la crisis las familias han dejado de gastar más de 600 euros al año.

Estos datos se desprenden del estudio El gasto en Ocio y Cultura en España 2014, elaborado por la EAE Business School, y que prevé que esta tendencia a la baja se mantendrá para los próximos años.

Dicho informe resalta la importancia que tiene el ocio y la cultura en el sector servicios español, ya que se encuentra íntimamente relacionado con la hostelería, la restauración y el turismo, una de las fuentes principales de ingresos de nuestra economía. El ocio y la cultura, señala el informe, “son dos ramas de actividad que generan empleo directo e indirecto, y, además, son capaces de generar exportación de productos y servicios”, dejando claro que tomar medidas que lo cohíban es perjudicial para la economía.

La cultura, buena para el PIB

Otro de los datos destacados es que, en España, las actividades de ocio y cultura suponen un 4,77 del producto interior bruto (PIB), eso a pesar de que el consumo en dichas actividades está en caída libre desde 2007. Esto la coloca en la zona media de la tabla que ofrece el informe y que analiza al resto de países internacionales.

España se encuentra por encima de países como Polonia, Portugal, Bélgica o Suiza, pero su tendencia entre los años 2006 y 2012 es claramente a la baja (un 7% inferior). Otros países europeos muy afectados por la crisis como Grecia, Italia e Irlanda se encuentran entre aquellas naciones que consiguen crecer en el mismo periodo de tiempo, aunque todas ellas estén por debajo del 4,77 que representa el consumo de cultura en España.

Los países en los que el ocio y la cultura más repercuten en el PIB son Reino Unido, Estados Unidos, Finlandia, Japón y Eslovaquia, con tasas del 6,74%, 6,38%, 6,12%, 5,97% y 5,84% respectivamente.

Según la investigación de EAE, el número total de empresas dedicadas a actividades relacionadas con el ocio y la cultura en España en 2012 fue de 101.342, lo que supuso un descenso del 2% respecto a 2011. Las empresas que tienen más representación son las dedicadas a actividades de diseño, creación, artísticas y de espectáculos, que suponen un 27% del total. Por su parte las empresas de actividades cinematográficas, vídeo, radio, televisión y edición musical sólo representan un 9,31% del total.

Navarra y Madrid las que más consumen

El informe detalla también cuáles son las comunidades autónomas que gastan más en este campo. A la cabeza del ranking Navarra, Madrid, País Vasco, Cataluña y Cantabria, con 1.896 €, 1,861 €, 1.745 €, 1.711 € y 1.600 € respectivamente de gasto por familia.

 

Las familias que menos invierten en este tipo de bienes son las residentes en Castilla-La Mancha, Melilla, Galicia, Extremadura y Andalucía, con 1.208 €, 1.215 €, 1.219 €, 1.243 € y 1.299 € respectivamente.

Los hogares de cinco comunidades han presentado un pequeño crecimiento en la inversión en ocio, cultura y espectáculos durante el último año. Se trata de las residentes en Melilla, La Rioja, Baleares, Cantabria y Murcia, con incrementos del 2,08%, 1,14%, 0,37%, 0,24% y 0,08% respectivamente.

Sin embargo, al estudiar la evolución entre 2006 y 2013, en ninguna comunidad se produce un incremento del consumo familiar de ocio y cultura. En este periodo los descensos más pronunciados se producen en las familias residentes en Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana y Navarra, con caídas del 36%, 35%, 31% y 31% respectivamente.

Al estudiar la evolución entre 2006 y 2013, en ninguna comunidad se produce un incremento del consumo familiar de ocio y cultura. Los descensos más pronunciados se producen en las familias residentes en Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana y NavarraAl estudiar al consumidor de ocio y cultura como individuo se observa que los hombres gastan más que las mujeres, 618 euros frente a 577 por persona, y que son aquellos con edades entre 30 y 44 años los que más lo hacen, con 653 euros, la misma horquilla de edad que se repite con las mujeres. Las personas con estudios universitarios de segundo y tercer ciclo gastan más que aquellas personas sin estudios universitarios o con estudios de primer grado.

El estudio se detiene también en la importancia de las importaciones culturales procedentes de la Unión Europea, una actividad que entre 2006 y 2012 ha descendido un 31%, situándose en 543 millones de euros. De todas las importaciones de bienes culturales procedentes de la UE la única que crece desde el comienzo de la crisis en 2008 es la importación de música, con un incremento del 56% entre el 2008 y el 2012. Las demás registran caídas del 41% en el caso de audiovisuales, del 26% en artes plásticas y del 20% en el caso de libros y prensa.

Igual que ocurría con el gasto de las familias, las importaciones comienzan su desplome con el inicio de la crisis financiera, que sigue lastrando el sector cultural.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios