EN EL festival Guitare en Scene

La noche en la que Jimi Hendrix volvió negros a cuatro blancos

¿Qué tiene Jimi Hendrix para que Steve Vai, que actuó el día anterior, se quedara un día más en la pequeña localidad de Saint-Julien-en Genevois?

Foto: La noche en la que Jimi Hendrix volvió negros a cuatro blancos

¿Qué tiene Jimi Hendrix para que Steve Vai, que actuó el día anterior, se quedara un día más en la pequeña localidad de Saint-Julien-en Genevois, a miles de kilómetros de su casa en Los Ángeles? “Es un icono. Jimi es una fuente de inspiración. Y creo que lo es para la mayoría de guitarristas. Apareció y cambió todo. Fue un genio muy intrépido por lo que hizo. Tradujo una parte de la música. Si ves vídeos suyos en festivales, la gente está dando palmas como diciendo, ¡wow!, ¿qué es esto? ¿quién es ese?", confiesa Vai a El Confidencial.

"Porque lo primero de todo, situándonos en aquellos tiempos, es un hombre negro tocando un tipo de música que no se consideraba de afroamericanos, hasta entonces relacionados con el jazz o el blues. Pero él era muy vistoso y salvaje. Su guitarra echaba fuego y componía muy bien. Cada una de sus canciones es una pequeña isla, una diferente de la siguiente, pero todas maravillosas”, añade.

Nadie fue capaz de decir no a Jimi Hendrix. La profunda admiración y respeto sobre, quizás, el primer hombre que reunía los requisitos más crudos para ser un perfecto guitar hero engatusaron a cuatro maestros de las seis cuerdas la noche del 20 de julio de 2014. La magia desatada en una jam basada en el guitarrista de Seattle desnudó a Vai, Steve Morse (Deep Purple), Uli Jon Roth (exScorpions) y Eric Sardinas, para dejar en la historia del rock un momento único en este pueblo francés que acoge anualmente el festival Guitare en Scene.

Fue una actuación sincera y de corazón, sin dinero de más, o un caché suplementario por esta actuación que duró unos 40 minutos. “Este festival es muy especial porque está muy cerca de los artistas y propone a los músicos dejar por unos momentos la banda para unirlos y tocar algo que nunca antes habían interpretado juntos. Y creo que a la gente le gusta esos elementos de peligro, de no saber qué va a ocurrir. Es un momento mágico”, aseguró tras el show Steve Morse a este diario.

Morse enlazó el “peligro” y la “magia” -junto a sus compañeros- en los temas Watch Tower, Voodoo Chile, Little Wing, Star Spangled Banner, Purple Haze y Hey Joe. Un setlist con un alto grado de psicodelia y un punto freak en el momento en el que mezclaron con sus púas la Marsellesa con el himno norteamericano. ¡Sorpresa!

Banderas aparte, a quien más ilusión le hizo tocar esa noche fue al germano Uli John Roth, reconocido admirador y cuya expareja fue la última novia que se le conoció a Hendrix, Monika Dannemann, quien se suicidó en 1996 a los 50 años. “Jimi Hendrix tuvo un gran impacto en mí. Y cambió mi visión musical. He aprendido mucho de ese hombre en la manera de componer música. Fue significativo e influyó en mi vida”, cuenta Uli, componente de Scorpions entre 1973 y 1978.

¿Qué tenía el integrante de la The Jimi Hendrix Experience para seguir calando tan hondo en virtuosos de la guitarra? “Tenía ese balance. Los dos lados: el técnico y el de la inspiración. Cuando eres joven, no sabes cómo de larga es la vida, no conoces los límites… La mayoría de la gente crece dentro de uno de los límites. Pero cuando eres joven, especialmente como Jimi, no se ven los límites. El no veía ese lado lleno de limitaciones, que es donde la mayoría de la gente está”, explica Vai.

“Hubo un Elvis, y hubo un Jimi Hendrix”

Para el genial músico de bluesrock Eric Sardinas, simplemente “Jimi fue único. Hubo un Robert Johnson, hubo un Elvis Presley, hubo un Steve Rai Vaughan, y hubo un Jimi Hendrix. Así que poder disfrutar esta noche de su música junto al resto de los chicos fue algo para celebrar. Fue fantástico compartir con Steve Morse, Steve Vai y Uli escenario en este fantástico festival, capaz de unir en un mismo lugar a tan grandes músicos… y fue genial formar parte de ello”.

Crecí escuchando Jimi Hendrix. Ha sido como volver a mi adolescencia. Y tocar con estos chicos fue muy fácil porque pueden leer en tu mente lo que quieres hacerMorse, de 59 años, rejuveneció 45 años según cuenta con una amplia sonrisa a El Confidencial. “Crecí escuchando Jimi Hendrix. Ha sido como volver a mi adolescencia. Y tocar con estos chicos fue muy fácil porque pueden leer en tu mente lo que quieres hacer. Creo que todo el mundo pudo apreciar los momentos mágicos”.

Y, ¿cómo surge un momento así de especial? ¿De dónde nace la idea? “Ya sabes que en este festival intentamos crear actuaciones diferentes e históricas. En este caso, sabiendo que contábamos en el cartel con Uli, le propuse realizar una jam basada en Jimi Hendrix. Después se lo dijimos al resto y todos aceptaron de inmediato. Fue fácil”, según cuenta a este periódico Jacques Falda, el entusiasmado presidente del festival GES. Así de sencillo resultó crear la pócima para que cuatro de los mejores guitarristas del mundo juntaran sus manos y derramaran sus sentimientos sobre el mástil de la guitarra en esta exclusiva noche.

“A veces quieres rendirte con la guitarra, la odiarás, pero si no te rindes con ella, serás recompensado”,

Jimi Hendrix.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios