la oposición critica al pp la ausencia de debate y consenso

La Ley de Propiedad Intelectual se resuelve en el Congreso con una votación bochornosa

El debate por la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, acabó como se preveía: sin debate

Foto: El presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, Juan Manuel Albendea, en pleno caos. (EFE)
El presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, Juan Manuel Albendea, en pleno caos. (EFE)

El debate por la Ley de Propiedad Intelectual, en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, acabó como se preveía: sin debate. Los grupos parlamentarios han recriminado al Gobierno no haber tenido presentes las cerca de 170 enmiendas. Lamentan que, a pesar de haberles asegurado contar con ellos y con sus propuestas, la reforma parcial se hará sin consenso.

Tras el caos de la votación, en la que se presentó un espectáculo improvisado, caótico, desordenado y lleno de "dificultades administrativas" por parte de la presidencia de la Comisión de Cultura, la Ley de Propiedad Intelectual queda lista para el Senado. El letrado llegó a advertir al presidente, Juan Manuel Albendea, de la posibilidad de pérdida de la votación tras la marcha de varios diputados antes de levantar la sesión. El espectáculo bochornoso ha durado cerca de tres horas y ha quedado en evidencia la falta de compromiso de los componentes, preocupados más por llegar a subirse a sus aviones y trenes que por resolver en condiciones la votación de una de las reformas claves del Gobierno.

Tras su paso por la Comisión, con competencia legislativa plena, marchará al Senado una vez finalice el periodo estival. Los grupos de la oposición han coincidido en que la compensación por copia privada deje de estar a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y sean las empresas operadoras las que asuman la compensación a los autores. Precisamente, esa fórmula forma parte de los artículos de la propuesta de la nueva directiva europea que se aprobará en los próximos meses. “Por prudencia legislativa se debería esperar a que la directiva proponga y marque el camino”, explica un directivo de una de las sociedades de gestión de derechos.

Juan de Dios Ruano, diputado del PP, asegura que “con la aprobación de este texto en el Congreso no se agotará la capacidad de diálogo, de acuerdo y de consenso”. Ese debate es el que han echado en falta el resto de grupos que han criticado al PP y al Gobierno de falta de  lo que presumen. “Esperamos sumar apoyos y, por tanto, incorporar mejoras”, aclaró Ruano. Es decir, para participar en el consenso hay que votar a favor.

Conservadora e intervencionista

El diputado Carlos Martínez Gorriarán, uno de los más elocuentes y claros en la ratificación de la iniciativa legislativa, señala que se trata de una de las leyes más importantes de la legislatura porque condiciona la actividad cultural, la de los nuevos sistemas de comunicación y el marco legislativo de la industria digital. Y su conclusión es tajante: “Es una ley conservadora, intervencionista y pretende privilegiar modelos de negocio que han preferido no adaptarse y dejar que el tiempo pase y juegue a favor de su monopolio, con una ley que les protege”.

Su partido, UPyD, ha presentado 42 enmiendas, y entre ellas figura una norma que consiga más transparencia de las sociedades de gestión. También una actitud más vigilante con la piratería y la no obligatoriedad del beneficio del autor que quiera compartir sus derechos. Gorriarán renombró a la llamada “tasa Google”, como “tasa Montoro”. “Otra más”. “Esta es una ley insuficiente y reaccionaria, porque pretende limitar internet y por eso mismo va a fracasar. Además será corregida por la legislación europea. En definitiva, es una oportunidad perdida”.  

Por el grupo mixto, Joan Tardá, critica que la ciudadanía cargase con la compensación y asegura que con esta reforma “se coarta la libertad que tiene un autor de ofrecer su producto de forma libre”. “Tenemos la impresión de que vamos de mal en peor”, añade el diputado de ERC. “Esta subcomisión decía que tenía la voluntad de ir hacia una reforma integral de la LPI. Ahora a ustedes les han instado lobbies para una reforma parcial y así lo han hecho. No han encarado una reforma integral”.

Una obligación irrenunciable

Rafael Larreina, por AMAIUR, subrayó el hecho de que la concepción de la LPI que se aprobará da la espalda a la economía y no tiene en cuenta la socialización del conocimiento. Se queja el diputado de que no se reconoce las licencias Creative Commons y Copyleft. “Hay autores que quieren dejar sus obras libremente al conjunto de la sociedad. Por eso proponemos retirar la obligación irrenunciable de compensar a autores y titulares”. Además, pide mayor democratización en las entidades de gestión y que ningún grupo empresarial pueda tener un número significativo de votos capaz de condicionar las decisiones de la mayoría.

Por último, Ascensión de las Heras, diputada de izquierda plural, especifica que la reforma de esta norma ha conseguido que todos los sectores culturales se hayan manifestado en su contra. “El PP renuncia a generar mejores condiciones para la difusión cultural y menosprecia la defensa de la diversidad cultural y la libertad”, dice.

Pero lo que le parece más grave es la desprotección que deja al autor frente a los intereses de las grandes editoras, fabricantes y empresas tecnológicas. Para la diputada así es como las grandes empresas consiguen convertir la cultura en un mero producto mercantil. “Esa es la razón por la que tienen tanta prisa por sacar esta ley”. “Son las empresas prestadoras de internet las que deben pagar la compensación a los autores y sociedades que ven peligrar su función social por un recorte del 95%. Estas empresas son las que se benefician”, explica.  

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios