medio siglo del mítico grupo

Cinco motivos para felicitar a Pink Floyd en su cincuenta cumpleaños

En julio de 1964 surgía el mítico grupo de rock, que ahora cumple cincuenta años. Muchas bandas actuales han seguido la senda marcada por ellos

Foto: Roger waters en concierto (EFE)
Roger waters en concierto (EFE)

La mítica banda británica cumple medio siglo. Un buen momento para hacer balance de su legado. ¿Son tan espantosos como afirman ciertos sectores modernos? Aquí apostamos por el ‘no’, basándonos en cinco razones. De momento, el punto más caliente de este aniversario es la amplia muestra que acogerá La Fabbrica del Vapore (Milán) desde el 19 de septiembre. Se titula Pink Floyd: sus restos mortales y cuenta con trescientos objetos relacionados con el grupo. David Gilmour, Roger Waters y Nick Mason han colaborado activamente en la exposición, comisariada por Aubrey Powell, miembro del equipo de diseño Hipgnosis, responsable de las portadas de los discos del grupo. Aquí tienen el repóker de razones.

Tienen un mensaje antiautoritario

Parece mentira, pero la letra de The Wall (1979) fue el primer texto contra la opresión política que escucharon millones de jóvenes de finales del siglo XX. Así lo explica el cantante del grupo estadounidense Low: "Cuando tenía doce años, Pink Floyd no paraba de sonar en la radiofórmula. The Wall reflejaba mi angustia adolescente. Para mí era la voz de alguien que tiene miedo a crecer en el futuro que le ha tocado vivir. Canciones como Comfortably Numb fueron la primera pista de que la música podría ser emocionalmente hipnótica".

Pienso que nuestros hijos leerán sobre la época actual y nos preguntarán por qué no poníamos bombas en los edificios del gobiernoAquello fue el comienzo de una sensibilización sobre los abusos de las élites políticas y económicas. "Pienso que nuestros hijos leerán sobre la época actual y nos preguntarán por qué no poníamos bombas en los edificios del gobierno. Es triste decirlo, pero somos una generación pasiva y complaciente, hasta en cosas tan obvias como el cambio climático. Quienes vengan detrás nos lo van a reprochar con toda la razón. Una cosa es ser derrotados por el sistema y otra tener todo esto delante y ni siquiera ponerse a gritar". Son los efectos secundarios de crecer cantando We don't need no thought control.

Desbordaron los límites de la música popular de su tiempo

Si quieren comprobar la falta de mesura estética del grupo, basta con visionar el directo que grabaron en las ruinas de Pompeya en 1971. Por ejemplo, la montaña rusa lisérgica de veinticuatro minutos de Echoes, no apta para epilépticos (advertencia médica: combinado con porros y/o cerveza, los contrapicados del metraje pueden provocar mareos, vomitonas y una intensa angustia existencial).  En realidad, los grandes grupos son los que están dispuestos a romper barreras estéticas cueste lo que cueste. Era el caso de Pink Floyd, que estaban en pleno subidón artístico y buscaban algún tipo de conexión con la cultura clásica, la expansión sensorial y las catarsis psicoanalítica, sin que la vergüenza les frenase en ningún momento.

Se puede decir que la ambición de la subcultura psicodélica fue un precedente de formas modernas de disfrute musical como las raves de música electrónica. Los excesos cometidos por Pink Floyd también fueron el origen (por reacción) de movimientos juveniles como el punk. Recordemos que Johnny Rotten, líder de los Sex Pistols, deambulaba por el centro de Londres con una camiseta de Pink Floyd sobre la que había pintado la frase "Yo odio a...". 

Llevan cuatro décadas de ventaja al rock indie/hipster/moderno

Durante mucho tiempo, se les ha despreciado como dinosaurios del rock con un discurso pomposo y vacío. Lo curioso es que los reproches vienen sobre todo de las revistas modernas que adoran a Radiohead, Animal Collective o Flaming Lips. Con el paso de los años, las lógicas compositivas de estos grupos cool se han ido acercando a las de Floyd hasta ser prácticamente idénticas.

Animal Collective pasan por ser un grupo experimental, pero sus shows son despliegues de rock exhibicionista-progresivo-espectacular. Flaming Lips han versionado Dark Side Of The Moon (1973), además de firmar piezas tan floydianas como Pompeii am Götterdämmerung

Los superventas globales Radiohead han recogido también muchos recursos de Pink Floyd, bañándolos en música electrónica y doblando la melancolía derrotista. Si Thom Yorke editará una versión de Confortably Numb seguramente sus fans de veinte años no notarían ningún cambio sustancial en su discurso. El grupo M83 podría ser otro ejemplo de herederos modernos. Escuchen su éxito Wait () y juzguen ustedes mismos. 

Niños mimados de la crítica como Tortoise, referentes del llamado post-rock, también se apoyaron en Pink Floyd, queda claro en temas como The Equator.

 

Sobrevivieron a Syd Barrett

Según el relato oficial de la crítica, Barrett fue el genio del grupo y el resto simples gregarios chupando rueda de su talento. Ya saben: el mito del genio iluminado, puesto hasta las cejas de LSD, versus los mezquinos profesionales que solo piensan en el dinero. Tampoco es que Barrett inventara la pólvora, fue más bien un competente compositor de pop-rock psicodélico, género francamente sobrevalorado por los "entendidos".  

Barrett fue el genio del grupo y el resto simples gregarios chupando rueda de su talento. Ya saben: el mito del genio iluminado, puesto hasta las cejas de LSD, versus los mezquinos profesionales que solo piensan en el dineroEn realidad, la asociación libre de ideas y los desarrollos excéntricos de guitarra son más sencillos de hacer de lo que parece. En el plano personal, Barrett era tirando a insoportable: perpetuamente drogado, con delirios de grandeza y episodios lamentables de maltrato a su novia, la modelo Lynsey Horner. De caracter irritable, solía pensar que el grupo no estaba a la altura de su visión artística: una vez les obligó a ensayar una canción donde él repetía "¿Lo habéis pillado?" y el resto debía contestar "no, no, no".  

Tardaron tres horas en darse cuenta de que se estaba riendo de ellos. El periodista Nick Kent explica que "era la forma de Barrett de decirles que era unos estúpidos pajeros burgueses".  Acabaron echándole del grupo en 1968, por su informalidad en las giras, pero años después le dedicaron el himno Wish You Where Here y el ciclo Shine On, You Crazy Diamond (ambos de 1975). Barrett no era tan bohemio y desinteresado como le pintan sus defensores. Según Peter Barnes, que llevaba la gestión de los derechos de autor del grupo, "siempre se estaba quejando de que John Lennon tenía una casa y él solamente un piso".

Tienen posiciones políticas contracorriente

Ya sabemos que las celebridades occidentales solo suelen implicarse en campañas que no les causan conflictos con nadie. Roger Waters, en cambio, ha demostrado un fuerte y prolongado compromiso contra la ocupación de Palestina por parte de Israel. El pasado mayo, junto al batería Nick Manson, pidió públicamente a los Rolling Stones que cancelaran su concierto de 2014 en Tel Aviv (como era de esperar, no le hicieron caso).

"Tocar hoy en Israel es el equivalente moral de tocar en Sun City durante el Apartheid. Más allá de las intenciones del grupo, romper el boicot artístico a Israel es un lavado de cara de las políticas injustas y racistas del régimen. Los Rolling Stones nunca tocaron en Sun City y no deberían tocar en Tel Aviv". El grupo de Jagger y Richards cobró 6,7 millones de dólares por la actuación. Waters también criticó a Scarlett Johansson por hacer un anuncio de Sodastream, compañía israelí de refrescos que tiene su planta de producción en Cisjordania. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios