El padre de Mafalda gana el Príncipe de Asturias
  1. Cultura
Quino, mito popular de las viñetas

El padre de Mafalda gana el Príncipe de Asturias

El dibujante y humorista argentino Joaquín Salvador Lavado (Quino) se lleva el galardón de Comunicación y Humanidades por su trayectoria

placeholder Foto: Quino en Buenos Aires (EFE)
Quino en Buenos Aires (EFE)

Todo el mundo tiene alguna historia que compartir sobre el impacto de Mafalda en su infancia. La de este reportero es la siguiente. Sus hermanos mayores se partían de risa con una tira que él no entendía (aunque hacía creer que sí) en la que el bebé Guille le pregunta a Mafalda cómo se llama un globo terráqueo y Mafalda le señala su culo...

El dibujante argentino Quino (nombre real: Joaquín Salvador Lavado, Argetina, 1932) ha ganado esta mañana el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Dicen que nunca viene mal un agasajo, pero no hay reconocimiento que pueda a estas alturas reforzar el estatus de Quino como mito popular, icono de las tiras cómicas y titán de la divulgación. El hombre que convirtió la crítica política y la filosofía existencialista en materia cómica infantil (y adulta). Todo ello desde un filtrohumanistaa prueba debombas.

De entre las tiras de Mafalda que resultaban un misterio atractivo para los más pequeños estaba también la siguiente: Mafalda en clase. Su profesora dibuja una figura geométrica en la pizarra y dice:

-Hoy estudiaremos el pentágono

A lo que Mafalda responde (para estupor de su profesora):

-¿Y mañana el Kremlim?... Digo para equilibrar.

He aquí las dos claves culturales de Mafalda: entre sus angustias por ver como el mundo va como el culo y su afilada lengua para comentar la actualidad política de la época.

En efecto, parece todo demasiado denso para un niño pequeño, pero la maestría de Quino consistía en convertir todos estos temas en materia pedagógica y cómica para grandes y pequeños.

Quino ha explicado así el éxito intergeneracional de Mafalda:"Cuando firmo libros ya me aparece la abuela, con la hija y con los nietos.Es que en esos libros se muestran cosas que no cambian, como las relaciones familiares. Ahora tenemos más tecnología, pero el comportamiento humano es igual".

Por cierto, como todo lo que ocurre en las tiras de Mafalda, hasta el elemento más insospechado puede tener su significado filosófico profundo. ¿Recuerdan como odia Mafalda la sopa? Pues no erasolo un asunto de gustos: "La sopa representa toda imposición que nos obligan a aceptar", ha explicado Quino. O cómo un plato de sopa se convirtió en símbolo antiautoritario infantil para desesperación de miles de padres incapaces de dar de comer a sus criaturas sin volverse tarumbas.

El redactor recomienda